El Porsch 919 Hybrid del WEC consigue batir el registro de un F1 en Spa

Una versión evolucionada del Porsche 919 Hybrid ganador de Le Mans ha establecido un nuevo récord de vuelta en el circuito de Spa-Francorchamps, que hasta entonces pertenecía a Lewis Hamilton.

El piloto oficial de Porsche, Neel Jani, consiguió un tiempo de 1:41.770 minutos en la pista de 7,004 kilómetros de longitud del circuito belga de Gran Premio, situado en las montañas de las Ardenas. El suizo de 34 años batió el récord anterior, establecido por Lewis Hamilton al volante de un Mercedes F1 W07 Hybrid, por 0,783 segundos. La vuelta de Hamilton, en 1:42.553 minutos, fue lograda el 26 de agosto de 2017 y le aseguró la pole position en la carrera de Fórmula 1 del pasado año. Jani consiguió una velocidad máxima de 359 km/h y una velocidad media de 245,61 km/h en su vuelta récord, que inició a las 10:23 horas.

La temperatura ambiente era de 11° centígrados y la de la pista de 13 grados. Con el 919 Hybrid, Porsche ha ganado las 24 Horas de Le Mans tres veces consecutivas, entre 2015 y 2017, así como los títulos de Constructores y Pilotos en el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA (WEC) durante los mismos años.

¿Cómo se ha producido el récord?

El reglamento técnico de la FIA para el WEC y Le Mans ha tenido el éxito de lograr una lucha cerrada entre los muy diferentes conceptos de prototipos híbridos de la clase 1 inscritos por Audi, Porsche y Toyota. Como consecuencia de ello nunca se pudo responder a la pregunta de cuál sería el potencial del Porsche 919 Hybrid si no estuviera atado a esas limitaciones… hasta ahora. Para preparar el vehículo del récord, la base que se tomó fue la del coche campeón del mundo de 2017. Primero se llevaron a cabo desarrollos que se habían preparado para el WEC 2018, pero que nunca se pusieron en práctica después de la retirada, a finales de 2017. Además, se hicieron varias modificaciones aerodinámicas. Todo el hardware del grupo propulsor se mantuvo sin cambios en el ‘Porsche 919 Hybrid Evo’.

El 919 está propulsado por un motor V4 2 litros turbo y dos sistemas de recuperación de energía diferentes: uno recoge la energía de la frenada del eje delantero y el otro de los gases de escape. El motor de combustión mueve el eje trasero, mientras que el eléctrico impulsa el delantero para acelerar el coche con cuatro ruedas motrices. Al mismo tiempo, se recupera energía del sistema de escape, que de otra forma se iría a la atmósfera sin aprovechar. La energía eléctrica que proviene de los frenos delanteros y del sistema de escape se almacena temporalmente en una batería de iones de litio refrigerada por líquido.

La reglamentación del WEC limitaba la energía por vuelta obtenida del combustible utilizando un medidor de flujo. En la prueba de Spa de la temporada 2017, la última del Porsche 919 Hybrid, éste podía usar 1,784 kilos/2,464 litros de gasolina por vuelta. Con esas especificaciones, el motor V4 de combustión daba una potencia de alrededor de 500 caballos. Liberado de dichas restricciones y equipado con un software actualizado, pero utilizando la gasolina habitual de carrera (E20, que contiene un 20% de bioetanol), el 919 Hybrid Evo alcanza los 720 CV.

La cantidad de energía de los dos sistemas de recuperación que se pudo emplear en cada vuelta de Spa 2017 fue de 6,37 megajulios. Esa cifra está muy por debajo del potencial del sistema. En la vuelta del récord, Neel Jani empleó un total de 8,49 megajulios, aumentando la potencia del motor eléctrico un 10%, de 400 a 440 caballos.

Los ingenieros también han mejorado la aerodinámica del 919 Evo respecto a la de la reglamentación. El nuevo difusor delantero se equilibra ahora con el nuevo y enorme alerón trasero, y ambos tienen sistemas de control activo para reducir la resistencia al aire. Estos sistemas, de funcionamiento hidráulico, recortan el borde posterior del difusor delantero y abren el hueco entre el plano principal del alerón trasero y el ala, respectivamente, para incrementar la eficiencia aerodinámica del Evo.

Por debajo, las canalizaciones de flujo y el suelo del Evo han sido optimizadas con faldones de altura fija, para incrementar de nuevo el rendimiento aerodinámico y hacer que sea lo más eficiente posible. En total, la modificaciones han supuesto un 53% más de carga aerodinámica y un aumento en eficiencia del 66% (en comparación con la calificación en la prueba de Spa del WEC 2017). Para ayudar a mejorar aún más las prestaciones, el rapidísimo Evo incorpora un sistema de frenos por cable en las cuatro ruedas que proporciona un control adicional de giro sobre el eje vertical. Además, la dirección asistida está adaptada para cargas mayores y se monta brazos de suspensión más duros en ambos ejes.

Comparado con el coche en configuración de carrera, el peso en vacío se ha reducido 39 kilos, hasta llegar a los 849. Para lograrlo, todo lo que no se necesita para una única vuelta se ha eliminado: aire acondicionado, limpiaparabrisas, varios sensores, aparatos electrónicos para control de carrera, sistema de luces y sistema de gatos neumático.

El socio durante muchos años de Porsche en cuestiones de neumáticos, Michelin, se interesó rápidamente en trabajar con un coche que generaba más carga aerodinámica que un monoplaza de Fórmula 1. Manteniendo las dimensiones de los neumáticos (31/71-18), el objetivo ha sido incrementar significativamente el nivel de agarre. Para ello, Michelin ha desarrollado nuevos compuestos para proporcionar el agarre necesario sin comprometer la seguridad.

Galería

El Porsche 919 Hybrid del WEC consigue batir el registro de un F1 en Spa

Categoría: CompeticiónWEC
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.