Cinco generaciones y 10 millones de unidades después, el pionero de los todocaminos es hoy día la referencia del segmento por eficiencia, confort y tacto de conducción. El éxito de RAV4, el SUV más vendido del mundo, quedó demostrado con unas ventas que no han dejado de crecer. La historia de RAV4 vivirá un nuevo hito a finales de 2020 con la llegada de la versión híbrida enchufable: Toyota RAV4 Plug-in Hybrid.

Cuando se presentó la primera generación del Toyota RAV4 en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1994, pocos podían haber pronosticado que aquel nuevo y audaz concepto de automóvil cambiaría el mercado tal como se conocía. Además de abrir las puertas a un nuevo tipo de vehículo, incorporaría nuevas tecnologías y crearía todo un nuevo mercado en torno a los todocaminos compactos, ágiles y versátiles, adaptados a la perfección a la vida moderna. Hoy día, después de cinco generaciones y 26 años de historia, el Toyota RAV4 supera los 10 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

El Toyota RAV4 era un vehículo original, que anunciaba una nueva era para los 4×4; la respuesta fue inmediata y muy positiva. Desde el comienzo, se planteó como un modelo global: las ventas empezaron en Japón en mayo de 1994, llegando a Europa, África, Australia y Latinoamérica al mes siguiente. El debut en Norteamérica llegó en enero de 1996.

Las previsiones iniciales contaban con vender 4.500 unidades al mes, pero solo el primer mes llegaron 8.000 pedidos, por lo que el volumen de producción se tuvo que duplicar. RAV4 abrió el camino para un nuevo segmento de todocaminos que no ha dejado de crecer desde entonces: más de un cuarto de siglo después de su debut, RAV4 fue el todocamino más vendido del mundo en 2018 y 2019. De hecho, en 2019, fue el cuarto turismo más vendido globalmente. La política de mejora continua de Toyota, en línea con los gustos y las demandas cambiantes de los conductores, ha hecho posible que el RAV4 siga siendo un referente en términos de calidad, rendimiento y funcionalidad.

El origen

Las ideas en que se basó el RAV4, cuyas siglas provienen de ‘Recreational Active Vehicle with 4-wheel drive’ —vehículo activo recreativo con tracción a las 4 ruedas— se expresaron por primera vez en el prototipo RAV-FOUR, presentado en el Salón del Automóvil de Tokio de 1989, un concept que mostraba el interés de Toyota en crear un modelo compacto con tracción a las cuatro ruedas. Era solo un estudio de diseño, sin los detalles necesarios para un modelo de desarrollo real, pero fue acogido con gran entusiasmo por el público. En 1991, el proyecto recibió la luz verde y comenzó el trabajo de desarrollo.

Nuevo concepto, nuevos retos

Al Ingeniero Jefe del proyecto RAV4, Masakatsu Nonaka, no le resultó fácil convencer a los demás departamentos de Toyota de que se podía crear un vehículo de producción en serie para venderlo en un segmento del mercado que hasta entonces no existía. El término todocamino o ‘Sports Utility Vehicle’ (SUV), aún no se conocía, y había mucha gente en Toyota que sencillamente no podía concebir la idea de un 4×4 compacto. De hecho, en un momento dado, la resistencia interna llegó incluso a parar el proyecto, pero un apoyo inesperado volvió a darle vida.

A las divisiones comerciales de Toyota en Japón y Europa, que estaban más cerca del mercado, les pareció que era el momento adecuado para este tipo de vehículo. Conjuntamente, volvieron a poner el proyecto en marcha y acabaron demostrando que no se equivocaban: muy poco después del lanzamiento del RAV4 cosechó elogios generalizados por marcar una nueva tendencia.

Además de ser pionero por crear un nuevo segmento en el mercado, Toyota se adelantó al resto de fabricantes al ofrecer, entre 1997 y 2000, una versión 100% eléctrica: RAV4 EV. Estuvo disponible únicamente en EE.UU., pero fue uno de los primeros pasos en la electrificación del mercado que Toyota lleva poniendo en marcha desde hace más de 20 años.

