En marcha

De acuerdo con la tradición técnica de Alfa Romeo, la asistencia electrónica nunca debe ser intrusiva, sino que simplemente debe facilitar la experiencia de conducción, que resulta estimulante en sí misma gracias al chasis y al sistema de suspensión minuciosa y apasionadamente diseñados. El Stelvio Quadrifoglio confirma esta filosofía: es estructuralmente único, pero sigue ofreciendo numerosos sistemas sofisticados para hacer que la experiencia de conducción, ya garantizada por la excelencia técnica subyacente al vehículo, sea aún más emocionante.

AlfaTM Chassis Domain Control (CDC) y AlfaTM Active Torque Vectoring

El Stelvio Quadrifoglio se equipa con la exclusiva unidad de control AlfaTM Chassis Domain Control y es el único que ofrece el diferencial AlfaTM Active Torque Vectoring de serie. La CDC actúa como el “cerebro” del SUV Alfa Romeo y coordina todos los sistemas electrónicos del vehículo, para ofrecer las mejores prestaciones y el máximo placer de conducción en todo momento. Concretamente, el sistema AlfaTM Chassis Domain Control gestiona y asigna simultáneamente tareas específicas a varios sistemas activos, como el sistema AlfaTM Active Torque Vectoring, el sistema AlfaTM Active Suspension y el ESC, en función de la configuración seleccionada por el conductor con el selector AlfaTM DNA Pro.

El Stelvio Quadrifoglio es el único SUV de su clase que proporciona el diferencial AlfaTM Active Torque Vectoring de serie. La tecnología Torque Vectoring optimiza la distribución propulsora del Stelvio Quadrifoglio y acentúa su carácter deportivo. Los dos embragues controlados electrónicamente en el diferencial trasero permiten controlar el suministro de par a cada rueda por separado. Esto asegura la transferencia óptima de potencia al suelo incluso cuando el vehículo alcanza sus límites dinámicos. Esto hace que el Stelvio sea seguro y divertido de conducir en todo momento, sin recurrir a actuaciones intrusivas del sistema de control de estabilidad.

Alfa DNATM Pro con modo Race

El Stelvio Quadrifoglio también está equipado con el nuevo selector Alfa DNA Pro, que modifica la respuesta dinámica del vehículo en función del modo seleccionado por el conductor: Dynamic, Natural, Advanced Efficiency (modo de ahorro de energía) y Race (ideal para las máximas prestaciones). En particular, la configuración Dynamic modifica los parámetros de control del motor para un suministro de potencia más rápido, aumenta la velocidad de cambio de marcha y modifica la respuesta de la suspensión para una conducción más deportiva en carretera. Por otro lado, el modo Natural configura el suministro de potencia y las suspensiones para garantizar la comodidad y una potencia comedida en la conducción cotidiana, mientras que el modo Race permite la desactivación de la estabilidad y los controles de tracción, aumenta el sonido del escape y maximiza las prestaciones para una memorable experiencia de conducción en circuito con un auténtico estilo de carreras. Por último, pero no menos importante, la configuración Advanced Efficiency mejora la eficiencia y reduce el consumo con funciones como “Sailing” y la desactivación de los cilindros. El modo AE también es muy recomendable en situaciones de bajo agarre.

Suspensiones exclusivas AlfaLinkTM, sistema AlfaTM Active Suspension

Delante, el Stelvio Quadrifoglio tiene un sistema de cuadrilátero doble con un eje de dirección semivirtual para optimizar la filtración de los impactos y garantizar respuestas rápidas y precisas de la dirección. Al mantener constante la superficie de contacto del neumático al tomar una curva, esta configuración exclusiva de Alfa Romeo ofrece niveles excepcionales de agarre lateral. La suspensión trasera utiliza un sistema Multilink de cuatro brazos y medio, patentado por Alfa Romeo, para brindar una combinación ganadora de prestaciones, placer de conducción y confort. Además, un sistema de amortiguación controlado de forma electrónica se adapta instantáneamente a las condiciones de conducción, permitiendo a los conductores optar por una maniobrabilidad más orientada a las prestaciones o a la comodidad.

El Alfa Active Suspension es un sistema que controla de forma continua y activa las suspensiones y los amortiguadores para reducir el movimiento de la carrocería del vehículo en todas las condiciones de conducción. Interactúa constantemente con los sistemas CDC y Alfa DNA Pro, y “calibra” sus acciones para adaptarse al modo de conducción seleccionado, brindando una comodidad y una maniobrabilidad inigualables.
Por último, pero no menos importante, en cualquier situación y a cualquier velocidad, conducir el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, con la relación de dirección más directa del mercado (12,1:1), resulta natural e instintivo.

