Opel Insignia GSi: la tradición continúa

El Opel Insignia GSi se adelanta a su presentación oficial en Frankfurt para ofrecernos el modelo más deportivo, dinámico y prestacional de la gama.

Con el Opel Corsa D de 2012 se ponía fin a las icónicas siglas GSi. Cinco años más tarde renacen para ofrecernos el Opel Insignia más radical en cuanto a prestaciones y que ha sido capaz de dejar bien atrás en Nürburgring a su predecesor: el Insignia OPC.

Cualidades de un auténtico GSi

Característica del Opel Insignia GSi es la combinación de diseño ligero, bajo centro de gravedad y la potencia del motor de 2.0 litros turbo. El resultado es un equilibrio excelente y una excelente relación peso/potencia. Con grandes tomas de aire cromadas en la parte delantera y un eficiente alerón trasero para la carga aerodinámica necesaria en el eje trasero, la imagen del GSi coincide perfectamente con su rendimiento. El chasis con su configuración dinámica y elevado nivel de agarre, combinado con la tracción integral, garantiza una experiencia de conducción gratificante, así como la máxima seguridad.

Dos motores disponibles para el Opel Insignia GSi

El nuevo sedán deportivo de Opel está propulsado por un impresionante motor turbo de gasolina que combina la eficiencia de combustible con el rendimiento. El potente 2.0 litros turbo genera 260 CV de potencia y desarrolla un par de 400 Nm. Su consumo combinado es de 8,6 l/100 km. La unidad de cuatro cilindros se combina con una nueva transmisión automática de ocho velocidades. Además del 2.0 litros turbo de gasolina, el GSi también ofrecerá un nuevo y potente motor diésel de 210 CV y 480 Nm.

Puesto a punto en el ‘Infierno Verde’

La puesta a punto final del Insignia GSi se realizó en el legendario Nürburgring-Nordschleife. Los ingenieros de Opel han desarrollado un chasis completamente nuevo para el GSi en Nürburgring. Hablamos del chasis FlexiRide mactrónico, el cual es capaz de adaptar los amortiguadores y la dirección en una fracción de segundo. La centralita también cambia la calibración del pedal del acelerador y los puntos de cambio de la transmisión. El conductor puede elegir entre los modos “Standard”, “Tour” y “Sport”. Sujeto al modo elegido, la dirección y la respuesta del acelerador puedes ser aún más directa.

Exclusivo para el GSi es el modo “Competición”, que se activa a través del botón ESP. Una doble pulsación permite a los pilotos más habilidosos encender y apagar el control de tracción para poder llevar al límite el vehículo. Un sistema de frenos de la firma Brembo con pizas de cuatro pistones y discos de 345 mm se encargan de hacer frenar al Opel Insignia GSi.

Un interior con sello GSi

El habitáculo del Opel Insignia GSi destila deportividad y dinamismo por los cuatro costados. Cuenta con un volante multifunción y achatado en su parte inferior específico para esta versión. Los asientos, con certificación AGR, combinan confort y deportividad al asemejarse a los tipo bucket. El techo negro, así como los pedales de aluminio certifican el carácter y la naturaleza deportiva del Insignia GSi.

De momento esto es lo poco que sabemos sobre el modelo más agresivo y deportivo de la gama Insignia. Habrá que esperar a su presentación oficial en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt que se celebra en septiembre para conocer más sobre él. Os mantendremos informados.

Galería

Opel Insignia GSi: la tradición continúa

Categoría: Berlina mediaNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.