En marcha

La gama de motores está formada por tres gasolina y tres diésel. La gama TFSI queda formada por el 1.0 TFSI de 116 CV, el 1.4 TFSI de 150 CV con desactivación selectiva de cilindros y el 2.0 TFSI de 190 CV. En cuanto a la gama diésel, el motor menos potente es el 1.6 TDI de 116 CV mientras que el 2.0 TDI es la opción más prestacional con potencias de 150 y 190 CV. Junto a estos motores encontramos una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática de doble embrague (DSG) de siete relaciones que es de serie con los motores 2.0 TFSI y 2.0 TDI. Todo esto se complementa con la opción de poder equipar la tracción total quattro.

Hemos probado el 1.6 TDI de 116 CV con caja manual de 6 velocidades. En un entorno donde la lluvia era la tónica normal, las prestaciones quedaban en un segundo plano, más que nada por el tipo de carretera por la que mayoritariamente circulábamos. Carreteras de segundo orden que conectaban pequeños pueblos con la carretera muy mojada o directamente encharcada. En estas condiciones, el Audi Q2 no ha tenido ningún problema de motricidad ni reacciones extrañas, a pesar de llevar solo tracción delantera.

El TDI de 116 CV nos parece ideal para el que quiera un coche con potencia suficiente para moverse en cualquier circunstancia. Lo hemos notado más reactivo y con más potencia que el anterior TDI de 110 CV. También más rumoroso, ciertamente, tanto al ralentí como en marcha normal. El cambio de 6 marchas de accionamiento manual tiene un tacto perfecto y preciso, con unos desarrollos quizás demasiado largos para el par y la potencia de este pequeño TDI. El consumo obtenido durante la prueba, con una conducción “de prueba”, con aceleraciones constantes y sin mantener una velocidad constante, ha sido de 5,2 litros, una cifra más que correcta.

PRUEBA: AUDI Q2. Inetiquetable y necesario

Categoría: 4x24x4CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.