En marcha

Al igual que el Tiguan clásico, el nuevo Tiguan Allspace también cuenta con tracción delantera y total. Ambas versiones del SUV pueden remolcar, dependiendo del motor, grandes cargas de hasta 2.500 kg (con freno, inclinación del 8 %). Volkswagen ofrece, como opción, un enganche para remolque con bola orientable. Esta se desbloquea y posiciona eléctricamente en cuestión de segundos.

La gama de motores de gasolina Euro6, TSI, y de motores diésel Euro6, TDI, se situa en un nivel superior al Tiguan normal. Esto es debido a que el Tigual Allspace tiene un posicionamiento. Están a disposición de los clientes de Volkswagen cinco potentes propulsores TSI y TDI. Los dos turbos de gasolina ofrecen potencias de 150 CV y 180 CV. Los tres turbodiésel ofrecen potencias de 150 CV, 190 CV y 240 CV. Todos los TDI disponen de un catalizador SCR y un depósito de AdBlue para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno al mínimo. Todos los motores del Tiguan Allspace son cuatro cilindros sobrealimentados de inyección directa.

Las versiones de 150 CV del SUV de Volkswagen pueden estar equipadas, como opción, con el sistema de tracción total 4MOTION. Esta lleva incluido el interruptor “4MOTION Active Control” con selección de perfiles de conducción. El resto de los Tiguan Allspace, a partir de 180 CV para el TSI y 190 CV para el TDI, disponen de tracción total de serie. Lo mismo sucede con el cambio automático de doble embrague DSG.

Uno de los detalles especiales de todas las versiones del Tiguan Allspace con tracción total es el interruptor “4MOTION Active Control”. Este cuenta con selección de perfiles de conducción. El sistema se activa a través de un interruptor multifunción situado en la consola central. A través de este interruptor el conductor puede activar cuatro modos de conducción y diferentes menús pop-up. Si el conductor gira el interruptor redondo hacia la izquierda, accederá a los dos perfiles de carretera «On-road» y «Snow». Si gira el interruptor hacia la derecha, el conductor accederá a los dos perfiles Off-road: «Off-road» con ajuste automático de los parámetros Off-road, o «Off-road Individual» con ajustes variables. A través del interruptor “4MOTION Active Control” el conductor puede variar, en cuestión de segundos, todos los asistentes de conducción relacionados con la propulsión.

En los primeros kilómetros percibimos que el Tiguan es un SUV con mucho aplomo en la calzada. El motor diésel de 240 CV es más que suficiente para mover con soltura los más de 1.800 kg que pesa este coche. Si lo que se quiere es realizar una conducción tranquila y confortable, la dirección y el tacto de los mandos ayudarán mucho. Pero dentro del habitáculo, siempre que circulemos por autovía a velocidades legales, el motor será un rumor, algo que no pasa al ralentí, donde se hace más áspero y ruidoso, así como en plena aceleración. En conducción más agresiva y deportiva, el motor responde de maravilla y sus 240 CV harán que no pensemos que el coche necesita unos pocos más. Eso sí, la transmisión DSG no se caracteriza por ser especialmente suave cuando hundimos el pie derecho, pero en esta versión DSG7 hay que reconocer que los famosos males de la caja de Volkswagen se han visto bastante dulcificados. Las transiciones entre las marchas se hacen con rapidez, pero más notorias de lo que cabría esperar, sobre todo en las reducciones.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Volkswagen Tiguan Allspace: La lógica del espacio

Categoría: 4x24x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.