De modelo de nicho a vehículo global

El mercado de todocaminos compactos creado por Toyota prosperó rápidamente. Toyota vendió alrededor de 53.000 unidades de RAV4 en 1994, una cifra que se duplicó y luego se triplicó en los dos años siguientes. Las ventas siguieron creciendo con cada nueva generación, a pesar de que casi todos los competidores fueron sacando sus propios modelos al mercado. En 2019, las ventas del RAV4 en todo el mundo multiplicaron por más de 17 el total registrado durante su primer año en el mercado.

Ese éxito tan prolongado se debe en gran parte a la mejora constante del producto por parte de Toyota. Con cada nueva generación, ha ido prestando atención a los comentarios de sus clientes y ha ido adaptando las dimensiones, la funcionalidad, el rendimiento y el diseño del vehículo a las preferencias y las necesidades cambiantes del mercado.

Así, por ejemplo, en la tercera generación se quitó la rueda de repuesto del portón trasero, lo que confirió al vehículo una imagen más sofisticada. Más adelante, con la cuarta generación, se estandarizó la distancia entre ejes en todo el mundo. Para aquel entonces, el modelo de tres puertas ya había dejado de producirse, de modo que el RAV4 era exclusivamente un modelo de cinco puertas, más espacioso que nunca antes.

Excelencia técnica

Toyota también siguió incorporando avances técnicos en el RAV4, introduciendo nuevas plataformas y desarrollando sistemas inteligentes de tracción a las cuatro ruedas, que combinaban un mejor tacto de conducción con un rendimiento más eficiente, tanto en carretera como fuera de ella. Incluso durante el ciclo de vida de la primera generación del modelo, Toyota se dio cuenta de que la tracción a las cuatro ruedas no era indispensable para todos los clientes, y consiguió expandir su atractivo con la variante de tracción delantera.

En lo que se refiere a motorizaciones, se adaptó la gama a las demandas de los diferentes mercados, con motores tanto diésel como de gasolina, de hasta 3.5 litros de cilindrada. También se prestó especial atención a la eficiencia y el rendimiento que cabía esperar del vehículo como todocamino urbano, perfecto para las familias, pero también ideal como compañero de quienes llevan estilos de vida activos.

El primer híbrido

En 2016, Toyota presentó el primer RAV4 hybrid, un vehículo que conservaba todas las cualidades de la cuarta generación del modelo, e incorporaba además las ventajas de un sistema Toyota Electric Hybrid. Su condición de primer híbrido combinado del segmento en Europa, gracias al sistema Full Hybrid de Toyota, reforzó el atractivo del RAV4 con unas emisiones y un consumo de combustible líderes en la categoría, junto con un rendimiento suave y potente, al contar con un eficiente sistema de tracción eléctrico a las cuatro ruedas.

Hoy día

La actual generación del RAV4, la quinta, se lanzó en Europa en 2019, principalmente como modelo híbrido eléctrico en los mercados de Europa occidental. Se trata del primer todocamino desarrollado sobre la plataforma modular GA-K de Toyota, que, con un bajo centro de gravedad y una carrocería considerablemente más rígida, contribuye a unos niveles superiores de tacto de conducción y confort de marcha, con un interior amplio y un espacio de carga líder en la categoría. La nueva plataforma también otorgó al equipo de diseño más libertad para crear un diseño llamativo con unas líneas del techo y el capó más bajas.

El sistema Toyota Electric Hybrid de RAV4 con el nuevo motor de gasolina 2.5 Dynamic Force, que desarrolla 218 CV DIN en la versión de tracción delantera y 222 CV DIN en la de tracción total. Supone un paso más allá en potencia, respuesta y eficiencia. El sistema de tracción total eléctrica inteligente —intelligent All-Wheel Drive (AWD-i)— ha sido mejorado para ofrecer la mejor capacidad a la hora de circular por cualquier tipo de vía, con un rendimiento muy superior en las condiciones más duras y la mejor respuesta sobre superficies deslizantes.

