Los vehículos híbridos e híbridos enchufables ofrecen menos emisiones que los coches con motor de combustión interna pura, así como un mayor rendimiento y eficiencia. Con unas 44.000 unidades vendidas, el TUCSON Híbrido fue el modelo Hyundai electrificado más vendido en Europa en 2021. El motor 1.6 T-GDI ‘Smartstream’ de Hyundai cuenta con la tecnología CVVD líder del sector.

El interés de los consumidores por los vehículos híbridos ha aumentado considerablemente en los últimos años. Además de ofrecer menos emisiones que los modelos con motor de combustión interna (ICE) pura, los coches híbridos también ofrecen un rendimiento de conducción superior al adaptarse a todos los entornos de la carretera y ofrecer una eficiencia de combustible considerablemente mayor.

Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), las ventas de vehículos híbridos-eléctricos (HEV) aumentaron un 60,5% en 2021 respecto al año anterior, superando por primera vez las ventas de diésel en la Unión Europea. Mientras tanto, los vehículos híbridos enchufables (PHEV) experimentaron un crecimiento aún mayor, ya que las matriculaciones aumentaron un 70,7% durante el mismo periodo.

Actualmente, Hyundai cuenta con la gama más amplia de trenes motores electrificados del mercado, que incluye varios HEV y PHEV eSUV. En 2021, la empresa vendió 515.886 unidades en Europa, lo que supone un aumento del 21,6% respecto al año anterior. De ellos, 72.509 fueron vehículos de cero emisiones, que incluyen vehículos 100% eléctricos (BEV) y vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV), lo que supone el 14,1% de las ventas en Europa.

Hyundai vendió un 109,84% más de modelos en 2021, en comparación con 2020. El modelo de Hyundai electrificado más vendido en Europa fue el TUCSON Hybrid. Mientras tanto, la compañía también vio un aumento en las ventas de PHEV – un aumento del 52,6% en comparación con el año anterior.

Cómo funcionan los HEV y PHEV

El término «híbrido» se refiere a un vehículo equipado con múltiples fuentes de energía combinadas. Un HEV cuenta con un motor de combustión interna, un motor eléctrico y una batería. Los HEV están diseñados para detectar exactamente cuándo quiere el conductor acelerar. A bajas velocidades, sólo se utiliza el motor eléctrico. En cambio, en situaciones en las que el conductor acelera más o el vehículo requiere más potencia, como al subir una cuesta, el motor eléctrico y el de combustión interna se combinan para lograr la mayor eficiencia posible.

Un HEV no tiene que estar enchufado a una fuente de energía externa para recargar su batería. En su lugar, la energía eléctrica se genera a través del frenado regenerativo. Obtiene su energía convirtiendo cualquier energía cinética restante mientras desacelera, frena o va cuesta abajo.

Un PHEV, por su parte, comparte el mismo diseño básico que un HEV, aunque también ofrece algunas de las ventajas de un BEV. Al igual que un HEV, un vehículo híbrido enchufable alberga un motor de combustión interna y un motor eléctrico, pero también está equipado con una batería mayor para aumentar la autonomía eléctrica. Además, estos modelos están equipados con cargadores de a bordo para una carga adicional a través de una fuente de energía externa.

Un PHEV puede funcionar exclusivamente con energía eléctrica, pero cambia automáticamente para utilizar el motor de combustión interna, dependiendo de la carretera o de las condiciones de conducción y el estado de carga de la batería. El motor de combustión interna es un componente vital porque, cuando la batería del PHEV alcanza un estado de carga preestablecido, permite que el coche entre en un modo de mantenimiento de la carga. Cuando la batería esté baja, funcionará de la misma manera que un HEV. El motor de combustión interna acciona las ruedas de forma normal, mientras que el frenado regenerativo suministra energía para recargar la batería eléctrica. Esto amplía la autonomía total del PHEV.

En los coches tradicionales con motor de combustión interna, la potencia generada por el motor llega a las ruedas a través de la transmisión. Tanto los HEV como los PHEV están equipados con un motor eléctrico adicional entre el motor de combustión interna y la transmisión automática. El motor también genera potencia, lo que ayuda al motor y mejora la aceleración y la eficiencia del combustible. Por ello, su potencia se genera a partir de dos fuentes y se entrega a las ruedas a través de la transmisión.

 

Los modelos TUCSON y SANTA FE híbridos, utilizan una transmisión automática de seis velocidades (6AT). Con la 6AT, el arranque se gestiona con un motor eléctrico.

En muchos HEV y PHEV, la batería de alto voltaje necesaria para la conducción está separada de la batería auxiliar de 12 voltios del vehículo. Los modelos HEV de Hyundai integran las dos baterías, y están instaladas bajo los asientos de los pasajeros de la segunda fila. Las baterías de 12 voltios de los modelos PHEV están en la parte inferior del maletero. Las ventajas para los clientes del eSUV de la marca son dobles. En primer lugar, esto garantiza un mayor volumen de espacio en el maletero. En segundo lugar, asegura que el centro de gravedad está más cerca del centro del vehículo, lo que mejora la agilidad y el rendimiento de la conducción.