Sistema de frenado integrado (IBS) y discos cerámicos de carbono

Tras su debut con el Giulia, el exclusivo Sistema de frenado integrado (IBS) de Alfa Romeo también se aplica en el Stelvio Quadrifoglio. Este innovador sistema electromecánico combina el control de estabilidad con un servofreno tradicional para ofrecer una respuesta de frenado instantánea y, por lo tanto, acortar las distancias de frenado, al tiempo que contribuye significativamente a la optimización del peso. Como opcional después del lanzamiento, los clientes del Stelvio Quadrifoglio podrán elegir discos de freno cerámicos de carbono, que aseguran un peso más ligero (17 kg menos que los de serie) y una mayor resistencia mecánica, incluso a las temperaturas más altas, tanto en seco como en mojado.

Quadrifoglio, la leyenda continua

La constante investigación en la excelencia de las carreras, cuyos resultados se transfieren en su totalidad a los vehículos de producción, resume la filosofía de Alfa Romeo encarnada por el Quadrifoglio, el legendario emblema utilizado desde 1923 en los coches Alfa Romeo de mayores prestaciones, no solo los destinados a los circuitos de carreras de todo el mundo, sino también a algunas versiones de producción especiales.
El primer coche Alfa Romeo que llevó el Quadrifoglio fue el “RL” pilotado por Ugo Sivocci que ganó la 15ª edición de la Targa Florio en 1923, logrando la primera de las diez victorias de la marca en esta carrera de renombre. El mismo emblema de la buena suerte también apareció en el “P2” de Brilli Peri cuando triunfó en el primer Campeonato Mundial de Automovilismo en Monza en 1925, obteniendo el primero de los cinco títulos mundiales de Alfa Romeo. A finales de los años veinte, el emblema Quadrifoglio también se utilizó para distinguir en los circuitos de carreras entre los coches Alfa Romeo y los utilizados por la Escudería Ferrari, que utilizaron el Cavallino Rampante como su emblema.

En 1950 y 1951, Giuseppe “Nino” Farina y Juan Manuel Fangio pilotaron los vehículos Alfa Romeo 158 y 159, los famosos “Alfetta”, obteniendo el éxito en los dos primeros Campeonatos Mundiales de Fórmula 1. Luego, en los años sesenta, el Quadrifoglio apareció en la versión “lista para correr” del “Giulia”, la “TI Super”, antes de asociarse con el triángulo azul del Autodelta durante varias décadas: del “GTA” al “33”, a través de los dos Campeonatos Mundiales ganados por el “33 TT 12” (1975) y el “33 SC 12” (1977). La carrera de Alfa Romeo continuó en los años ochenta, cuando después de regresar a la F1 en 1980, obtuvo varios éxitos en carreras de turismos (“GTV 6 2.5”), hasta el triunfo en el “DTM” con el “155 V6 Ti” en 1993 y la larga serie de victorias del “156 Superturismo” (1998-2004).

Los vehículos Alfa Romeo de producción normal también han llevado con orgullo el Quadrifoglio: se otorgó a modelos especialmente de altas prestaciones construidos entre los años 60 y 80. Algunos tenían el símbolo en su carrocería, aunque no aparecía en sus nombres, como el “Giulia Sprint GT Veloce” o el “1750 GT Veloce”, mientras que otros, a partir de los años ochenta, incluían Quadrifoglio en sus nombres oficiales, como las varias versiones del “33 Quadrifoglio Verde” o el “164 Quadrifoglio Verde”.

Recientemente, el símbolo Quadrifoglio volvió a ser el centro de atención con el lanzamiento del Mito (2008) y del Giulietta (2010) y, en 2014, con la presentación del nuevo Mito y Giulietta, dos modelos dignos de un lugar en la mejor tradición Alfa Romeo, manteniendo el legado en términos de prestaciones dinámicas, sin sacrificar la eficiencia, la protección del medio ambiente o la comodidad en el uso diario. Y hoy los abanderados en la nueva generación Alfa Romeo son los modelos Giulia y Stelvio, ambos con el legendario emblema Quadrifoglio que “certifica” sus estupendas cualidades en términos de prestaciones, maniobrabilidad, relación peso/potencia de clase superior, características exteriores e interiores específicas, motopropulsores exclusivos y el genuino sonido Alfa Romeo.

PRUEBA: ALFA ROMEO STELVIO Quadrifoglio. Espíritu deportivo

Categoría: 4x4DeportivoPortadaPruebasSegmentoSUV-C
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.