En marcha

Nos ponemos en marcha, y de primeras, como buen híbrido, no suena nada y la palabra ready luce en verde en el cuadro de mandos, indicando que ya está disponible para iniciar la marcha. Cuando entra el motor de combustión en funcionamiento, la verdad, es que no hace demasiado ruido. Incluso hay veces que ni te enteras. Hasta 50 km/h y con las baterías llenas puedes rodar hasta tres kilómetros sin gastar una gota de gasolina.

El cambio automático no es nada malo y pasa completamente inadvertido, salvo cuando damos un pisotón al acelerón, donde una vez más, el ruido producido del motor no es directamente proporcional a la sensación de velocidad. Como es habitual, y pese a los intentos por aislarlo e insonorizarlo, llega nítidamente al interior. Para que te hagas una idea, el 0-100 km/hora está homologado en 11 segundos, más rápido que un Kia Niro, más potente y con cambio de doble embrague…

Pasan los kilómetros, hacemos un mixto de carreteras de segundo orden, con muchas curvas y rotondas, paso por poblaciones y unos cuantos kilómetros en la ciudad. Nuestra media llega a 5,4 litros a los 100 km, aunque es verdad que en bastantes ocasiones hemos tenido que adelantar a vehículos lentos y hemos exigido bien al motor. En ciudad la cifra la clavamos en los 3,4 litros, cerca de la cifra homologada de 3,6.

La sensación de conducción es buena. Nos gusta la dirección, muy precisa y firme. También nos gusta su pisada, segura y firme también. El trabajo de suspensiones y de chasis se nota y exigiéndole en algunas curvas, cuesta que pierda rueda. En cualquier caso, el objetivo de conducirlo como un compacto se logra, pues su altura al suelo tampoco es exagerada y se nota que el centro de gravedad está más bajo que cualquier otro SUV. Si no te vuelves loco pisando a fondo es un coche muy agradable de conducir, apenas entra ruido al habitáculo, sólo un leve murmullo aerodinámico al límite de las velocidades legales. Es incuestionable que en momentos puntuales te gustaría contar con algo más de potencia y aceleración, pero para un uso casi cien por cien urbanita es un coche ideal.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Toyota C-HR. Diseño y eficiencia

Categoría: 4x2PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.