Los modelos híbridos enchufables ofrecen a los clientes lo mejor de dos mundos. En ciudad circulan con propulsión exclusivamente eléctrica y en recorridos largos se benefician de la mayor autonomía que permite el motor de combustión interna. Al mismo tiempo, mejoran la eficiencia total del vehículo, pues son capaces de recuperar energía al decelerar, y el motor de combustión interna puede operar siempre en un margen de servicio más favorable y con un consumo reducido.

Las variantes híbridas enchufables EQ Power de la Clase A y la Clase B refuerzan la ofensiva de modelos electrificados de Mercedes-Benz, que tiene previsto ampliar la oferta a bastante más de 20 variantes hasta 2020. Disponen de una autonomía eléctrica de hasta 75 km, 160 kW de potencia (218 CV) y 450 Nm de par motor, todo ello sin perder capacidad de maletero.

2019 será el año de los híbridos enchufables en Mercedes-Benz: a lo largo del año, la gama se ampliará a más de diez modelos en los segmentos más importantes, desde los modelos compactos hasta la Clase S, pasando por los populares SUV. Junto al Mercedes-Benz GLC híbrido enchufable, también estará disponible esta tecnología en el nuevo Mercedes-Benz GLE que acaba llegar al mercado.

Mercedes-Benz continúa electrificando su gama con las primeras entregas este mes del GLE 450 4MATIC con EQ Boost ya son 20 las versiones con la tecnología de hibridación suave EQ Boost. Estos modelos cuentan con el distintivo medioambiental ECO de la DGT gracias a su sistema de 48 voltios.