En marcha

Adoptando numerosas medidas con la finalidad de mejorar el chasis, los ingenieros lograron mejorar perceptiblemente el dinamismo del coche, su capacidad de mantener su trayectoria en línea recta y las sensaciones que tiene el conductor al volante. Ello significa que el nuevo modelo es más deportivo que el anterior, aunque sin por ello menguar el nivel de confort dinámico. Las opciones disponibles de chasis son: la suspensión deportiva M, el control dinámico de la amortiguación, los frenos deportivos M y la dirección variable deportiva.

En el momento de su lanzamiento, el BMW X3 tendrá tres mecánicas gasolina y dos diésel. El M40i de 360 CV de potencia será el primero en llegar, aunque no faltarán el xDrive20i de 184 CV de potencia y el xDrive30i de 252 CV. Es muy posible que veamos una versión M, a tenor de las imágenes espía.

Las opciones diésel de inicio son el xDrive20d de 190 CV y un xDrive30d de 265 CV. Todas las motorizaciones mencionadas anteriormente irán asociadas a una caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades de serie. Más adelante llegarán las versiones con tracción trasera. Para 2018 se espera que llegue la versión híbrida. Mientras que habrá que esperar a 2020 para ver el modelo 100% eléctrico.

Para la prueba de conducción hemos elegido el X3 xDrive 30d porque creemos que es la unidad más equilibrada. Una vez dentro, notas el salto de nivel en cuanto a acabados —mucho más refinados ahora— y sobre todo en cuanto a espacio. Porque este nuevo X3 es más grande que la primera generación del X5.

Una vez a los mandos, el motor diésel 3.0 de 258 CV y cambio automático de 8 velocidades es una configuración más que suficiente para el desempeño que se va a hacer de este nuevo X3. Gracias a los modos de conducción Eco Pro, Comfort y Sport podemos elegir diferentes configuraciones del coche. En el modo Sport sentimos como la dirección y la suspensión se vuelven más duras y la aceleración se vuelve más directa con un cambio de marchas preciso. El x3 puede ser el compañero perfecto de viaje, porque en el modo Comfort todo se vuelve más suave y tranquilo. Además, se ha conseguido una mejor insonorización, incluso con viento.

Dinámicamente hablando, el nuevo X3 cumple con creces. Con una puesta a punto que permite a partes iguales una conducción deportiva o un viaje de varias horas. En definitiva, una tercera generación que eleva el listón de calidad, prestaciones y tecnología ofreciendo un producto redondo y bien trabajado.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW X3 2018. ¡Creciendo, que es gerundio!

Categoría: 4x24x4PortadaPruebasSegmentoSUV
3

3 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.