El seguro de coche a todo riesgo fue mi salvación. Nunca lo reconoceré públicamente ante mi familia o amigos, pero soy un conductor terrible. No solo eso, sino que tengo bastante mala suerte y me organizo mal. Cosas que a mis conocidos solo les han pasado en ocasiones, como que te roben el vehículo o que una gran tormenta te lo deje para el arrastre, a mí me han ocurrido más de una vez. Por ello, si tuviera que elegir una buena decisión que he tomado a lo largo de los años, no hay ninguna duda de que esa sería haberme interesado por los seguros de coche.

La búsqueda de un seguro

Lo primero que entendí cuando comencé a buscar un seguro, fue que no es nada fácil llegar a una conclusión. Hay muchas aseguradoras y, si empiezas de cero como fue mi caso, no sabrás muy bien qué hacer, qué buscar o en qué fijarte. ¿Cómo saber si hay una entidad que te esté haciendo una buena propuesta u otra que, en realidad, te está intentando dar gato por liebre?

 

El proceso requirió mucha inversión de horas y esfuerzo, de conversaciones y de plantear preguntas interminables a los agentes de las aseguradoras que me convencían más. Al final, eso sí, llegué a una conclusión: analicé muchas compañías diferentes pero a mi me gustó Allianz. Encontré aspectos de su servicio que no estaban contemplados en otras aseguradoras y eso, para mí, fue fundamental. Además, también tengo que reconocer que las personas con las que hablé son las que mejor servicio me dieron, tratándome en todo momento con gran cordialidad y sin presión para que contratara uno de sus seguros de forma inmediata.

¿Cómo he usado el seguro?

No penséis que, por estar cubierto con el coche, me iba a descontrolar y comenzar a conducir de una manera arriesgada. Nunca lo he hecho. Pero no por estar asegurado dejé de ser patoso, despistado y una de las personas con peor mala suerte del mundo.

En cualquier caso, las ocasiones en las que alegrarme de tener un seguro de Allianz no tardaron en llegar. En una ocasión me rompieron una ventana para robar dentro del vehículo. No se llevaron mucho, pero me alegró tener un seguro que me permitiera recuperar la ventana de una manera cómoda y sin complicaciones. Mucho tiempo después, varios años en el futuro, alguien volvió a intentar robarlo, pero esta vez lo consiguió. Me encontré ante la complicación de qué hacer cuando alguien se lleva tu coche y desaparece sin dejar rastro. El seguro fue el que me ayudó con la pérdida y todo lo que vino después.

Otro de los momentos complicados, dejando de lado contaros experiencias menos importantes como el uso que hice del seguro para cubrir daños por efectos de la naturaleza o el soporte al recibir multas, fue cuando tuve un pequeño accidente. En ese proceso complejo y difícil a todos los niveles, entendí de la forma más clara que tener un seguro para coche se puede convertir en tu salvación, en un salvavidas en el que te apoyas de distintas maneras.

Que el seguro de Allianz incluya las reclamaciones de daños, indemnizaciones de daños, responsabilidad civil, los accidentes corporales, la asistencia, los intereses en la reparación e incluso el vehículo de sustitución, es algo que, sin duda, te puede liberar de muchos dolores de cabeza.

 

 

Nuestros videos

¿Qué seguro contratar? os cuento un caso concreto

Categoría: ActualidadBerlina grandeBerlina LujoBerlina mediaCompactoCrossoverSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.