En marcha

En el momento de su lanzamiento, el nuevo BMW X4 contará con cuatro mecánicas gasolina y tres diésel con potencias que van de los 184, hasta los 360 CV de las potentes versiones M Performance M40i y M40d. El rango de consumos irá desde los 5,4 a los 9 l/100 km. Todas estás opciones irán asociadas a una caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades y el sistema de tracción total xDrive.

En la parte ciclo, el chasis ha sido aligerado para una mejor dinámica de conducción y que podrán complementarse con sistemas opcionales como la dirección variable, control de rendimiento, y una suspensión adaptativa, frenos y diferencial de la gama M Sport.

La unidad que pudimos probar fue un X4 25d xDrive con paquete M Sport. Por dentro es exactamente igual que un X3, tanto por apariencia como por el buen hacer en el montaje de todos los elementos. Guarnecidos, textiles y plásticos o metales, todos tienen un montaje preciso y sin tacha. El motor 25d es un dos litros con cuatro cilindros y tecnología Twinturbo que desarrolla 231 CV, suficientes para mover con mucha agilidad al X4.

Durante la prueba pudimos comprobar que las únicas diferencias que presenta la conducción del X4 con respecto al X3 tienen que ver con las derivas propias de la carrocería, el ajuste de las suspensiones y la diferencia de tamaño de las vias delantera y trasera (+4 cm) y la diferencia de peso. El resto de sensaciones son las mismas.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW X4 25d xDrive 2018. Mejorando lo presente

Categoría: 4x4CrossoverPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.