Llega a España el noveno descapotable de la historia de marca Volkswagen. Está disponible con dos motores de gasolina: el 1.0 TSI de 85 kW (115 CV) y el 1.5 TSI de 110 KW (150 CV), cambio manual de 6 velocidades o DSG de 7 velocidades, y dos acabados disponibles, Style y R-line. Está disponible desde 27.750 euros, descuentos y promociones incluidas.

Diseño exterior

El T-Roc Cabrio mide 4.268 mm de largo y tiene una distancia entre ejes de 2.630 mm. La anchura sin retrovisores es de 1.811 mm y la altura, de 1.522 mm. La relación de anchura y altura subraya la dinámica. El centro de gravedad de la carrocería, bajo para lo que es habitual en un SUV, aumenta el placer de conducir. Además, los voladizos cortos y los grandes anchos de vía de 1.538 mm (delante) y 1.539 mm (detrás) aportan estilo a todo el conjunto.

La unidad de la parrilla del radiador, amplia y alta con faros dobles integrados, domina el frontal del T-Roc Cabrio. Las versiones superiores de los faros iluminan con tecnología LED, su carcasa tiene una estructura extraordinariamente plana. Esto es posible, porque los intermitentes y las luces de conducción diurna se han desplazado a los parachoques. En el equipamiento con faros LED, tienen una firma luminosa redonda característica. Una gran entrada de aire que ocupa una rejilla de nido de abeja y una protección visual de los bajos cierran esta parte frontal hacia abajo.

Debajo de las ventanillas del T-Roc Cabrio discurre una moldura cromada hacia la parte trasera. Un palmo más abajo se encuentra la llamada línea de carácter diseñada como un borde luminoso con “undercut” afilado. Unos pasos de rueda musculosos la limitan, mientras que desde el radio de detrás se desarrollan unos hombros poderosos. Las aplicaciones todoterreno de plástico protegen los arcos de rueda, los largueros inferiores laterales y la zona inferior de la parte frontal y trasera. Al mismo tiempo, reducen visualmente la altura de la carrocería.

En la parte trasera del T-Roc Cabrio dominan las líneas horizontales, que hacen que este crossover abierto tenga un aspecto plano, amplio y deportivo. El spoiler integra la tercera luz de freno. Entre los pilotos traseros transcurre un contorno que continúa la línea de carácter sobre el portón del maletero. Debajo se encuentran el logotipo de Volkswagen y la inscripción “T-Roc”. Los embellecedores del sistema de escape y el elemento del difusor tienen un diseño de forma trapecial.

El diseño exterior del SUV compacto descapotable de Volkswagen, extrovertido y emocional, atrae todas las miradas. El elemento más inmediatamente identificable es la capota de lona abatible, que con tan solo nueve segundos ofrece a los ocupantes la posibilidad de conducir a cielo abierto, y que se puede abrir a velocidades de hasta 30 km/h. La carrocería conserva el diseño robusto y deportivo de la gama T-Roc, pero presenta un aspecto renovado: sus dos puertas le confieren un estilo propio de un coupé, con una silueta especialmente atractiva y diferenciada del resto de modelos. El T-Roc Cabrio se ofrece con llantas de aleación “Mayfield” de 17 pulgadas de serie con el acabado Style, o con llantas “Grange Hill” de color negro de 18 pulgadas con el acabado R-Line.

Diseño interior

El diseño interior del T-Roc Cabrio de 2+2 plazas, armoniza perfectamente con el paquete y el concepto de uso. Las geometrías y las superficies tienen un aspecto limpio y suave, algunos detalles tienen el aspecto robusto del SUV y el interior continúa las formas modernas del exterior. En ambas líneas de equipamiento están disponibles las grandes inserciones decorativas en cuatro tonos de color mate. Se llaman Plata Marfil Metalizado, Gris Ceniza Metalizado, Amarillo Cúrcuma Metalizado y Azul Ravenna Metalizado.

