El Mazda MX-30 es un crossover de cinco plazas preentado en el Salón de Tokio 2019 con 4,39 metros de longitud, 1,79 m de anchura y 1,57 m de alturacuenta con una batería de 35,5 kWh lo que le da una autonomía estimada de 200 km. Mazda aún no ha dado la cifra de potencia.

Un concepto de diseño centrado en el ser humano que lleva un paso más allá el diseño Kodo

Se ha llevado a cabo un esfuerzo coordinado para crear un aspecto sólido y puro, que refleja la belleza de eliminar cualquier elemento superfluo, tal y como propone el diseño Kodo. La expresión de esta forma meticulosamente calculada es intensa y sencilla, pero su presencia solo está completa cuando proyecta el estilo de vida y los gustos de su propietario. Se ha dedicado especial atención al frontal del vehículo, ya que debía servir como punto de partida para crear la imagen de solidez del MX-30.

La imagen de un cuerpo sólido y poderoso nace en la parte frontal del vehículo y se prolonga por los laterales de la carrocería mediante una superficie amplia y uniforme hasta la sección trasera. Es una estructura extremadamente sencilla. Los pilares D forman un ángulo muy cerrado que fusiona con fluidez el techo y el habitáculo con la trasera del cuerpo sólido. En realidad, las superficies laterales que parecen planas exhiben una curva pronunciada que se extiende desde la sección delantera hasta los pasos de rueda. Este diseño, sencillo, intenso y ágil, produce una impresión duradera cuando el MX-30 se contempla desde un lateral.

Para expresar profundidad, se ha empleado el mismo diseño de faros cilíndrico que en todos los demás modelos de nueva generación de Mazda, aunque con algunos rasgos específicos. En los grupos ópticos traseros, las tulipas siguen la forma de los alojamientos de las lámparas y acentúan su forma tridimensional.

El arco que se forma entre los pilares A y D está pintado en un color plateado, al igual que los laterales del portón trasero. De este modo, se resalta la sensación de velocidad de la cabina y su integración con la sección trasera. El techo negro hace de contraste con los pilares plateados y aporta una gran sensación de ligereza en combinación con una paleta de colores muy contemporánea. Este estilo de carrocería de tres colores estará disponible con los colores Soul Red Crystal, Polymetal Gray y Ceramic Metallic.

Diseño interior

El interior del Mazda MX-30 utiliza las expresiones de diseño y las tecnologías más avanzadas para crear sensación de espacio y amplitud en el habitáculo, con la ayuda de un estilo flotante. No es casualidad que se hayan elegido materiales que contribuyen a liberar el espíritu, con acabados muy cuidados. Al mismo tiempo, la adopción de las puertas freestyle hace posible un interior que parece envolver a los ocupantes en confort. El interior es un entorno que ayuda a ordenar la mente y recuperar el sentido de uno mismo. Así es como se traslada el concepto de diseño Humano Moderno al habitáculo.

Sin renunciar al diseño característico de Mazda de un puesto de conducción en el que el conductor es el protagonista y a la sensación de unión física con el coche, el Mazda MX-30 va un paso más allá en la filosofía del diseño horizontal, y da al interior un aspecto más amplio y minimalista. Uno de los cambios que se han introducido para dar mayor simplicidad al habitáculo es una pantalla táctil para el climatizador. Igualmente, la consola flotante, la sección superior del panel de instrumentos, la zona del cuadro de relojes y las molduras tienen un diseño que crea sensación de continuidad y ligereza. Aunque estas innovaciones aportan valor funcional, lo cierto es que Mazda ha promovido su desarrollo dentro de una iniciativa para profundizar en el valor que se percibe a través de los sentidos. A continuación, se hizo un repaso del diseño mediante un esfuerzo de colaboración con los ingenieros, utilizando datos analíticos sobre las características humanas. Desde el momento en que se abre una de las puertas, el habitáculo causa una fuerte impresión de espacio liberador. Pero al mismo tiempo, produce en el conductor —y en todos los ocupantes— una sensación aún más intensa de fusión con el vehículo.

El Mazda MX-30 aprovecha las puertas freestyle para introducir, con ayuda de la moldura de la puerta, un diseño de las plazas traseras que recuerda a un sofá. El asiento trasero no solo es un entorno agradable que rodea de confort a los ocupantes, sino que además estimula la creatividad desde el momento en que abre una de las puertas y percibe sus posibilidades de uso casi ilimitadas.

