En marcha

Conducir el KONA eléctrico ofrece una movilidad sostenible –un objetivo con el que Hyundai está totalmente comprometido– con la misma sensación y estilo de conducir un vehículo de tipo SUV. La posibilidad de elegir entre dos versiones de un mismo motor fortalece el carácter, sin compromiso, del coche. Hyundai ha decidido emplear unas baterías de polímero de litio para el KONA eléctrico, en lugar de las convencionales de hidruro metálico de níquel. Las primeras proporcionan menor efecto memoria y una excelente capacidad para cargarse y descargarse de la forma más eficiente, entregando siempre la máxima potencia.

El KONA eléctrico ofrece movilidad eléctrica pura con dos opciones mecánicas. La versión de mayor autonomía, que cuenta con una batería de 64 kWh, proporciona una autonomía eléctrica de 482 km y un consumo de energía de 14,3 kWh/100 km (según ciclo WLTP). El motor eléctrico desarrolla una potencia de 150 kW y permite acelerar al KONA de 0 a 100 km/h en unos impresionantes 7,6 segundos. Con una capacidad de batería de 39,2 kWh, la versión standard permite recorrer 312 km con una sola recarga. El motor tiene una potencia de 100 kW y el consumo de energía de tan solo 13,9 kWh/100 km (según ciclo WLTP).

Ambas versiones entregan un par inmediato de 395 Nm, ofreciendo al conductor del KONA eléctrico una gran diversión al volante, ya que toda la potencia está disponible desde el primer segundo. La versión con batería de mayor capacidad disfruta de una velocidad máxima de 167 km/h, mientras que con la batería estándar la velocidad punta es de 155 km/h. El cambio electrónico por botón “shift-by-wire” permite operar con el vehículo de manera sencilla, simplemente presionando los botones para seleccionar los modos de conducción. Igualmente elimina el espacio requerido para las conexiones mecánicas de un cambio normal y la transmisión, lo que proporciona espacio adicional de almacenaje en la parte delantera. El nuevo SUV eléctrico del segmento de los subcompactos fabricado por Hyundai también incorpora un freno de mano eléctrico al alcance del conductor.

El 80% de la carga de la batería de polímero de litio sólo necesita 54 minutos para cargarse cuando emplea una toma de carga rápida de 100 kW. Con el cargador de a bordo, de 7,2kW, recargar el coche con corriente normal lleva 9 horas y 40 minutos para el paquete de baterías de autonomía larga y 6 horas y 10 minutos para el paquete de baterías de autonomía corta. Los conductores también tienen la opción de cargar su coche con una toma de corriente compatible, instalada en su casa, usando el cable ICCB. El puerto de carga está localizado en el frontal del vehículo, cerca del logo de Hyundai.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Hyundai KONA EV. La autonomía ya no es excusa

Categoría: 4x2EléctricoPortadaPruebasSegmentoSUV-B
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.