Modelos HEV y PHEV de Hyundai

Para mejorar las prestaciones y reducir las emisiones, tanto el TUCSON Hybrid como el SANTA FE Hybrid están disponibles con una potencia total combinada de 230 CV, que es una combinación del motor T-GDi «Smartstream» de 1,6 litros de Hyundai y un motor eléctrico de 44,2 kW. El tren motriz híbrido obtiene su energía de la asociación del motor  turbo T-GDi y una batería de polímero de iones de litio de 1,49 kWh. Ambos modelos están disponibles con tracción delantera, y TUCSON está disponible también con tracción a las cuatro ruedas.

Por su parte, tanto el TUCSON PHEV como el SANTA FE PHEV también están equipados con el motor turbo T-GDi «Smartstream» de 1,6 litros. Estos modelos están emparejados con un motor eléctrico de 66,9 kW, que obtiene su energía de una batería de polímero de iones de litio de 13,8 kWh. La potencia total combinada de ambos modelos es de 265 CV, con un par motor combinado de 350 Nm. Cada modelo está equipado con tracción a las cuatro ruedas de serie.

El TUCSON Híbrido Enchufable emite sólo 31 g/km de CO2 en condiciones de conducción WLTP. Por su parte, el SANTA FE Híbrido Enchufable emite 37 g/km de CO2

Las transmisiones de las variantes HEV y PHEV de ambos modelos están disponibles con 6AT. Operado a través de shift by wire, lo que significa que el cambio de marchas se controla por un botón eléctrico en lugar de la clásica palanca, el 6AT fue optimizado para un equilibrio ideal de rendimiento y eficiencia de combustible.

Tanto el TUCSON Híbrido Enchufable como el SANTA FE Híbrido Enchufable están equipados con un cargador de a bordo de 7,2 kW y 3,3 kW respectivamente, para su uso en una estación de carga de vehículos eléctricos o a través de un cargador doméstico. Los usuarios de Bluelink® también pueden comprobar el nivel de carga de la batería y gestionar los ajustes de carga de ambos modelos a través de la aplicación.

El motor 1.6 T-GDI ‘Smartstream’ de Hyundai incorpora la tecnología CVVD líder en el mundo

Optimizando aún más el rendimiento del motor y la eficiencia de combustible de los modelos HEV y PHEV de Hyundai está el motor 1.6 T-GDI ‘Smartstream’. Este cuenta con la tecnología de Duración de Válvulas Continuamente Variable (CVVD) de Hyundai Motor Group, que fue una novedad mundial cuando se lanzó en 2019. La tecnología de control de válvulas regula la duración en la que la válvula se abre y se cierra, según las condiciones de conducción.

Cuando el vehículo mantiene una velocidad constante y requiere una baja potencia del motor, la CVVD mantiene la válvula de admisión abierta hasta la mitad de la carrera de compresión, y a partir de ese momento la cierra hasta casi el final de la carrera de compresión. Esto ayuda a mejorar la eficiencia del combustible al reducir la resistencia causada por la compresión. Por el contrario, cuando la potencia del motor es alta, por ejemplo cuando el coche circula a gran velocidad, la válvula de admisión se cierra al principio de la carrera de compresión para maximizar la cantidad de aire utilizada para la combustión. Esto aumenta el par motor para mejorar la aceleración.

El CVVD es el único sistema que puede cambiar la duración de la apertura de la válvula durante la conducción, en función de las condiciones. Esta tecnología aumenta el rendimiento en un cuatro por ciento y la eficiencia del combustible en un cinco por ciento, a la vez que disminuye las emisiones en un 12 por ciento.

Para optimizar aún más la eficiencia del combustible, el 1.6 T-GDI incorpora la Recirculación de Gases de Escape a Baja Presión (LP EGR). La LP EGR devuelve a la cámara de combustión parte de los gases quemados por el motor, produciendo un efecto de refrigeración y reduciendo la emisión de óxidos de nitrógeno. El 1.6 T-GDI también cuenta con un sistema de baja presión que redirige los gases de emisión quemados a la parte delantera del compresor del turbocompresor, en lugar de al sistema de admisión, para aumentar la eficiencia en condiciones de alta carga.

Para dar aún más garantías a sus clientes, Hyundai realiza un gran número de pruebas de rendimiento de seguridad en las baterías de polímero de iones de litio de sus modelos HEV y PHEV durante su desarrollo. La empresa también se centra en mejorar la seguridad de las baterías y realiza pruebas de choque extremas para comprobar las tres características de seguridad de las baterías: un separador con revestimiento cerámico, estructuras para proteger la batería de daños físicos y controladores de la batería.

Cómo la tecnología híbrida de Hyundai ofrece una experiencia mejorada en TUCSON y SANTA FE

Categoría: ActualidadHíbrido Plug-inSegmentoSUVSUV-CSUV-E
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.