Uno de los elementos más destacados del Mazda MX-30 es la consola flotante, independiente de los componentes interiores que la rodean y que alberga una serie de controles. Se combina con una nueva pantalla táctil y ofrece uno de los espacios más contemporáneos del interior. Dicho espacio puede utilizarse libremente para guardar objetos, aunque ante todo sirve para introducir una conexión más fuerte entre el asiento del conductor y el del acompañante.

El desarrollo de colores y materiales del Mazda MX-30 se ha centrado en hacer realidad una expresión moderna a través de la adopción de un aspecto natural y de alta calidad. Mazda también ha procurado emplear materiales que demuestren un mayor respeto por el medio ambiente. Se ha tratado de extraer el atractivo natural de cada uno de los materiales empleados, y para ello la prioridad fundamental ha sido la de encontrar un equilibrio óptimo entre sostenibilidad y confort. El ajuste y los acabados han recibido la misma atención minuciosa que en los demás modelos de la gama de nueva generación de Mazda, pero dando un paso más allá.

El corcho es un producto natural con un impacto medioambiental muy bajo, puesto que para producirlo solo hay que descortezar los alcornoques, sin necesidad de talarlos. El Mazda MX-30 utiliza corcho sobrante de la producción de tapones para botellas. La calidez inherente de este material, su tacto agradable y su amortiguación se ponen magníficamente en valor en la bandeja de la consola y en los tiradores de las puertas. Con el fin de garantizar la alta resistencia que exige su uso como componente de automoción, Mazda ha desarrollado un recubrimiento específico y una técnica especial con la que procesa al mismo tiempo el corcho y el material de base. La utilización de este material también supone un homenaje a la tradición de la empresa, ya que rememora la fundación de Mazda en 1920 como Toyo Cork Kogyo Co., Ltd., dedicada en sus inicios a la fabricación de derivados del corcho.

En la parte superior del guarnecido de las puertas se ha empleado un tejido con características exclusivas de grosor, densidad y color. Esta fibra, fabricada a partir de botellas PET recicladas, es distinta de otros plásticos o pieles utilizados con anterioridad. Posee un tacto blando, como si tuviera aire en su interior, y ayuda a conseguir esa expresión de amplitud que se ha buscado en el habitáculo. Para crear este material con tacto suave, fácil de procesar, ha sido preciso desarrollar un nuevo método de moldeo integrado de fibras textiles y plásticas.

Puertas “freestyle”

Una de las características más llamativas del Mazda MX-30 son sus sorprendentes puertas freestyle sin pilar central, con unas bisagras específicamente diseñadas, que permiten que las puertas delanteras se abran 82° y las traseras, 80°. Estas puertas, de apertura enfrentada, facilitan la entrada y la salida del coche, la carga y la descarga, y también simplifican el acceso de carritos de bebé y sillas de ruedas. El amplio ángulo de apertura de las puertas delanteras está pensado para crear muchas posibilidades de uso. Por ejemplo, por su configuración y debido a la ausencia del pilar central, es posible introducir un carrito de bebé directamente tras el asiento trasero o acomodar a un bebé en una silla infantil. Primero se abre la puerta delantera y después la trasera.

Ambas pueden abrirse sin cambiar de posición. Cuando las puertas se abren de par en par, la visión es increíble y, aparte de la facilidad de acceso, surge todo un sinfín de nuevas posibilidades para disfrutar del coche. Un ejemplo: se puede escapar un momento de la rutina diaria para detenerse en el parque, abrir las puertas y escuchar unos instantes los sonidos de la naturaleza. O utilizar el coche como campamento base para actividades al aire libre con los amigos.

Como complemento a la libertad de entrada y salida de las puertas, la altura y la forma del vano está diseñado en línea con las características humanas. En la moldura de la puerta trasera hay un tirador que facilita la maniobra de apertura y cierre, sin necesidad de estirar demasiado el brazo para alcanzarla incluso con la puerta totalmente abierta. Los asientos delanteros están equipados con un mecanismo de ampliación del espacio que, con un solo toque, abate hacia adelante el respaldo y desliza todo el asiento hacia el salpicadero. El ángulo al que se pliega el respaldo y la distancia que se desliza el asiento se han dimensionado teniendo en cuenta los movimientos de los cuerpos de los ocupantes, para que entrar y salir de las plazas traseras resulte más sencillo. La anchura de los estribos laterales y la forma de sus guarnecidos también han sido diseñadas para que sea más fácil salir del habitáculo, de manera fluida y sin esfuerzo.

