Diseño

 

Si algo no se puede discutir es que este Grandland X tiene el diseño propio de la actual Opel. Un diseño que tiene su máximo exponente en el Insignia Grand Sport. La parrilla articula un frontal agresivo en el que tanto los faros como el paragolpes juegan un papel importante. Al igual que en el Crossland X, el pilar C tiene una importancia notable en la vista lateral del coche. Opel ha jugado con los colores de la carrocería y del techo para crear un diseño más dinámico. Detrás es quizá donde menos sorpresas hay ya que la marca alemana ha optado por unos pilotos muy reconocibles dentro de su gama.

La longitud total de este SUV compacto es de 4,47 metros, mientras que su altura y su anchura son de 1,84 y 1,63 metros respectivamente. Unas cotas casi calcadas a las de su hermano francés, el Peugeot 3008. Y es que este nuevo SUV está construido sobre la plataforma modular EMP2, un desarrollo del grupo PSA del que se aprovecha Opel, ahora también perteneciente al grupo francés.

 

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: OPEL Grandland X. Opel apuesta todo al SUV

Categoría: 4x2CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.