La larga batalla establece la base para un paquete de interior amplio. El conductor y el acompañante están sentados a 599 mm sobre el asfalto en relación con la altura de la cadera; y los pasajeros traseros, incluso a 616 m. La capacidad del maletero es de 280 litros, independientemente de si la capota está abierta o cerrada. Los respaldos plegables de los asientos, que se desbloquean con palancas en el maletero, y el enganche para remolque opcional subrayan el carácter versátil del T-Roc Cabrio.

Al igual que el Escarabajo y el Golf descapotable, el T-Roc Cabrio cuenta con una capota de tela clásica. Se integra armónicamente en la línea de diseño; cerrada aporta un aspecto de coupé, porque la línea de la capota fluye de forma plana. Con un peso total de 53,1 kg y todo el motor encapsulado, el módulo de la capota tiene una estructura muy ligera. De ello se beneficia el centro de gravedad del coche y, por consiguiente, la dinámica de marcha.

La capota está compuesta por las varillas, el forro interior, un acolchado tapizado y la tela exterior., Gracias a su innovador diseño, la capota no se hincha, incluso a velocidades elevadas. No solo tiene un efecto positivo en la aerodinámica, sino también en el nivel de ruido dentro del habitáculo. Las costuras longitudinales están colocadas de tal modo que sirven de canaletas vierteaguas adicionales.

Un motor electrohidráulico abre y cierra la capota del T-Roc Cabrio de forma totalmente automática. Cuando se abre, la capota se pliega en forma de Z y crea un paquete compacto que la estructura delantera cubre.. El proceso de apertura, que se controla mediante un conmutador central situado en el túnel central o, mediante la llave de contacto, tarda nueve segundos y también se puede realizar en marcha a una velocidad de hasta 30 km/h. El proceso de cierre es un poco más largo, dura once segundos. Un sistema montado detrás de los asientos traseros protege a los pasajeros en caso de producirse un vuelco. Cuando los sensores del vehículo detectan que el coche supera una aceleración transversal definida o un determinado ángulo de inclinación, dos resistentes placas detrás del apoyacabezas se elevan en fracciones de segundo. Unos tubos refuerzan el marco del parabrisas y los pilares A; la zona del piso también integra refuerzos específicos de los descapotables.

En el equipamiento de serie, el conductor dispone de cuadros analógicos y un indicador multifunción. Opcionalmente, está disponible el “Digital Cockpit” con una diagonal de 26,0 cm y una resolución de 1280 × 480 píxeles. Con la “tecla View” en el volante multifunción, se pueden activar las configuraciones básicas: Para la vista clásica con escalas redondas para los regímenes de revoluciones y la velocidad se utilizan dos pantallas con aspecto digital. Toda la información adicional que aparece en pantalla se puede configurar mediante el sistema de infotainment “Discover Media”; el “Digital Cockpit” solo está disponible junto con él.

El T-Roc Cabrio está equipado de serie con el sistema de infoentretenimiento “Ready2Discover”, cuya pantalla tiene una diagonal de  20,3 cm. Cuenta con dos conexiones USB y una interfaz Bluetooth. La función App Connect utiliza MirrorLink, Apple CarPlay™ y Android Auto™ en la pantalla e integra los teléfonos inteligentes de los pasajeros en su entorno nativo.

El concepto de uso y visualización en el T-Roc Cabrio es digital. Esto se aplica a la pantalla opcional del conductor “Digital Cockpit” y al sistema de infotainment con su pantalla táctil, situada en el centro del tablero de instrumentos. La central de navegación e infotainment de vanguardia se llama “Discover Media” y tiene una pantalla de 20,3 cm. Entre las funciones que ofrece se encuentran un sintonizador doble, un detector de señales de tráfico y un sensor de aproximación. Como opción, Volkswagen ofrece el paquete “Streaming & Internet” y los servicios online de We Connect Plus con una vida útil de tres años. De serie, están activados durante 3 años en ambos dispositivos.

