Más fácil imposible.

El Volkswagen presume de un chasis espectacular que le confiere un comportamiento intachable. Pero además es un icono del diseño desde su lanzamiento hace casi 6 años. Tiene el ADN del Golf, pero el espíritu de un auténtico deportivo. Lo probamos con el motor más racional y sorprendente de la gama.