Con su rediseño estilístico, de equipamiento y dinámico, los nuevos BMW M5 siguen siendo la berlina de representación con el dinamismo de los deportivos de elevado rendimiento más deseadas. Nuevos amortiguadores , un chasis muy mejorado junto al motor V8 de 4,4 litros que desarrolla 441 kW/600 CV en el BMW M5 y 460 kW/625 CV para el Competition.


Cambios estilísticos acertados.

Al igual que en la nueva gama de la Serie 5 de BMW, la actualizada parrilla con el doble riñón de BMW desciende hacia el faldón delantero y su borde cromado tiene un diseño de una pieza que enmarca ambos elementos de la parrilla. Las barras dobles específicas M y el emblema M están presentes como deber ser. El faldón delantero tiene un contorno más marcado y entradas de aire más grandes a los lados, mientras que la entrada de aire central de forma hexagonal incorpora el radiador de aceite y el sensor de radar para el sistema de control de crucero activo (ACC). Los nuevos contornos de luz en forma de “L” que se dibujan en estrechas líneas hacia el riñón de la parrilla añaden un toque de dinamismo a los faros LED de nuevo diseño. La nueva opción de iluminación BMW Individual Shadowline añade un tono oscuro a los faros LED adaptativos y a la luz láser de BMW.

El capó de aluminio, las aletas laterales delanteras con las distintivas branquias M, los aerodinámicos espejos exteriores M y el techo de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) se unen a las barras dobles de la parrilla de doble riñón de BMW como características de diseño distintivas de los modelos de elevado rendimiento en la gama de la Serie 5 de BMW. Las paredes más delgadas de los tubos de escape dobles específicos M le otorgan una mayor sensación de precisión de alta tecnología. El musculoso faldón trasero, con un gran difusor, también ha sido rediseñado, al igual que los pilotos traseros LED tridimensionales, cuya precisa firma lumínica proporciona una nueva visión de la característica forma en “L” de BMW.

Detalles en negro para el BMW M5 Competition y nuevos colores.

El BMW M5 Competition se distingue con detalles estilísticos en negro que subrayan su elitista reputación. El marco de la parrilla de doble riñón de BMW, la rejilla en las branquias M, las carcasas de los retrovisores exteriores y el alerón trasero en la tapa del maletero tienen un acabado en negro de alto brillo mientras el faldón trasero incluye inserciones en negro. Los logotipos negros M5 Competition adornan la parrilla de doble riñón, las branquias y la tapa del maletero, mientras que las molduras de los umbrales de las puertas se encuentran iluminadas.

Los tubos de escape del sistema M Sport de serie presentan un acabado en cromo negro. Los clientes de los BMW M5 y BMW M5 Competition pueden elegir entre cinco nuevos tonos de pintura: Gris Brands Hatch y Rojo Motegi metalizados, así como el Azul Tanzanita II metalizado, Rojo Aventurine II metalizado y Frozen Bluestone mate metalizado de BMW Individual. El Champagne Quartz metalizado, que se ofrecía hasta ahora, ha pasado a llamarse Alvit Grey metalizado. Las opciones para las llantas de aleación ligera ahora también incluyen las M de 20 pulgadas de radios dobles en Gris Orbit pulido ya conocidas del BMW M8.

Un interior mejorado

Asientos M Sport de serie, asientos M multifunción como opción.

Los asientos opcionales M multifunción con reposacabezas integrales, el logotipo M5 iluminado y funciones ampliadas están disponibles como alternativa a los asientos M Sport de serie con tapicería de cuero Merino y ajuste eléctrico multidireccional. La tapicería de cuero Merino en Negro/Midrand Beige ahora también está disponible como una opción exclusiva para el BMW M5 Competition.

La introducción de un nuevo concepto de control y una pantalla central más grande, con una diagonal de 12,3 pulgadas, significa que el habitáculo de los nuevos BMW M5 y BMW M5 Competition está más que nunca centrado en el conductor. Esto facilita la comprobación de las innumerables funciones asociadas a los sistemas dinámicos de conducción y la tracción total BMW M xDrive. Dos nuevos botones en la consola central, como los que se encuentran en el BMW M8, proporcionan acceso directo a los ajustes del sistema y a las diversas formas de representación en la instrumentación y el Head Up Display. Al presionar el botón M Mode el conductor puede cambiar rápidamente entre los ajustes ROAD y SPORT.