Pantalla táctil de 7 pulgadas

 

 

El Mazda MX-30 incorpora una pantalla táctil de 7 pulgadas en la parte frontal de la consola, lo que permite una comunicación más estrecha entre el conductor y su vehículo. Cuando el conductor abre la puerta y se sube al coche, en la pantalla aparece un grafismo que va cambiando de forma sutil. La imagen cambia de aspecto dependiendo de la hora del día y de la temperatura exterior, y contribuye a que el conductor se ponga en situación de conducir. Cuando el coche está encendido, la pantalla presenta los controles del climatizador e informa al conductor de que está a punto para iniciar la marcha.

La pantalla de 7 pulgadas eleva al máximo nivel la integración entre forma y función ya que, con el coche en marcha, sirve como panel táctil de control del climatizador. Los ajustes de temperatura y ventilación —y también la calefacción de los asientos— se controlan desde la pantalla táctil. Los controles se presentan de forma sencilla. Sus funciones están agrupadas de forma inteligente, para que todas las operaciones resulten rápidas e intuitivas. Los mandos que van montados en el marco de la pantalla ofrecen una forma alternativa de controlar el encendido y apagado del aire acondicionado, el control automático, el ajuste de la temperatura, la velocidad del ventilador y el antivaho. Estos mandos son sensibles incluso con guantes.

Posición del conductor y visibilidad

La posición del conductor es relativamente elevada, para ofrecer una visión despejada y sin obstáculos. Se ha optimizado la visión del capó desde el asiento del conductor, para que resulte más fácil saber la posición del morro del vehículo y que el conductor tenga una mejor percepción del vehículo y sus proporciones. La preocupación por este tipo de detalles facilita el manejo del vehículo en situaciones que pueden poner nervioso al conductor; por ejemplo, la conducción por carreteras estrechas o en aparcamientos. La forma de las ventanillas traseras y de las ventanillas de custodia se ha diseñado cuidadosamente, teniendo en cuenta estudios sobre las características humanas. Así, el conductor puede girar la cabeza y ver con claridad los vehículos que se encuentran en diagonal por detrás del vehículo y, en consecuencia, cambiar de carril o dar marcha atrás con mayor confianza.

Los asientos delanteros se hallan separados por una consola flotante que introduce la sensación de estar “envueltos en un espacio abierto”. Con ello se crea una zona despejada entre la parte izquierda y la derecha de ambas plazas, que los clientes pueden utilizar a su gusto. Sin embargo, lo más interesante es que realza la conexión que une al conductor y al acompañante, creando una experiencia de conducción más placentera y comunicativa. La posición de las ventanillas traseras y las ventanillas de custodia permite que los ocupantes de los asientos traseros puedan ver mejor el exterior desde una posición natural. Al mismo tiempo, el espacio redondeado que crean las puertas, las molduras laterales y los asientos traseros transmite sensaciones de confort y tranquilidad.

Con 115 cm de anchura, la zona de carga es lo bastante espaciosa como para acomodar cuatro maletas. Ofrece el espacio necesario para toda clase de situaciones, en el día a día o en los momentos de ocio. Asimismo, cuenta con un compartimento inferior bajo el suelo del maletero, perfecto para transportar objetos pequeños. La altura desde el suelo hasta el umbral de carga del maletero está diseñada en línea con las características humanas, para que sea más fácil cargar y descargar equipaje. El maletero tiene un diseño limpio y espacioso. Se ha prestado atención a detalles tales como el de minimizar la diferencia de altura entre la zona de carga y los respaldos de los asientos traseros cuando se abaten, para hacer el mejor uso posible del espacio.

Mando del cambio en un coche sin caja de cambios

El Mazda MX-30 cuenta con un cambio electrónico. Como para Mazda la seguridad es la prioridad número uno, el movimiento de la palanca de cambios es similar al del resto de modelos automáticos de la marca, es decir, se engrana en las posiciones P, R, N y D, para que resulte más sencillo saber en qué marcha se encuentra el vehículo en un momento dado. El esquema del cambio sitúa la posición de avance (D) atrás, la marcha atrás (R) delante y la posición de aparcamiento (P) también delante, desplazada hacia un lado. Este esquema, sencillo e intuitivo, se suma a una conducción más segura.

