Interior y vida a bordo

Las mejoras del nuevo SUV 4×4 de Subaru en cuanto a la parte mecánica comienzan en un chasis totalmente nuevo que aumenta su rigidez gracias a un mayor empleo de aceros de alta resistencia lo que se traduce en una mayor seguridad y un mayor nivel de confort de marcha. Pero Subaru no ha querido quedarse ahí y ha logrado aumentar la calidad de rodadura reduciendo en gran medida los niveles de ruido y vibraciones a través de la reducción de la sonoridad del motor y la incorporación de nuevos elementos como los paneles de insonorización y aumento del grosor de los mismos, tacos de motor hidráulicos, paneles de los bajos del coche, pasos de rueda y aletas más gruesas y una luna delantera con mejor aislamiento acústico.

El nuevo interior destaca por la calidad de los materiales empleados, el nivel de equipamiento y la habitabilidad. El panel de instrumentos incorpora una nueva pantalla de cristal líquido con la información del ordenador.

El sistema de navegación y entretenimiento, preside la parte central del cuadro de mandos con una pantalla táctil multifunción de color negro piano, que incorpora el sistema «Starlink» y las últimas novedades en conectividad para dispositivos móviles, además de ofrecer un tacto y manejo mucho más intuitivo que en el modelo anterior. Un nuevo volante multifunción controla el sistema de audio, teléfono y control de crucero y liberándolo el panel central de botones que desvíen la atención de la carretera. A destacar el espacio del habitáculo. Es increíble el espacio disponible para las plazas traseras que es sencillamente espectacular.

Diseño

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

Nuestros videos

PRUEBA: Subaru Outback 2017. No hay límites

Categoría: 4x4Berlina grandeCrossoverFamiliarPortadaPruebasSegmento
1

1 comment

  • Una prueba muy completa, a los amantes de los coches nos encanta ver a una marca mantenerse fiel a su tradición y hacer productos tan especiales, por otro lado, si se hace un vehículo de otra forma, implica que no tiene porqué ser del gusto de todos, y eso es lo que creo que refleja esta prueba.

    EL outback 2.5 es un coche comodo, amplio, que ofrece esa suavidad y fiabilidad de un gran gasolina automático, con una motricidad extraordinaria, un 4×4 permanente de verdad….es todo eso y más, pero como contrapartida no es ágil, es un coche que pide ritmo y conducción suave (pesa, va elevado, suspensión pensada para comerse baches, neumáticos de alto perfil…),el consumo (evidentemente) no es bajo (8’6 me parece muy razonable) y la estética no sigue la moda SUV, pero de eso va este coche, es una oferta diferente y tiene grandes virtudes y a precio muy razonable, pero implica alguna contrapartida y tiene una línea conservadora que no convencera a quien no valore sus virtudes.

    Por cierto Antono, ¿Subaru sigue ofreciendo la versión a GLP de este modelo?, porque a día de hoy parecería más razonable que el boxer diesel.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.