Siempre conectado a la última

Algunas opciones individuales complementan el sistema de infotainment. La interfaz de teléfono Comfort acopla los teléfonos inteligentes a la antena del coche y los carga por inducción, si el dispositivo es apto. App Connect también está disponible en una versión sin cable (para teléfonos iOS). El control por voz es online en el paquete We Connect plus, al hacer búsquedas (“¿Dónde hay un restaurante italiano cercano?”) el conductor aprovecha la información de internet. La radio digital DAB+ permite la recepción de radio a máximo nivel. El sistema de sonido “beats” se reproduce con una potencia de 400 W, para ello utiliza un amplificador de doce canales y un subwoofer.

El gran módulo de infotainment y el “Digital Cockpit” se basan en un hardware que Volkswagen ha incorporado a la serie hace pocos meses: El sistema modular de infotainment de la tercera generación (MIB 3) utiliza nuevos procesadores que consiguen una potencia de cálculo extremadamente elevada. Funciona en estrecha colaboración con la unidad de control del módulo de llamada de emergencia y la unidad de comunicación (OCU). Integra un punto activo WLAN para terminales móviles y una tarjeta eSIM con la que el coche se conecta a la red a una velocidad LTE Advanced. Si el usuario lo desea, el T-Roc Cabrio puede estar online de forma permanente en cuanto concluye el registro para los servicios de We Connect en el sistema Volkswagen.

Con la ID de Volkswagen, el cliente tiene acceso a los servicios de Volkswagen We, que crean un ecosistema que incluye muchos servicios y funciones online y, además, crece constantemente. El T-Roc Cabrio cuenta con los servicios We Connect y We Connect Plus y, como complemento, está disponible la aplicación gratuita We Connect App, que conecta el coche con el teléfono inteligente. El paquete We Connect, que se puede utilizar sin limitación de tiempo, incluye servicios relacionados con el automóvil, por ejemplo, la llamada de asistencia, el aviso de accidente, los datos de conducción o la posición de estacionamiento actual. El paquete We Connect Plus es gratuito los tres primeros años. Sus servicios hacen que la navegación y el infotainment sean todavía más atractivos. Algunos de los servicios incluidos son: la información de tráfico online, el cálculo de ruta online y las actualizaciones de mapas online. La radio web y el streaming multimedia proporcionan gran entretenimiento. El punto activo WLAN (disponible más adelante) conecta los teléfonos inteligentes y las tabletas de los pasajeros.

Dos acabados disponibles

Volkswagen ofrece el T-Roc Cabrio en dos líneas de equipamiento, que se llaman Style y R-Line (solo para 1.5 TSI). Ambas líneas incluyen un exhaustivo equipamiento de serie. Las características técnicas más importantes son las llantas de aleación de 17 pulgadas en los diseños Mayfield, la luz de conducción diurna LED y las luces traseras LED, el sistema de vigilancia “Front Assist” con función de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones, el sistema de aviso de mantenimiento de carril “Lane Assist” y el sistema de detección del cansancio.

En particular, en la línea Style, el T-Roc Cabrio se presenta con un interior elegante. Las alfombrillas tienen costuras que contrastan y el volante, una corona de cuero. En la oscuridad, la iluminación ambiental emite una luz blanca.

El T-Roc Cabrio R-Line (solo para el 1.5 TSI) tiene todas estas características a bordo, complementadas con otros equipamientos. El logotipo R-Line en la parrilla del radiador, los faros antiniebla y la luz de curva estática, el grupo óptico trasero de color rojo oscuro y elementos exteriores del vehículo en color negro, como retrovisores y alerón trasero. Los parachoques R-Line también están lacados en el mismo color del coche, al igual que las molduras de adorno en los flancos.

En el interior, la línea R-Line cuenta con pedales de acero inoxidable y asientos de confort deportivos, que están tapizados con tela, cuero sintético y microfibra ArtVelours, y además tienen apoyo lumbar. Como alternativa, está disponible el tapizado de cuero con un patrón con forma de rombo. El logotipo R-Line se encuentra en el volante deportivo, en la pantalla de inicio y en las molduras estriberas. La dirección progresiva, el tren de rodaje deportivo y la selección del perfil de conducción aumentan el placer de conducir, mientras que la ayuda de aparcamiento facilita las maniobras.