Conectividad total

El Mazda MX-30 dispone de varias tomas de alimentación adaptadas a estilos de vida muy variados. Incluye de serie dos puertos USB de 2,5 A y una toma de 12 V en la parte frontal de la consola del suelo. Con estas tomas de alimentación, es muy fácil cargar un teléfono móvil, una tablet u otros dispositivos. Este modelo incorpora también una salida de corriente alterna a 150 W, perfecta para cargar dispositivos con baterías más grandes, como ordenadores portátiles, patinetes eléctricos o drones.

Tecnología de propulsión eléctrica e-Skyactiv

La nueva tecnología de propulsión eléctrica e-Skyactiv de Mazda se ha desarrollado con el objetivo de fabricar un vehículo exclusivamente eléctrico. Fusiona un sistema que emplea una batería de iones de litio y un motor eléctrico con tecnologías derivadas de la filosofía de desarrollo centrado en el ser humano de la marca, con el objetivo de que el coche responda exactamente a las intenciones del conductor.

Configuración del sistema

El sistema e-Skyactiv está formado por varios componentes de alta tensión: el motor, la batería, el inversor y el transformador CC/CC. El inversor se encarga de convertir la corriente continua de la batería en corriente alterna para alimentar el motor. Por su parte, el transformador CC/CC reduce la tensión de la batería para dar suministro a los equipos auxiliares de 12V del coche.

El motor, el inversor, el transformador CC/CC y la caja de conexión están integrados en una unidad de alta tensión montada en la parte frontal del vehículo. El tamaño de la batería de alta tensión —que va montada bajo el suelo entre ambos ejes— se ha dimensionado escrupulosamente con el fin de minimizar las emisiones de CO2 durante todo su ciclo de vida, desde la extracción de materias primas hasta la eliminación de la batería. Para limitar su altura, utiliza un módulo de batería de alta densidad y un cableado de distribución especialmente fino, dentro de una instalación eléctrica que minimiza el tamaño del cableado que une los componentes de alta tensión. El diseño sistema de refrigeración también reduce al mínimo la pérdida de espacio interior y contribuye a que el habitáculo sea más espacioso y confortable. Como medida adicional, la caja de la batería está unida a la carrocería, para incrementar de manera efectiva la rigidez general. Las tomas de carga normal y rápida están agrupadas en un bloque al que se accede desde el paso de rueda derecho trasero. En la zona de equipaje hay una toma de corriente alterna.

Otro elemento fundamental es el esquema de control, que minimiza las pérdidas de energía en el sistema; es decir, las pérdidas del inversor, del motor y de conversión de la tensión de la batería en potencia de tracción. Por otro lado, existe un control armonizado entre el sistema eléctrico y el vehículo. Su misión consiste en reducir el consumo eléctrico para maximizar la cantidad de energía que se destina directamente a propulsar el vehículo.

Sistema de refrigeración de la batería

El Mazda MX-30 dispone de un sistema basado en refrigerante que enfría la batería cuando sube su temperatura. El objetivo es mantener la batería a una temperatura óptima, incluso en días calurosos, para evitar que se degrade por efecto del calor. Está formado por una serie de tubos de refrigeración unidos al plano inferior del módulo de la batería, en contacto con un intercambiador de calor. Esta estructura contribuye a que el bloque de la batería tenga unas dimensiones más compactas. Un sensor se encarga de monitorizar en todo momento la temperatura de la batería y controla la circulación de refrigerante en función de las necesidades. El funcionamiento el sistema de refrigeración destaca por su eficacia. Se complementa con un control cooperativo que regula los sistemas de aire acondicionado y de refrigeración de la batería, para que el comportamiento de ambos resulte eficiente.

Estructura de protección de los componentes de alta tensión

Para evitar cualquier contacto directo con los componentes de alta tensión, se ha adoptado una cubierta y un sistema de control que corta la corriente eléctrica en cuanto se detecta cualquier irregularidad. Del mismo modo, cuenta con una estructura que protege la batería frente a las fuerzas externas en caso de colisión del vehículo, y con un mecanismo de bloqueo del suministro de alta tensión. Estas medidas evitan que se produzcan descargas eléctricas en caso de que un accidente, del tipo que sea, dañe algún componente de alta tensión.