El siguiente capítulo: RAV4 Plug-in Hybrid

A partir del éxito de RAV4 como pionero de la tecnología híbrida eléctrica entre los todocaminos, Toyota va a extender los beneficios de esta tecnología con el lanzamiento del RAV4 Plug-in Hybrid durante la segunda mitad de 2020. El nuevo integrante de la gama híbrida eléctrica de Toyota no solo promete más potencia sino también menos emisiones y consumo que cualquier otro modelo de su segmento.

El Toyota RAV4 Plug-in Hybrid ofrecerá a los clientes una solución con lo mejor de dos mundos: la más moderna tecnología de los modelos híbridos eléctricos de Toyota, con más potencia y mejor dinámica de conducción, y la opción de funcionar como un auténtico EV sin tener que preocuparse por la autonomía ni por la necesidad de parar a recargar la batería.

Toyota ha aprovechado el plus de rendimiento que puede ofrecer el motor eléctrico para hacer posible un incremento considerable de la potencia respecto a versión híbrida no enchufable de RAV4, montando una nueva batería de ion-litio de alta capacidad y añadiendo un convertidor de voltaje mejorado a la unidad de control de la energía del sistema híbrido. El motor de gasolina 2.5 Dynamic Force se basa en la unidad montada en el RAV4 Hybrid, con mejoras para alcanzar los requisitos de rendimiento del sistema híbrido enchufable.

Con una potencia total de 225 kW/306 CV DIN*, permite al RAV4 Plug-in Hybrid acelerar de 0 a 100 km/h en apenas seis segundos*, mientras que los datos estándar de ciclo WLTP de Toyota, previos a la homologación, indican las emisiones de CO2 más bajas de la categoría.

El RAV4 Plug-in Hybrid tendrá además una autonomía superior en modo EV, sin consumo de gasolina ni emisiones. El conductor podrá alternar fácilmente entre conducción híbrida y 100% eléctrica, con el potencial de cubrir mayores distancias que cualquier otro todocamino híbrido de la competencia solo con energía eléctrica —si la carga de la batería y las condiciones de la conducción lo permiten—, muy por encima de los 50 km de media que recorren diariamente los europeos para ir y volver del trabajo. Por otra parte, puede alcanzar una velocidad de hasta 135 km/h sin intervención alguna del motor de combustión interna, ni siquiera al acelerar a fondo.

TOYOTA RAV4: CINCO GENERACIONES DE INNOVACIÓN Y ÉXITO

1ª generación (1994–2000)

El Toyota RAV4 hizo su debut en 1994 como el primer todocamino urbano del mundo, creando un nuevo segmento del mercado que iba a ser fundamental en el mundo de la automoción. En su formato original, era un modelo con carrocería de tres puertas y dimensiones compactas, con una longitud de solo 3,69 metros. La potencia la entregaba un motor de gasolina de 2.0 litros y 129 CV DIN, de montaje transversal, mientras que la transmisión proporcionaba tracción permanente, pero sin la caja de transferencia de baja relación que suelen montar los todoterrenos convencionales. Algunas otras innovaciones que estaban destinadas a convertirse en la norma eran la carrocería monocasco ligera y la suspensión trasera independiente. Las dimensiones compactas y la posición elevada del conductor del RAV4 facilitaban la maniobrabilidad, mientras que su agilidad y el confort de los ocupantes lo situaban más cerca de un turismo compacto que de un 4×4. En 1996, la gama se amplió con una versión de cinco puertas (4,1 metros de longitud) y la opción de tracción delantera. Luego siguió una versión descapotable de tres puertas y, en una nueva muestra de innovación, se produjo entre 1997 y 2000 un modelo eléctrico de batería.