Ambas líneas de equipamiento pueden tener otros equipamientos opcionales. La oferta de ruedas incluye llantas de 18 y 19 pulgadas con neumáticos de la serie 215/50 o 225/40. También merecen una mención especial los paquetes de asistencia al conductor como el asistente de ángulo muerto “Side Assist”, el asistente de luz de carretera “Light Assist” o la suspensión adaptativa “DCC”

Motor y tren de rodaje

El T-Roc Cabrio llega con dos motores: el 1.0 TSI con una potencia de 85 kW / 115 CV y el 1.5 TSI, con una potencia de 110 kW / 150 CV. Los dos grupos motopropulsores funcionan con potencia y alta eficiencia. Su potencia se transmite a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis marchas. En el motor 1.5 TSI, está disponible el cambio de doble embrague (DSG) que cambia de marcha en un abrir y cerrar de ojos.

El motor base es un motor de tres cilindros compacto que pesa tan solo 88 kg. Su mecanismo de cigüeñal está equilibrado de tal modo que funciona sin árbol equilibrador. Con una cilindrada de 999 cm3, el pequeño TSI genera una potencia de 85 kW / 115 CV y un par máximo de 200 Nm entre 2.000 y 3.500 rpm. El T-Roc Cabrio acelera de cero a 100 km/h en 11,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 187 km/h. El consumo se reduce a  6,3 l/100km (en WLTP) lo cual corresponde a unas emisiones de CO2 de 143 g/km.

El motor de cuatro cilindros alcanza los 110 kW / 150 CV de potencia con una cilindrada de 1.498 cm3; de 1.500 a 3.500 rpm., ofrece un par de 250 Nm. Así, este crossover abierto pasa de 0 a la velocidad de carretera habitual en tan solo 9,6 segundos y alcanza hasta 205 km/h de velocidad máxima. En el ciclo WLTP, el T-Roc Cabrio 1.5 TSI con caja de cambios manual consume de media de 6,4 a 6,7 litros de combustible (de  146 a 152 gramos de CO2 por km) cada 100 km. Un factor que contribuye a esta alta eficiencia es el sistema ACT, que desconecta momentáneamente dos cilindros cuando se conduce de manera moderada.

Dinámica mejorada

Volkswagen proporciona la misma estructura de tren de rodaje al T-Roc Cabrio que a sus modelos más grandes. Los brazos transversales McPherson dirigen las ruedas delanteras; en el eje trasero, funciona una suspensión de cinco brazos que puede procesar las fuerzas longitudinales y transversales por separado. Los muelles y los amortiguadores, montados en el eje trasero por separado, están ajustados de forma equilibrada y armónica. Nuestro descapotable combina el confort con una conducción ágil, y su distancia al suelo de 156 mm ( acabado Style) permite realizar salidas en terrenos de fácil circulación.

Mayor placer de conducción con características deportivas. El T-Roc Cabrio R-Line cuenta de serie con un tren de rodaje deportivo a bordo que baja la carrocería 10 mm. En el caso de los trenes de rodaje deportivos y estándar, Volkswagen ofrece de forma opcional la suspensión adaptativa (Dynamic Chassis Control), con la que unas válvulas regulan el caudal de aceite en los amortiguadores. En función del estado de la calzada y del modo de conducción, varía la dureza de amortiguación en un amplio intervalo que va de suave a muy dura.

Los amortiguadores regulados están integrados en la selección del perfil de conducción (de serie en la versión R-Line, como opción en Style), con la que el conductor puede decidir en cualquier momento si desea conducir en modo “Comfort”, “Normal”, Sport”, “Eco” o “Individual”. En función del equipamiento, la selección del perfil de conducción también incluye las siguientes opciones: el cambio de doble embrague DSG, la dirección servoasistida y el control de crucero adaptativo (ACC).

