Interior y vida a bordo

El habitáculo de este Nissan X-Trail ofrece un confort casi inesperado, y espacio más que amplio para que las familias de todo tipo no tengan problemas en este sentido. El X-Trail está disponible con cinco o siete plazas y su sistema de asientos ofrece varias disposiciones para pasajeros y su equipaje. Sin embargo, desgraciadamente, nuestra unidad no cuenta con la opción de 7 plazas, que se paga aparte. Habrá que esperar a una próxima evolución para comprobar las bondades de este sistema para familias numerosas.

Aún sin esta tercera fila de asientos disponible en nuestro coche, la segunda fila se divide y se pliega con una distribución de 60/40 para conseguir espacio adicional para el equipaje, los respaldos se reclinan para aumentar el confort de los pasajeros y los asientos se deslizan hacia adelante. Las plazas de esta segunda fila de asientos es espectacular en cuanto acomodo y espacio. Matrícula de honor.

También tiene disponible el portón trasero eléctrico, que se abre y cierra mediante un botón situado en el maletero, con la llave inteligente Nissan o con un interruptor situado al lado del conductor. La capacidad del maletero es de 550 litros para la versión de 5 plazas, 445 litros si hubiéramos probado la versión de siete. Bien pensado el hecho de contar con un doble plano de carga móvil y hasta rueda de repuesto en su parte inferior.

Dejando de lado el tema habitabilidad, una vez más, tenemos que ser conscientes de que nuestra unidad es tope de gama, acabado Tekna. En las antípodas del Acenta, que es el entrada a gama, el que marca el 23.600 euros del precio de acceso, nos encontramos con, a pesar de todo, cierta sobriedad en el diseño de todos los elementos y en los materiales que componen salpicadero y consola central, principalmente.

Al tacto, salvo los asientos, que son impecables, sí que arrugamos un poco la nariz en cuanto a ajustes, plásticos y tejidos, pero no olvidemos que Nissan apuesta por el eclecticismo y huye de experimentos para intentar no ahuyentar a uno solo de los posibles compradores, pues no olvidemos que el objetivo final de este X-Trail es gustar a la mayor parte de sus clientes objetivo.

Fuera de estridencias, el gris oscuro se combina con toques negros y grises más claros para configurar un todo que no renuncia a la tecnología, pero busca siempre la facilidad de uso y la sencillez. Es por ello que la doble esfera analógica tradicional no puede faltar, pero tampoco escatima en espacio para la información del ordenador de a bordo y ayudas a la conducción en la parte central entre ambas.

El volante no está mal, pero el gris metalizado que afina la silueta del aro no nos termina de convencer del todo. Pensamos que con el uso prolongado tarde o temprano la pintura se irá, pero habrá que verlo con el paso de esos años. La botonería, por su parte, nos ha parecido muy bien situada y de funcionamiento impecable.

La parte superior del salpicadero tiene porte de coche grande, el diseño de las salidas de aire encima de la pantalla táctil del navegador nos parece fenomenal. Eso sí, el ‘bendito’ negro piano del plástico que rodea a modo de carcasa la pantalla y las teclas que le acompañan son un nacedero de polvo que funciona como un imán de los potentes. Casi cualquier otra superficie aquí habría valido.

La pantalla táctil del navegador no es de las más grandes ni de las que mejor calidad presenta, pero la ‘tactibilidad’ es correcta y la ordenación de los menús es muy lógica e intuitiva. No falta la información de la velocidad máxima de la vía, algo que es muy de agradecer y ya casi básico en cualquier coche a la venta.

En cuanto a los asientos, nuestra unidad cuenta con unos de cuero micro perforado que rayan la perfección. Quizá es mejorable la zona del reposacabezas, su regulación y confort, pero a nivel de comodidad y sujeción, el notable alto lo tiene más que conseguido.

Vemos con muy buenos ojos los distintos y diferentes huecos que tenemos en todo el habitáculo. Quizá la guantera no es la referencia, los huecos de las puertas son buenos, pero el práctico debajo de la consola, los reposabebidas, otro más al lado, y el pedazo de espacio bajo el reposabrazos delantero, son más que reseñables.

En lo que respecta a equipamiento, en nuestro Tekna no falta de nada, ni el techo panorámico practicable y de accionamiento eléctrico, la tapicería de piel con doble ribete, iluminación interior… Los asientos delanteros con calefacción son ideales en las mañanas frías, mientras que los portavasos calefactados/refrigerados mantienen las bebidas a la temperatura ideal en cada estación del año.

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: NISSAN X-TRAIL. 4X4 Racional

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSin categoríaSUVTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.