Métodos de carga

El e-Skyactiv puede cargarse a velocidad normal empleando corriente alterna o con un cargador rápido de corriente continua. El modelo es compatible con cargadores de corriente continua de los estándares CHAdeMO o COMBO. La adopción del estándar más extendido en cada región específica permite recargar el Mazda MX-30 en cualquier estación de carga de la red. Además, también admite recarga de corriente alterna hasta 6,6 kW.

Tecnologías de control de nueva generación Skyactiv-Vehicle Dynamics
G-Vectoring Control Plus eléctrico (e-GVC Plus)

En el Mazda MX-30, el G-Vectoring Control (GVC) de Mazda, que hace uso de la cadena cinemática para mejorar el comportamiento del chasis, ha evolucionado y se ha transformado en lo que ahora se denomina e-GVC Plus. Este sistema aprovecha las características de par del motor eléctrico para optimizar los desplazamientos de carga de adelante atrás en un abanico aún más amplio de situaciones reales. En cada banda de velocidad, este sistema garantiza unas transiciones suaves y fluidas entre las fuerzas G longitudinales y laterales. El efecto se nota tanto cuando el conductor circula en línea recta y hace correcciones con el volante o cuando toma las curvas. El comportamiento del vehículo resulta natural y agradable en todo momento.

El e-GVC Plus aplica un control de precisión al par del motor en respuesta a los movimientos de volante. Cuando el conductor gira el volante para entrar en una curva, el sistema reduce ligeramente el par para generar una transferencia de carga hacia la parte delantera, haciendo que el vehículo adopte un mayor aplomo en curva. En cambio, cuando el conductor empieza a devolver el volante a su posición neutra original una vez finaliza el giro, el par se incrementa ligeramente para desplazar la carga hacia atrás y estabilizar el comportamiento del vehículo. Esta acción ayuda además a que el coche recupere rápidamente la línea recta. Si el conductor lleva el volante con rapidez a su posición neutra, el control del momento de frenado que regula el comportamiento durante las curvas opera de forma coordinada. En conjunto, este sistema mejora notablemente la estabilidad durante la conducción por carreteras de montaña, autovías y superficies deslizantes. Todas estas medidas se concretan en un vehículo eléctrico con una elasticidad incomparable.

Pedal motor

El pedal motor del e-Skyactiv utiliza un sistema de control de par del motor eléctrico desarrollado por Mazda para controlar la velocidad y el aplomo del vehículo en función de la aceleración o deceleración que aplica el conductor. Conecta de forma fluida el par de avance y de marcha atrás, y aporta un control uniforme de la transferencia de la fuerza G de adelante hacia atrás. La monitorización de la presión y la velocidad con la que el conductor acciona el pedal permite cumplir las expectativas del conductor y responder con una aplicación lineal de fuerza G. Cuando el conductor pisa el pedal lentamente se produce una transición de par gradual que hace sencillo mantener la velocidad del vehículo. En contraste, cuando el pedal se acciona con rapidez, el sistema interpreta que el conductor desea acelerar y responde de inmediato con una aceleración fuerte. Cuando el conductor levanta el pie del pedal, el esquema es similar: el sistema monitoriza la velocidad con que se acciona el pedal y regula en consecuencia la respuesta de fuerza G de deceleración.

Los anclajes del motor y otras medidas diseñadas para incrementar la rigidez del sistema de transmisión de par se suman a un comportamiento más suave y estable del vehículo, incluso cuando el motor pasa de entregar par de propulsión a generar par de frenado. Adicionalmente, el control cooperativo entre la deceleración que producen el motor y los frenos cuando el conductor pisa el pedal del freno permite recuperar energía cinética y regenerar electricidad, evitando pérdidas. Por otro lado, la fuerza de deceleración que se aplica de manera fluida cuando el conductor libera el pedal motor y empieza a presionar el freno proporciona un mayor control sobre el desplazamiento de carga de adelante-atrás. Este control, a su vez, contribuye a que el MX-30 mantenga una distancia segura con respecto a otros vehículos y a que tome mejor las curvas.

Y, aunque el motor de un vehículo eléctrico no hace ruido, el e-Skyactiv de Mazda emite un sonido muy útil para que el conductor reconozca de forma subconsciente el estado de par del motor y pueda controlar con más precisión la velocidad del vehículo. Utilizando una metáfora, cuando una persona escucha cómo suena un río, la frecuencia del sonido y la presión sonora le permiten hacerse una idea de su caudal y de la fuerza de la corriente. Mazda aprovecha esta característica humana y efectúa un control sonoro activo a través del equipo de sonido, de modo que el conductor escuche un sonido natural y placentero. Ese sonido está perfectamente sincronizado con la entrega de par del motor, para que el conductor reciba un estímulo que refleja con precisión las condiciones de conducción y sea consciente del grado de control necesario para que el vehículo responda a sus intenciones.

