La Citan Furgón llegs con motores diesel entre 75 y 116 CV y gasolina de 102 y 131 CV, con caja manual o 7DCT y como Tourer con un motor diesel de 95 CV y dos gasolina, de 102 y 131 CV. Más adelante, se introducirán otras versiones con batalla larga y la Mixta. En 2022 llegará la eCitan con 285 km WLTP. está disponible desde 25.270 euros.

La Citan combina unas dimensiones reducidas (longitud: 4.498 mm) con una gran espaciosidad. Gracias a una multitud de versiones y prácticos detalles de equipamiento, ofrece múltiples posibilidades de uso y una carga cómoda. La Citan comienza como Furgón con motores diesel entre 75 y 116 CV y gasolina de 102 y 131 CV, con caja manual o 7DCT y como Tourer con un motor diesel de 95 CV y dos gasolina, de 102 y 131 CV. Más adelante, se introducirán otras versiones con batalla larga y la Mixta. En 2022 llegará la eCitan con 285 km WLTP.

El EQA es el nuevo modelo de acceso al mundo de la movilidad eléctrica de Mercedes-EQ. Su diseño con estética de vehículo eléctrico refleja el aire de familia de turismos compactos de Mercedes-Benz. Su estrecho parentesco con el GLA se percibe en los atributos de esta gama de modelos, que combina con una propulsión eléctrica. El nuevo EQA tiene un motor de 140 kW/190 CV y una autonomía eléctrica de 426 km.

4x24x4Híbrido Plug-inMild HybridPortadaPruebasSegmentoSUVSUV-C

Está disponible con un motor de gasolina de 163 CV, otro motor de gasolina de 224 CV y dos Diesel de 150 y 190 CV. Todas las versiones tienen cambio de marchas automático y puede ser de convertidor de par o de doble embrague, según versiones. Los motores de mayor potencia tienen tracción total (4Matic). Más tarde llegarán las versiones más deportivas GLA 35 4MATIC y GLA 45 S 4MATIC+, de 306 y 421 CV repectivamente. Los concesionarios del mercado español ya admiten pedidos del nuevo GLA desde 40.800 euros.

Los modelos híbridos enchufables ofrecen a los clientes lo mejor de dos mundos. En ciudad circulan con propulsión exclusivamente eléctrica y en recorridos largos se benefician de la mayor autonomía que permite el motor de combustión interna. Al mismo tiempo, mejoran la eficiencia total del vehículo, pues son capaces de recuperar energía al decelerar, y el motor de combustión interna puede operar siempre en un margen de servicio más favorable y con un consumo reducido.