En marcha

El nuevo Hyundai i20 ofrece dos bloques gasolina. El primero de ellos es el Kappa 1.0 T-GDI, disponible para toda la gama i20, y que va a contar con dos potencias disponibles: 100 y 120 CV. Esta mecánica se podrá asociar a una caja de cambios manual de 5 velocidades para la versión de 100 CV, o bien de 6 velocidades (versión Coupé) para la variante más potente, en la que también estará disponible una transmisión automática de doble embrague 7-DCT. El segundo bloque se compone de Kappa 1.2 T-GDI, solo para el 5 puertas, de 84 CV de potencia, asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades. Todas las versiones —5 puertas, 3 puertas coupé y Active—, contarán de serie con un sistema Start&Stop.

Para la versión de cinco puertas está disponible el motor Kappa de 1,2 litros, cuya potencia máxima es de 84 CV (61,8 kW) va ligado a un cambio manual de cinco velocidades. El sistema de parada y arranque automático Idle Stop&Go (ISG), de serie en las tres carrocerías del i20, contribuye a obtener un menor consumo de combustible, generar menores emisiones de CO2 e incrementar la eficiencia. El ahorro de combustible al usar el ISG resulta especialmente evidente cuando se conduce en áreas urbanas, ya que el ISG apaga el motor automáticamente cuando el automóvil se detiene. Todos los motores del i20 cumplen con la estricta normativa Euro 6.


Hemos realizado una ruta que mezclaba zonas urbanas, carreteras secundarias y reviradas, con tramos de autovía. Tengo claro que la versión ideal para este coche es el motor 1.0 de 100 CV y el cambio automático de 7 velocidades. Con este conjunto, el i20 es un coche muy satisfactorio, con un rendimiento suficiente. El motor 1.0, tanto con 100 como con 120 CV tiene un buen desempeño y con la caja de doble embrague de 7 velocidades, que es rápida y suave, conseguimos una sensación de control y confort muy alta. En curvas la respuesta de la dirección, con una asistencia bastante suave, es buena aunque si aumentamos el ritmo en exceso notamos que se le acumula el trabajo y aparece el subviraje. Algo completamente normal en un coche pensado para la ciudad. Las suspensiones están bien trabajadas, sujetando bien el coche y aislando bastante bien el interior de los baches.

 

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: HYUNDAI i20 Tecno 1.0 TGDI 7-DCT

Categoría: PortadaPruebasSegmentoUtilitario
2

2 comments

  • Medio tocayo. Todas las pruebas me dejan con mucha claridad lo que cuentas, ya que me lo haces fácil. Tenemos un polo del 2017 y un 5008 de 2017 también, y todo lo que contaste de estos coches me valieron. Te sigo con mucho agrado. Un saludo.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.