En marcha

La marca francesa del rombo mezcla en el Twingo GT la agilidad de un propulsión trasera con la experiencia del departamento Renault Sport para crear un coche divertido de conducir. El propulsor que mueve este vehículo es el Energy TCe de 898 cc. Este pequeño motor de tres cilindros, que está instalado sobre el eje trasero, se le ha modificado el sistema de admisión de aire y el mapa motor para que pueda alcanzar una potencia de 110 CV. Justo la misma de la que presume su «primo hermano», el smart forfour BRABUS.

Se echa de menos un cuentarrevoluciones porque el motor gira tan rápido que llega al corte sin que nos demos cuenta. Entiendo que para una versión con cambio automático no haga falta, pero para el manual es básico. Además de las mejoras del propulsor, el Twingo GT ha sufrido cambios en el chasis, ha visto revisada su suspensión, y se le ha calibrado el ESP y la dirección asistida variable. Todo esto permite al vehículo poder entregar toda la potencia con seguridad. El resultado de estas mejoras de suspensión y chasis hacen que el coche sea más manejable y la dirección responda mejor y sea más ágil en carreteras viradas. Y a fé que lo hace, porque incluso yendo rápido (en circuito) se nota aplomado. Eso si, a velocidad alta, el eje delantero no da mucha confianza, con una flotabilidad que no es agradable. Pero cuando la carretera se vuelve ratonera, es uno de los más divertidos y efectivos del segmento.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

Nuestros videos

PRUEBA: Renault Twingo GT. Pequeño pero matón

Categoría: DeportivoPortadaPruebasSegmentoUrbano
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.