En la configuración predeterminada ROAD todos los sistemas de asistencia a la conducción, de serie y opcionales, se encuentran completamente activados. Con la configuración SPORT activada los sistemas de asistencia a la conducción (en la configuración establecida por el conductor) sólo transmiten alertas sobre límites de velocidad y restricciones de adelantamiento, por ejemplo. Este modo permite deshabilitar todas las intervenciones en los sistemas de
frenado y dirección, aparte de las realizadas por la advertencia de aviso de colisión con función de frenado y el asistente de evasión. El modo SPORT también varía tanto la representación de la instrumentación como el Head-Up Display a la la configuración especial M.

El botón de setup guía a los conductores directamente al menú de configuración.

Al presionar el botón “setup”, emplazado junto al botón “M Mode”, se muestra directamente el menú de la pantalla central para programar una configuración personalizada de las opciones de la cadena cinemática y el chasis, y así poder adaptar la configuración del coche a la situación de conducción y sus preferencias personales.

El manejo simplificado mediante la pantalla táctil o el mando iDrive facilita al conductor elegir diferentes configuraciones para el motor, la suspensión, la dirección y el sistema M xDrive. Los dos botones rojos M1 y M2 junto a las levas del cambio de marchas, situadas en el volante multifunción M, permiten elegir rápidamente entre las distintas configuraciones. Los conductores pueden establecer dos configuraciones personalizadas, que comprenden su elección de cómo responden: M xDrive, DSC, motor, transmisión, amortiguación y características de la dirección, así como la representación de la vista M en el Head-Up Display.

Prestaciones mejoradas. Modo TRACK

En el BMW M5 Competition si se mantiene pulsado el botón M Mode y se confirma la indicación en la pantalla central, se activa el modo TRACK adicional. Este modo está diseñado exclusivamente para su uso en circuito y desactiva todas las funciones de confort y seguridad de los sistemas de asistencia a la conducción. Para centrar aún más la atención del conductor en la carretera, el sistema de audio también se silencia mientras la pantalla central se apaga. Como resultado: una esencia completamente pura de sensaciones M. La instrumentación cambia a la vista M mientras la pantalla desplegable prescinde de la información de los sistemas de asistencia a la conducción. La activación automática de las luces de advertencia de peligro ante frenadas de emergencia y el sistema de advertencia de colisión también se desactivan. Al pulsar de nuevo el botón M Mode se desconecta el modo TRACK para volver a la configuración ROAD.

Amplia variedad de sistemas de asistencia a la conducción.

Todos los sistemas de asistencia a la conducción y características de la gama del BMW Serie 5 también están disponibles en las dos versiones M de elevado rendimiento. El Driving Assistant Professional, con su amplia funcionalidad, forma parte del equipamiento opcional Si se recurre a la opción de acceso de confort la BMW Digital Key permite abrir y cerrar el coche con determinados modelos de smartphone mediante la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC).

El motor V8 de altas revoluciones.

El motor V8 bajo el capó de los BMW M5 y BMW M5 Competition de altas revoluciones es más potente que nunca, con una imponente musculatura y una entrega de potenciasuprema. El BMW M5 desarrolla una potencia máxima de 441 kW/600 CV a 6.000 rpm, mientras que el BMW M5 Competition alcanza 460 kW/625 CV también en la línea de las 6.000 rpm. El par máximo de ambos es de 750 Nm, manteniéndose a ese alto nivel desde 1.800 a 5.600 rpm en el BMW M5 y aún más en el BMW M5 Competition, que desarrolla esta cifra hasta 5.860 rpm.

Las características del motor se pueden cambiar con sólo pulsar un botón, del modo básico EFFICIENT a SPORT y SPORT +, lo que le otorga una respuesta aún más rápida a los requerimientos sobre el acelerador. El BMW M5 acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, lo que le sitúa sólidamente en el territorio de los coches súper deportivos. Y solo requiere 11,1 segundos para alcanzar 200 km/h desde parado.

El BMW M5 Competition completa ambas tareas una fracción más rápido:

  • 100 km/h en sólo 3,3 segundos y 200 km/h en 10,8 segundos.
  • La velocidad máxima del BMW M5 y del BMW M5 Competition es de 250 km/h o 305 km/h con las especificaciones del paquete opcional M Driver’s Package.

