En marcha

Los prototipos de alto rendimiento de Hyundai han sido concebidos durante el desarrollo de los coches para el WRC. Por ese motivo el WRC está considerado como la plataforma que ha dado origen a la línea N y, en consecuencia, al i30 N. Durante las carreras, con los coches compitiendo en caminos de grava, asfalto, nieve y hielo, los ingenieros de Hyundai Motor han trabajado para identificar aquellos aspectos necesarios para conseguir un mayor refinamiento y potenciales mejoras de rendimiento de conducción para el i30 N.

Centro de pruebas de Nürburgring

Nürburgring fue y sigue siendo utilizado para perfeccionar las tecnologías de alto rendimiento de la línea N, de Hyundai. Este año la icónica pista de Nürburgring, conocida como una de las más desafiantes del mundo, cumple 90 años. Con 73 curvas y 20,8 kilómetros de asfalto, es también un enorme complejo de deportes del motor y sede del propio centro de pruebas de Hyundai Motor, con una superficie de 3.600 metros cuadrados. Esta instalación está dirigida por el Centro Técnico de Hyundai Motor Europa. Las pruebas de durabilidad acelerada de Hyundai Motor se realizan en estas instalaciones. Cada uno de los coches que toman parte en las pruebas recorre el circuito completo de Nürburgring entre 420 y 480 veces, tanto en condiciones de seco como de mojado, simulando hasta 180.000 km de conducción extrema –el equivalente al ciclo de vida de un vehículo normal– pero en un periodo de entre sólo cuatro y seis semanas, lo que supone cubrir 110 exigentes vueltas cada semana

Centro de I+D de Namyang: lugar de nacimiento del i30 N

Inaugurado en 1995 en Hwaseong, Corea del Sur, y con 13.000 investigadores, el Centro de I+D de Namyang es el corazón de la red mundial de I+D de Hyundai Motor y el lugar de nacimiento del nuevo i30 N. Levantado sobre una superficie de más de 3,3 millones de metros cuadrados, está formado por varios centros de diseño e ingeniería, zonas de pruebas de conducción, rendimiento y potencia, un túnel de viento aero acústico y un centro de I+D especialmente enfocado en el medio ambiente. Alberga un total de 34 carreteras, incluyendo una carretera de adoquines sobresalientes y una pista de alta velocidad de 4,5 km. En total, la instalación cuenta con una longitud total de las carreteras de 70 kilómetros. El nivel de estabilidad del i30 N es el resultado de meses de pruebas aerodinámicas en el Centro de Investigación de Tecnología de Namyang, en Corea, y en el túnel de viento.

Fabricado en Europa

El i30 N se fabricará en la planta de Hyundai Motor en Nošovice, República Checa. Esta instalación se inauguró en 2008 y comenzó la producción de la primera generación i30 ese mismo año. Tiene una capacidad de producción anual de 350.000 automóviles y cumple los más altos estándares de calidad para satisfacer las expectativas de los clientes europeos. La fábrica también cuenta con una pista de pruebas abierta de 3,3 kilómetros para garantizar que se prueban las características dinámicas y de ruido, así como todas las funciones de cada vehículo. Además, se realiza una comprobación completa de la carrocería para detectar fugas de fluidos y asegurar un correcto montaje.

El i30 N ofrece un nuevo nivel de precisión en la dirección asistida por motor, montado en la cremallera (R-MDPS), proporciona estabilidad al vehículo a altas velocidades y hace que el coche responda de manera instantánea a bajas velocidades. El sistema de asistencia a la dirección eléctrica ofrece un rendimiento muy alto y está diseñado para neumáticos duros y altas relaciones de transmisión.

El tren delantero N Power Sense aporta mayor rigidez lateral logrando disminuir su peso en comparación con la versión convencional. El tren delantero N Power Sense envía información rápida y precisa desde el tren delantero al conductor, mejorando el agarre y transfiriendo la potencia del motor a la carretera con eficacia. El Launch Control del i30 N controla el par motor al arrancar desde parado, mejorando las prestaciones de aceleración. Este control se puede utilizar optimizando el modo de conducción N: con el control electrónico de estabilidad (ESC) desconectado y el embrague desacoplado, la primera marcha se puede meter inmediatamente soltando el pedal del embrague.

La función Rev Matching aumenta automáticamente las revoluciones del motor cuando el conductor cambia de una marcha más alta a una más baja. En consecuencia, dependiendo del modo de conducción, permite cambios descendentes más suaves o más deportivos. La función Rev Matching se puede activar fácilmente mediante un botón situado en el lado derecho del volante. Mediante el control de la fuerza de amortiguación se mejora tanto el manejo como la estabilidad. Dependiendo de las condiciones de conducción, desde los desplazamientos diarios al pilotaje en circuito, el rendimiento del vehículo puede variar. El uso de una válvula solenoide garantiza el tarado óptimo, permitiendo al conductor controlar la rigidez de la suspensión con sólo pulsar un botón.

El Control Electrónico de Estabilidad (ESC) garantiza el paso por curva más seguro del vehículo durante las maniobras en curva. Si lo desea el conductor, el ESC puede desconectarse completamente para obtener la máxima sensación de conducción. El excelente comportamiento en curva del i30 N se logra mediante la utilización de diferentes tecnologías de alto rendimiento, como el diferencial electrónico de deslizamiento limitado N con autoblocante. Este dispositivo permite que las ruedas giren a velocidades diferentes aplicando un par distinto en cada una de ellas. Gracias a ello se reduce el deslizamiento de las ruedas en condiciones específicas y se minimiza el subviraje en las curvas. El Diferencial N mejora la velocidad máxima en curva. Dependiendo del modo de conducción, el conductor puede seleccionar diferentes sonidos de escape y gestionar así de manera activa el control de la válvula de escape. El sonido difiere según el tamaño de la apertura de la válvula. El escape de salida doble tiene varios ajustes, permitiendo que el coche aumente la cantidad de ruido de escape desde una configuración normal a otra decididamente potente, incluyendo sonidos artificiales de detonación de combustible.

El i30 N está equipado con un motor turbo de 2.0 litros con dos especificaciones de potencia: el propulsor del paquete Standard entrega 250 CV (consumo de combustible: 7.0 l/100 km; CO2 combinado: 159 g/km), mientras que la potencia máxima con el paquete Performance se incrementa a 275 CV (el consumo de combustible: 7.1 l/100 km; CO2 combinado: 163 g/km). En ambos casos el par máximo es de 353 Nm, con una velocidad máxima de 250 km/h. La función overboost, que se activa al alcanzar el par máximo, incrementa aún más el par hasta 378 Nm. La versión de 250 CV acelera de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos* y la versión de 275 CV, en 6,1 segundos.

El motor ofrece una respuesta directa con un desarrollo de potencia lineal mediante un turbo de respuesta temprana. Está disponible con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades. La potencia se transfiere de manera independiente al tren de engranajes con el fin de estar siempre listo para pasar a la siguiente marcha sin interrupción de par.

Cuando está equipado con el paquete Performance, el i30 N incorpora neumáticos Hyundai N de altas prestaciones Pirelli P-Zero de 19 pulgadas, pinzas de freno N de diseño distintivo y color rojo y discos de freno más grandes (18 pulgadas en el eje delantero y 17 pulgadas en el eje trasero). El Diferencial N con autoblocante electrónico (E-LSD) y el sistema de válvula de escape variable son características adicionales incluidas en el paquete Performance para proporcionar una óptima experiencia de carreras.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Hyundai i30 N. Saca el rebelde que llevas dentro

Categoría: CompactoDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.