Acabados y equipamiento

El equipamiento básico incluye el volante de cuero, llantas de aleación, climatizador monozona, Bluetooth, Radio con conector USB/AUX, cuatro altavoces, asiento posterior partido, elevalunas electricos, cierre centralizado, cargador portátil, mando iDrive, toma de 12 voltios.

Si queremos más, tenemos el paquete Comfort por unos 2.000 euros, que incluye el volante multifunción, espejos retrovisores eléctricos, reposabrazos central delantero, paquete de compartimentos, sensor de lluvia, climatizador bizona y control de crucero con función de frenado asistido. El paquete «Comfort Advanced», disponible por 2.800 euros, incluye lo mismo que el anterior más el alumbrado por LED y el sistema de navegación Business. Hay cuatro ambientes para elegir, que cambian el aspecto interior. El «Atelier» es de serie, el «Loft» (interior en color claro) cuesta 1.500 euros, el «Lodge» cuesta 2.000 euros y el «Suite» (con el interior oscuro) sale por unos 3.000 euros.

El BMW i3 es el primer coche eléctrico del mundo plenamente incluido en la nube. En ninguna otra parte se ofrece un intercambio de datos tan completo entre el coche, el conductor y el mundo exterior. Los servicios de BMW ConnectedDrive están disponibles en el BMW i3 a través de la tarjeta SIM que este modelo incluye de serie. Los servicios de navegación, especialmente desarrollados para atender temas relacionados con la movilidad eléctrica, completan la oferta de servicios, entre ellos el de información «Concierge Services», así como la llamada de emergencia inteligente.

Los servicios específicos de BMW ConnectedDrive relacionados con BMW i se centran en la navegación y en la gestión de la energía. El asistente de previsión de la autonomía del coche incide en la planificación de la ruta y en el modo de conducción. Si el destino seleccionado mediante el navegador se encuentra fuera del rango de la autonomía del coche, el sistema le propone al conductor cambiar al modo «ECO PRO» o, respectivamente, «ECO PRO +», además de calcular una ruta alterna más eficiente. Si fuese necesario recargar la batería en una estación de recarga pública, el sistema le indica al conductor dónde se encuentran las estaciones disponibles a lo largo de su ruta.

Con el BMW i3, los costes de mantenimiento se reducen en un 20% mientras que las reparaciones serán de media un 15% más baratas, sin contar con que las averías de este tipo de coches son mínimas. A esto hay que añadir que este tipo de vehículos están exentos de varios impuestos y que no pagan por aparcar en las zonas de aparcamiento regulado. Y luego está el coste de recargar el coche, que a igualdad de kilómetros recorridos, es diez veces más barato que un diesel de potencia similar.

El BMW i3 se puede cargar en un enchufe doméstico (tarda ocho horas en un enchufe con un mínimo de 16 amperios), en una conexión de carga rápida (se consigue el 80% de la carga en solo media hora) o bien a través de lo que BMW denomina WallBox, que son unos cuadros eléctricos especiales para ser instalados es casa. Existen dos tipos de módulos. El normal cuesta 795 euros y rebaja el tiempo de carga de ocho a cinco horas. El segundo modelo llegará a lo largo de 2014 y realiza una recarga completa en sólo tres horas. BMW se encarga de la instalación, del mantenimiento y del asesoramiento integral. BMW ofrecerá más adelante una versión de autonomía extendida que monta un motor (de la GS 650) bicilíndrico de 645 centímetros cúbicos y 34 CV, con un depósito de 9 litros de gasolina que garantiza energía suficiente para cubrir unos 100 kilómetros más.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW i3 94 Ah REX. Vida extra contra la ansiedad eléctrica

Categoría: EléctricoPortadaPruebasSegmentoUrbano
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.