La dirección progresiva es un equipamiento de serie en la versión R-Line del T-Roc Cabrio. Cuanto mayor sea la fuerza utilizada por el conductor para la dirección, más directa será la transmisión. De tope a tope bastan 2,1 giros de volante; en la dirección convencional, se necesitan 2,7. De este modo, al conducir por ciudad y al maniobrar, se reducen los movimientos de la dirección; y, en curvas pronunciadas, circula de forma todavía más ágil. En cambio, en la autopista, donde los ángulos de giro son pequeños, el tacto de la dirección proporciona una sensación de tranquilidad y estabilidad.

Ayudas a la conducción

Con sus sistemas de asistencia al conductor, el T-Roc Cabrio es pionero en su segmento. Volkswagen los agrupa en varios paquetes en función de las opciones elegidas por el cliente. El sistema de vigilancia “Front Assist” es un  equipamiento de serie. Utiliza el radar frontal, que mide a una distancia de hasta 200 m con un ángulo de apertura de 60 grados y coopera con la cámara. El “Front Assist” puede evitar accidentes con otros vehículos, peatones y ciclistas que se encuentran delante del coche o reducir sus consecuencias. Envía un aviso óptico, acústico y táctil al conductor y, en caso de emergencia, activa una frenada a fondo. El asistente de frenado anti colisiones múltiples, para evitar colisiones derivadas, el sistema de aviso de salida del carril “Lane Assist” y el sistema de detección del cansancio también forman parte del equipamiento de serie.

El asistente de ángulo muerto “Side Assist” funciona con dos sensores de radar en la parte trasera, que alcanzan una distancia de 30 m. Cuando el conductor quiere girar o cambiar de carril, recibe un aviso de la presencia de vehículos en el ángulo muerto o de vehículos que se acercan rápidamente por detrás. De forma similar funciona el asistente de salida del aparcamiento, que advierte de la aproximación de vehículos durante la salida del aparcamiento en marcha atrás. Su complemento ideal es el “Park Assist”, que dirige el coche para aparcar en huecos y salir de ellos.

El asistente para atascos “Traffic Jam Assist” se activa a una velocidad inferior a los 60 km/h cuando el tráfico es denso. En este entorno, ayuda al conductor a mantener la distancia con el coche de delante y a no salirse del carril. El asistente para emergencias “Emergency Assist” inicia una parada de emergencia cuando el conductor no responde a los mandos. La protección proactiva de los ocupantes intenta reducir las consecuencias de una colisión cerrando completamente las ventanillas y tensando los cinturones de seguridad delanteros.

Volkswagen ofrece el control de crucero adaptativo ACC de serie. En combinación con el cambio de marchas manual, controla la distancia con el coche de delante acelerando y frenando en un intervalo que va de 30 km/h a la velocidad máxima. Con el cambio de doble embrague DSG, el control ya empieza al arrancar.

El nuevo descapotable de Volkswagen está disponible con dos motores de gasolina: el 1.0 TSI de 85 kW (115 CV), solo disponible con el acabado Style, se combina con cambio manual de 6 velocidades; el 1.5 TSI de 110 KW (150 CV) se ofrece con cambio manual de 6 velocidades o DSG de 7 velocidades. La versión de entrada, con acabado Style y motor 1.0 TSI de 85 kW (115 CV), está disponible a partir de 27.750€, descuentos y campañas incluidos.

 

Ficha técnica T-Roc Cabrio 2020

 T-Roc Cabrio 1.0 TSIT-Roc Cabrio 1.5 TSI
Máx. kW / CV85 / 115110 / 150
a rpm5.000 – 5.5005.000 – 6.000
Máx. Nm200250
a rpm2.000 – 3.5001.500 – 3.500
Cilindrada999 cm31.498 cm3
Caja de cambiosManual de 6 marchasManual de 6 marchas o DSG de 7 marchas
Vmáx.187 km/h205 km/h
0 – 100 km/h11,7 s9,6 s
Longitud4.268 mm
Anchura1.811 mm
Altura1.522 mm
Batalla2.630 mm
Superficie frontal2,34 m2
Valor Cx0,34
Maletero280

 

GALERIA

VOLKSWAGEN T-ROC Cabrio. Listo para el verano

Categoría: CabrioCompactoNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.