El sistema de escape del BMW M5 de doble conducto con válvulas controladas electrónicamente y el M Sport del BMW M5 Competition, del mismo modo con un diseño de doble conducto y con válvulas controladas electrónicamente, emiten la banda sonora adecuada. También se pueden generar notas del motor más discretas a través del botón M Sound Control. La caja de cambios automática M Steptronic de ocho velocidades de serie ofrece tiempos de cambio extraordinariamente cortos así como una respuesta rápida y precisa a cada insinuación sobre el acelerador. El botón basculante Drivelogic, emplazado en la palanca de cambio, permite elegir entre tres modos para una conducción eficiente, deportiva o dinámicamente intensa; la última con cambios de marcha extremadamente rápidos. El conductor puede usar tanto la palanca como las levas de cambio tras el volante para intervenir manualmente.

Soportes del motor a medida para el BMW M5 Competition.

Entre las características especiales del BMW M5 Competition están sus soportes de motor a medida con un índice de elasticidad más rígido. La conexión más firme del propulsor a la estructura del vehículo es claramente perceptible, lo que redunda en una respuesta aún más rápida del motor y una transferencia inmediata de su potencia a la transmisión. El coche también entra en las curvas de forma notablemente más directa y precisa debido a la rigidez adicional en los soportes.

Un elevado rendimiento combinado con una gran usabilidad a diario.

El mérito para conseguir una completa usabilidad ante los desplazamientos a diario, por un lado, y el placer de conducir y un rendimiento excepcional en circuito, por otro, recae en el sistema M xDrive y su control inteligente centralizado para el diferencial activo M. Como alternativa al modo de tracción total variable (4WD) con una configuración que prioriza el envío del par al tren trasero, sus características de conducción pueden alterarse en diversos grados, culminando en el modo 2WD. Esta configuración de tracción trasera pura, sin DSC (control dinámico de estabilidad) supone un regalo para que los consumados conductores puedan disfrutar de una conducción sin filtros.

La dirección M Servotronic también se puede ajustar en su respuesta, con la selección de los modos COMFORT y SPORT, al igual que el control de amortiguación variable (VDC). Se puede configurar en CONFORT, para una usabilidad impecable todos los días, SPORT, para mejorar la conducción deportiva en reviradas carreteras y contar con un perfil de conducción ideal para dar vueltas en el Nürburgring-Nordschleife, o SPORT +, para maximizar el dinamismo sobre asfalto liso, con movimientos minimizados de las ruedas y la carrocería.

Además de una altura rebajada en siete milímetros y otros ajustes bien concebidos tanto en los amortiguadores como en los muelles, la configuración del BMW M5 Competition se beneficia de otras mejoras que tienen en cuenta la potencia adicional del coche. Su talento se exhibe de manera más destacada en los circuitos. Los nuevos amortiguadores del BMW M8 Gran Coupé mejoran la conducción al límite y brindan mayor confort a la experiencia de conducción. Los baches y surcos en la superficie de la carretera pasan a través de la carrocería, y por lo tanto a los pasajeros, en un grado mucho menor, y esto se logra sin coartar la deportividad y precisión del coche tanto a altas como a bajas velocidades.

El BMW M5 Competition ofrece de serie llantas de aleación ligera M de 20 pulgadas forjadas bicolor con un diseño de radios en Y (delante: 9,5 J x 20 y detrás: 10,5 J x 20) y neumáticos de tamaño mixto (delante: 275/35 R20 y detrás: 285/35 R20). El BMW M5 monta llantas de aleación ligera de fundición de 19 pulgadas con diseño de cinco radios dobles en Gris Orbit pulido (delante: 9,5 J x 19 y detrás: 10,5 J x 19) con neumáticos en 275/40 R19 delante y 285/40 R19 detrás.

Frenos M compuestos de serie.

Ambas versiones del M5 están equipadas de serie con frenos M compuestos, con discos de freno perforados y ventilación interna con pinzas fijas de seis pistones con el logotipo M en la parte delantera y pinzas flotantes de un solo pistón con freno de estacionamiento integrado en la parte trasera. Además del acabado pintado en azul de serie, las pinzas ahora pueden estar pintadas en negro o rojo brillante en opción.

Los frenos opcionales M carbono-cerámicos se identifican por sus pinzas doradas con el logotipo M (con pinzas fijas de seis pistones delante y pinzas flotantes de un solo pistón detrás). Resisten el desgaste excepcionalmente bien, son 23 kilogramos más ligeros, proporcionan un mejor rendimiento de frenado y estabilidad térmica, y cuentan con una mayor resistencia a la decoloración.

 

GALERIA

BMW M5 y M5 Competition MY2020. Más madera

Categoría: 4x24x4Berlina LujoDeportivoNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.