Diseño

Lo primero que llama la atención es, sin duda, su diseño. Es diferente a todos los BMW, sin embargo es un BMW. Eso sí, detalles azules por toda la carrocería nos dan pistas sobre el carácter tan especial de este vehículo. Después de mirarlo por todos lados nos encontramos con que los neumáticos de este BMW i3 tienen unas dimensiones realmente raras. Unas enormes y preciosas llantas de 19 pulgadas montan unos neumáticos con dimensiones 155/70 R19 delante y 175/70 R19 detrás. Estos están diseñados para favorecer, sobre todo, la eficiencia y el ahorro de energía. Y es una pena porque son los responsables de que el BMW i3 no pueda mostrar todo el potencial que lleva dentro.

El BMW i3 es un eléctrico puro de casi cuatro metros de largo, con cuatro plazas y un maletero de 260 litros. Se mueve gracias a un motor eléctrico de 170 CV de potencia máxima y 250 Nm de par motor alimentado por baterías de ion de litio con una autonomía máxima de 200 km según el ciclo de homologación europeo. La versión que hemos probado es la eléctrica enchufable y contaba con elementos de equipamiento diferenciadores como una tapicería de cuero de buen tacto, madera en el salpicadero y un guarnecido de puertas y salpicadero que usa plásticos reciclados.

 

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: BMW i3 94 Ah REX. Vida extra contra la ansiedad eléctrica

Categoría: EléctricoPortadaPruebasSegmentoUrbano
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.