Audi Q8 sport concept: hacia nuevas cotas de eficiencia

En el Salón del Automóvil de Ginebra 2017, Audi presenta el Q8 sport concept. Un coche conceptual que anticipa la visión que los ingenieros y los diseñadores de Audi tienen para el SUV dinámico y eficiente del mañana.

Si ayer os hablábamos del nuevo RS 5 Coupé como una de las apuestas fuertes de los de Ingolstadt, el nuevo Q8 sport concept es sin duda la más llamativa. Además, este coche conceptual buscará revolucionar la eficiencia de los vehículos actuales con unas cifras realmente impresionantes: es muy potente, contando con un propulsor híbrido TFSI de 476 CV, siendo capaz de hacer el 0-100 Km/h en tan sólo 4,7 segundos. Pero la clave de este Q8 está en su consumo, que gracias al nuevo sistema de propulsión de alta eficiencia es capaz de consumir hasta un litro menos que otros vehículos similares en cuanto a mecánica.

La arquitectura del sistema de propulsión del Audi Q8 sport concept se basa en un motor 3.0 TFSI de seis cilindros que desarrolla 450 CV de potencia con un compresor accionado eléctricamente y un sistema mild hybrid para la recuperación de energía. Cuando los dos sistemas trabajan juntos, el Q8 desarrolla una potencia total de 476 CV y un par máximo de 700 Nm. La autonomía de este novedoso sistema de propulsión es de 1.200 kms y unas emisiones de 25 gr/km.

La batería de iones de litio, con una capacidad de almacenamiento de energía de 0,9 kWh, se ubica en la parte trasera bajo el piso del maletero, y hace posible que se pueda seguir avanzando en situaciones de tráfico lento con el motor de combustión desactivado, además de poder maniobrar y estacionar utilizando únicamente energía eléctrica. Durante las frenadas, el generador de 20 kW es capaz de recuperar energía de forma eficiente que recarga rápidamente la batería, para asegurar que el vehículo pueda desplazarse de forma regular en modo eléctrico.

Resumiendo, el sistema de propulsión del Audi Q8 sport concept, con su motor V6 TFSI y el motor eléctrico adicional, proporciona el rendimiento de un motor de ocho cilindros con el consumo de combustible de un cuatro cilindros. Esto es así debido a que comparado con un motor similar sin estar equipado con el sistema mild hybrid, el consumo se reduce en más de un litro por cada 100 kilómetros, a pesar de ofrecer 20 kW de potencia adicional.

Otro de los puntos fuertes de este Q8 es la suspensión, ya que monta Audi adaptive air suspension sport, un sistema neumático adaptativo con amortiguación controlada electrónicamente, ofrece una amplia variedad de reglajes para conseguir siempre un comportamiento preciso. Además, permite ajustar la altura al suelo de la carrocería en cinco niveles con 99 milímetros de diferencia de altura entre ellos. Los ejes delantero y trasero cuentan con un diseño de cinco brazos en aleación ligera.

En cuanto al diseño, es similar a lo que ya pudo verse en Detroit pero con una revisión centrada en resaltar sus características deportivas. El Q8 sport concept mide 5,04 metros de largo, 1,70 metros de alto, 2,04 metros de ancho y tiene una batalla de 3 metros. Como viene siendo habitual en los nuevos diseños de Audi, la parrilla Singleframe octogonal esculpida en una única pieza, y más ancha que en los actuales modelos Audi de producción en serie. Incluye una estructura en trama de nido de abeja con segmentos en aluminio mientras que el borde exterior está acabado en un color de contraste. Como rasgo típico en los modelos de Audi Sport, las entradas de aire son mucho más grandes comparadas con el modelo base, para cumplir con las mayores necesidades de refrigeración del motor de altas prestaciones. Un blade del color de la carrocería destaca en el borde inferior del paragolpes delantero.

Sobre la inclinada luneta posterior del concept car se sitúa un largo spoiler, justo en el borde del techo. Un doble labio tipo spoiler por debajo de la luneta forma un contorno sobre el portón eléctrico del maletero. La tira de luces que se extiende por todo el ancho de la parte trasera es una característica distintiva a través de la iluminación. Sirve tanto para los pilotos y luces de freno posteriores como para los intermitentes dinámicos. La placa de matrícula del Audi Q8 sport concept está situada sobre una franja negra entre los grupos ópticos. El difusor está realizado en aluminio, con su travesaño central en fibra de carbono en acabado brillante. Integrados en el difusor, las salidas de escape ovales también llaman la atención por su acabado en aluminio cepillado.

El interior del Audi Q8 sport concept ofrece un enorme espacio para cuatro personas, así como para sus respectivos equipajes. El maletero tiene una capacidad de 630 litros. Las ensanchadas líneas del habitáculo proporcionan un ambiente deportivo a la vez que elegante. En el túnel central, la consola central parece flotar sobre éste e integra la palanca de cambios con mando por cable, con la que el conductor maneja la transmisión tiptronic de ocho velocidades de forma electrónica.

Los asientos delanteros deportivos, así como los dos asientos individuales de la parte de atrás, están formados por segmentos que aparentan ser cuerpos geométricos separados, desde las envolventes zonas laterales hasta los reposacabezas. Una tira horizontal de aluminio divide los respaldos a la altura de la línea de hombros de la ventanilla. Un gran arco horizontal recorre el borde inferior del parabrisas y enmarca los asientos del conductor y del pasajero delantero, sin interferir en el espacio.

La zona central de control y las pantallas están integradas en el “black panel”, un elemento negro brillante enmarcado por un perfil de aluminio. Cuando permanece apagado, el monitor queda integrado de forma invisible en la superficie y las líneas fluyen con armonía. Cuando la pantalla está en funcionamiento también queda perfectamente integrada en la línea de diseño. En la zona de los pasajeros delanteros, el “black panel” enmarca un logotipo gráfico de quattro. Las inserciones en forma de flecha de las puertas otorgan expresividad al diseño. Las barras de aluminio a modo de adornos que están integrados en ellas hacen las veces de tiradores para la apertura de las puertas. Cuando está oscuro, una tira de LED ilumina el interior con una luz blanca.

La información se encuentra principalmente en las pantallas táctiles del evolucionado Audi virtual cockpit y del head-up display con apariencia analógica. Todas las pantallas se caracterizan por un nuevo diseño digital que se concentra sistemáticamente en las informaciones más significativas.

El head-up display proyecta imágenes importantes al parabrisas, dentro del campo de visión directo del conductor. La sensación es que esa información está proyectada en un entorno real. De este modo, una flecha de navegación aparece en la misma posición que la flecha que encontramos en ese momento sobre la carretera, por ejemplo; se trata de una aplicación inteligente de la realidad aumentada. Las notificaciones de los sistemas de ayuda al conductor también combinan los mundos virtual y físico.

La pantalla del MMI en el centro del salpicadero se utiliza para controlar el sistema de información y entretenimiento y para la configuración del vehículo. La pantalla para el sistema de climatización está integrada dentro de la sección diagonal de la consola central. Mientras se utiliza, la muñeca del conductor puede descansar cómodamente sobre la palanca de la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades. Si los sensores del asiento detectan que hay un pasajero sentado delante, la pantalla táctil muestra sus configuraciones de climatización, una función que no está disponible cuando el conductor viaja solo. Otra pantalla táctil a la izquierda del volante se reserva para las funciones de iluminación.

Audi Q8 sport concept: hacia nuevas cotas de eficiencia

Categoría: CoupéHíbridoNovedadesSalones del AutomovilSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.