En marcha

Lo primero que sorprende en el Insignia Grand Sport es la calidad de realización del interior. Está claro que el camino iniciado por el Astra en cuanto a diseño y calidad de realización se ha acentuado en el Insignia para hacerlo más excelso. El salpicadero tiene un diseño menos masivo que la generación anterior y resulta más amable. Además, facilita la visión hacia delante debido a su menor altura. Los asientos probados, todos con reglajes eléctricos para el conductor , con función de contorno ajustable y masaje, son muy buenos. Sujetan a prácticamente cualquier complexión y tamaño de conductor.Puedes ir sentado en una posición más baja que en la generación anterior y tienes más espacio en los hombros y las caderas.

A nivel dinámico, este diésel no se mueve lo más mínimo fuera de la línea. El motor está muy bien insonorizado, no hay pegas aerodinámicas, y lo que más me ha molestado, ojo al dato, es que la palanca del cambio tiene el pomo algo gordo, nada ergonómico, y cada vez que había que cambiar de marcha me incomodaba un poco el tema. Seguro que con el paso del tiempo se pasa, pero la sensación primera fue esa.

No me he adentrado demasiado en las ayudas tecnológicas a la conducción, pero el nuevo Head Up Display apunta muy bien, con posibilidad de personalizar fácilmente la información que ves proyectada. La pantalla táctil del navegador, con toda la conectividad habitual en Opel, con el plus del wifi y el On Star, sigue estando al pie del cañón y funcionando de lujo. No recuerdo en cuál de los dos tardó un poco en reaccionar al principio, pero luego, todo funcionó como se espera.

El 2.0 CDTI de 170 CV es un poco rumoroso al ralentí pero una vez en marcha el sonido se reduce mucho y se convierte en un motor perfecto para viajar y hacer muchos kilómetros. Con potencia y par más que suficientes, con la caja de cambios manual de 6 velocidades tiene unas prestaciones notables en las autopistas alemanas sin límite de velocidad, donde ganar velocidad en sexta nos parecía increíblemente fácil. Como pero pondría unos desarrollos algo largos que le penalizaban un poco en las recuperaciones. Los consumos han sido correctos, con una media en torno a los 6,4 litros en modo normal y unos 7,4 litros en modo más animado.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: OPEL Insignia Grand Sport CDTI 170 Excellence. Dinámico y atractivo

Categoría: Berlina grandePortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.