Diseño

Más de 200.000 unidades vendidas en todo el mundo es un buen indicativo del éxito que ha tenido la respuesta alemana para quienes querían algo mejor que un X3 pero sin llegar a lo que ofrece un X5. La segunda generación del SUV de tamaño medio se pone al día y lo hace con una propuesta clara: manteniendo la fórmula del original, ha puesto énfasis en la deportividad y el dinamismo con un diseño mucho más atractivo y unas prestaciones a la altura.

Es uno de los aspectos más llamativos del nuevo BMW X4. Hablamos por supuesto de su diseño, el cual sigue manteniendo ese asombroso parecido al hermano mayor de la familia, el X6. Son precisamente estas líneas las que hacen especialmente atractivo a este nuevo X4. Siendo la zaga la parte que más ha cambiado con respecto a la generación anterior. Los faros —de nueva factura y mucho más alargados—, junto a las nuevas salidas de escape a cada lado aportan un cierto aire coupé al conjunto.

Los faros LED dobles con contornos dinámicos y las luces antiniebla horizontales forman una nueva interpretación del familiar rostro de seis ojos de los modelos BMW X. La precisa línea de los hombros, que va de las manillas de las puertas a los faros traseros, y la característica línea entre los arcos de las ruedas, rompen las superficies laterales de la carrocería. Esto crea a unas caderas perfectamente definidas y que están enfatizadas por la zona de la luna trasera. El estilizado techo de aire coupé comienza inclinándose de una forma elegante, antes de hacerlo de un modo más evidente hacia la luna trasera.

En lo referente a medidas, el modelo aumenta su longitud (+81 mm), ancho (+37 mm) y longitud de la distancia entre ejes (+54 mm), así como una altura de 3 mm menos en comparación con el modelo predecesor. El peso del vehículo ha sido reducido hasta 50 kilogramos en comparación con el modelo predecesor, gracias a las medidas BMW EfficientLightweight. La aerodinámica es la más eficiente en su segmento con un coeficiente (Cd) de 0.30.

Las líneas horizontales, las luces traseras LED que se proyectan hacia fuera gracias a sus formas tridimensionales y las salidas gemelas de escape (compartidas por todas las variantes de motor), aumentan la sensación visual de anchura de la zaga. Los BMW X4 xLine, M Sport X y M Sport, disponen de elementos de diseño únicos y de llantas de aleación ligera de 19 pulgadas. Estas versiones permiten personalizar el diseño exterior e interior para reflejar los gustos individuales de cada usuario. Y los clientes también pueden elegir entre la variada gama de opciones de BMW Individual.

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW X4 25d xDrive 2018. Mejorando lo presente

Categoría: 4x4CrossoverPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.