Comportamiento de los frenos

Para Mazda, el comportamiento ideal de los frenos consiste en que apliquen fuerza de frenado desde el mismo instante en que el conductor toca el pedal y que mantengan un nivel de fuerza uniforme. Del mismo modo, la fuerza de frenado debe liberarse con suavidad cuando el conductor levanta ligeramente el pie del pedal. El sistema de frenos se ha desarrollado bajo esta premisa, con la idea de reducir la resistencia de rodadura al tiempo que se intensifica el control. El comportamiento resultante ayuda a los ocupantes del vehículo a maximizar su capacidad innata para mantener el equilibrio. De paso, la experiencia de conducción es más placentera.

Seguridad activa i-Activsense

Frenada de emergencia (SBS) con Turn-Across Traffic

El SBS se complementa con la nueva función Turn-Across Traffic, que se suma a los sistemas que ya se montaban para monitorizar el vehículo, los peatones —de día y de noche— y los ciclistas. Cuando se gira a la izquierda en una intersección, la cámara de visión delantera y los sensores de radar monitorizan el tráfico. Si el sistema determina que existe riesgo de colisionar, aplica automáticamente los frenos con el fin de evitar el impacto o de mitigar posibles daños. Esta función solo se activa a baja velocidad y está programada para monitorizar los vehículos cercanos.

Emergency Lane Keeping

Asistente de mantenimiento en carretera

Cuando el coche circula a velocidades de unos 60 km/h o más, la cámara de visión delantera monitoriza la vegetación, los bordillos y otros elementos similares situados en los bordes de las carreteras sin marcas viales. Cuando el sistema determina que existe riesgo de que el vehículo se salga de la carretera, proporciona asistencia a la dirección para evitarlo. Esta función resulta muy tranquilizadora cuando se circula por vías sin marcas de carril.

Asistente de ángulo muerto

Este sistema utiliza sensores de radar de 24 GHz para monitorizar la zona trasera y los laterales del coche cuando se circula a velocidades de 60 km/h o superiores. Si el conductor gira el volante para cambiar de carril mientras se le aproxima otro vehículo por el ángulo muerto trasero, el sistema aporta asistencia a la dirección para prevenir el impacto o al menos mitigar los daños.

Seguridad pasiva

Una carrocería ligera y de alta rigidez diseñada pensando en la seguridad

Con el fin de proteger a los ocupantes del habitáculo en caso de que se produzca una colisión, el diseño sin pilar central del Mazda MX-30 utiliza un proceso en el que primero se adhiere un material estampado en caliente a un material de refuerzo multifacético. A continuación, se les da forma a los dos juntos, dando lugar al pilar A y al lateral del techo. En toda la estructura se hace un uso extensivo del acero de 1.310 MPa y de otros aceros de resistencia ultraalta, que se combinan con unas estructuras de absorción de energía de alta eficiencia. Adicionalmente, el interior de las puertas traseras lleva un refuerzo vertical estampado en caliente, pensado para dotar a las puertas freestyle de una elevada seguridad en caso de colisión. El resultado final es una estructura capaz de resistir la energía de impacto procedente de una colisión lateral y dispersarla eficazmente hacia el vano de las puertas. Gracias a los refuerzos en las bisagras delanteras y traseras, y también en los estribos laterales, se ha conseguido una carrocería con una resistencia y una capacidad de absorción de energía al mismo nivel que la de los coches con pilares centrales.

En el Mazda MX-30, además, se ha adoptado un sistema de seguridad que corta la corriente eléctrica en el mismo instante en que se detecta una colisión. Por otro lado, la batería está cubierta con un material de alta resistencia y rodeada por un bastidor rígido. Este diseño proporciona una robusta protección a la batería que, a su vez, protege también a los ocupantes del habitáculo de posibles lesiones secundarias causadas por la exposición a altas tensiones eléctricas.

 

GALERIA

Mazda MX-30, el crossover eléctrico según Mazda

Categoría: CrossoverEléctricoNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.