2ª generación (2000–2006)

La segunda generación del RAV4 llegó con el cambio de milenio y se benefició de la experiencia acumulada por Toyota desde su revolucionario lanzamiento. Construidas sobre una nueva plataforma, tanto la versión de tres puertas como la de cinco puertas eran algo más largas: 5,5 y 4 centímetros, respectivamente. Se ofrecían además dos motores de gasolina: una unidad de 1.8 litros y 123 CV DIN y otra de 2.0 litros y 150 CV DIN. El sistema 4×4 permanente adoptaba un diferencial de deslizamiento limitado central, aunque los clientes podían decantarse por un diferencial trasero tipo Torsen como opción de fábrica. En 2001 se ofreció por primera vez un motor diésel para RAV4: una unidad D-4D de 2.0 litros con inyección directa y 116 CV DIN.

3ª generación (2006–2012)

El RAV4 volvió a estrenar plataforma para su tercera generación, que salió al mercado en 2006. La carrocería de tres puertas dejó de producirse, y el tamaño de la versión de cinco puertas aumentó considerablemente, como reflejo de los cambios en las preferencias y necesidades de los clientes. El nuevo modelo medía 19 centímetros más de longitud, mientras que también se empezó a fabricar una versión de batalla larga para su comercialización en Estados Unidos y en Rusia. La selección de motores también se amplió, con cuatro unidades de gasolina —2.0, 2.4, 2.5 y 3.5 litros (V6)— y una nueva diésel de 2.2 litros. El modelo también supuso el debut de un nuevo sistema de tracción total de Toyota, con un acoplamiento controlado electrónicamente que se activaba automáticamente en función de la velocidad del vehículo, la aceleración, el ángulo de la dirección y las fuerzas G. Las capacidades del RAV4 se desarrollaron aún más con la primera aplicación del Control de Descenso y Ayuda al Arranque en Pendiente.

4ª generación (2013 – 2018)

En la cuarta generación del RAV4, que salió al mercado en 2013, Toyota adoptó una batalla estándar para todos los mercados del mundo, con una longitud global que volvía a aumentar. La selección de motores incluía dos unidades de gasolina, de 2.0 y 2.5 litros, y dos diésel, de 2.0 y 2.2 litros. También se introdujo una tecnología 4×4 más avanzada, con el nuevo sistema inteligente de Control Dinámico del Par y la incorporación de dos nuevas funciones: control de viraje y modo deportivo. En 2016, el RAV4 experimentó su evolución más radical hasta la fecha, con la introducción de la primera versión híbrida eléctrica. El primer todocamino híbrido compacto de Toyota ofrecía una potencia total de 197 CV DIN y una aceleración uniforme de 0 a 100 km/h en solo 8,3 segundos, con un consumo de combustible líder en la categoría (4,9 l/100 km) y unas emisiones de CO2 muy bajas (115 g/km).

5ª generación (2018–presente)

La quinta generación del RAV4 se presentó en 2018 y se comercializó en Europa a principios de 2019. Era el primer todocamino fabricado en base a una plataforma de la Nueva Arquitectura lobal de Toyota —Toyota New Global Architecture (TNGA)—, que aportaba beneficios fundamentales en términos de tacto de conducción, seguridad y diseño. Con una gama 100% híbrida para Europa occidental, adoptó la tecnología Toyota Hybrid de cuarta generación, junto con un nuevo motor híbrido 2.5 Dynamic Force, con considerables mejoras en términos de potencia, respuesta y eficiencia. Como consecuencia, su consumo de combustible y sus emisiones son los mejores de la categoría. En 2020, la quinta generación incorporará más innovaciones, como la llegada de la variante híbrida enchufable (Toyota RAV4 Plug-in Hybrid).

GALERIA

TOYOTA RAV4, la historia de un pionero

Categoría: 4x24x4ActualidadHíbrido
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.