En marcha

Nos ponemos en marcha con este motor de tres cilindros de 1.199 centímetros cúbicos de Citroën y rápidamente nos damos cuenta de que, en parado, no hace demasiado ruido, pero a poco que empezamos a rodar, en bajas y medias revoluciones sí que se deja notar. En cualquier caso, no se sienten vibraciones en el interior, aunque se aprecia que la insonorización no es la de una berlina premium, precisamente. Ni tampoco la de un compacto. En este apartado es claramente superado por un buen número de rivales directos. En viajes por autovía, más o menos largos, notarás un poco esta rumorosidad e insonorización mejorable.

Foto Citroën C3

En cualquier tipo de escenario, ciudad, autovía o carreteras de montaña, salen a relucir unas suspensiones muy cómodas, demasiado, tanto, que para mi gusto son bastante blandas, hasta el punto de que en curvas enlazadas el pasajero, principalmente, tendrá la sensación de un bamboleo constante y bastante marcado.

En la urbe, su escenario más habitual, vienen bien estas amortiguaciones con poca retención para baches y demás irregularidades del firme, pero los giros amplios en autopista o las curvas más o menos cerradas a cierta velocidad, digamos que no son nada apetecibles, es más, el coche flanea más de lo que te gustaría notar, y no aporta seguridad si vas con prisa. Si la conducción es sosegada, normal, no hay que temer nada ni mucho menos, incluso es aquí cuando se valorará más este tarado de suspensiones.

Foto Citroën C3

El cambio manual es correcto, aunque en ocasiones echas de menos la sexta velocidad. Lo que más nos gusta es el funcionamiento suave de todo y lo que sube de vueltas el motor, aunque el empuje es limitado, los 110 caballos están muy bien aprovechados y sirven perfectamente para mover el nuevo Citroën C3 y no echar en falta más potencia. Es más, si vas con prisa, notarás aceleraciones incluso bastante decentes.

Nos acordamos de la presentación a la prensa de este modelo en Barcelona hace poco y recordamos que el 1.2 de 110 caballos no representa un gran salto de potencia con respecto al de 82... pero cuando llevas prisa sí que se agradece. Sólo cuando pisas a fondo de verdad notas una mayor aceleración, pero tampoco nada estratosférico. Un poco Yin y Yan.

Una vez más, nos damos cuenta de que Citroën sigue ahorrando todo lo que puede en algunos elementos, normal y necesario para sacar el producto a la venta con un precio coherente con respecto a la competencia, pero es que de nuevo encontramos que el sistema de velocidad de crucero aún confía en la palanca que ya vimos en el Peugeot 206 hace dos décadas. Da rabia.

En general, la conducción es muy fácil y tranquila. El C3 va bastante fino, suave, parece que lo hace todo sin esfuerzo… será muy del agrado de jóvenes y no tan jóvenes, por aquello de hacer la mayoría de las cosas sin gran esfuerzo.

Foto Citroën C3

De nuevo dicotomía en este nuevo Citroën C3 en cosas como que monta un sistema de parada y arranque automáticos del motor que entra en funcionamiento, sobre todo en la urbe, cuando paras en semáforos, stop y demás… pero hemos notado que la parada no dura mucho. No sé si es porque tira mucho de electricidad los instrumentos en funcionamiento, pero no aguanta más de 20-25 segundos y en seguida notas que el motor vuelve a arrancar.

Consumos. El 5,7 litros a los 100 km de media que hemos hecho tras más de medio millar de kilómetros de prueba nos gusta, pero es que venimos de probar un Seat Ibiza con unos pocos caballos menos, pero también tricilíndrico, y el consumo que ha hecho es algo menor, con un refinamiento mecánico mucho más logrado. También hay que ver que el C3 acaba de salir y tiene mucho margen de mejora y en breve ya sabremos cómo será el próximo Seat Ibiza. Ciclos distintos.

También hemos notado que el consumo es muy sensible a la presión del acelerador. Se puede bajar de 5,5 l/100 km con un poco de atención fuera de la ciudad, pero a la mínima que en autovía te acercas a los límites legales… la cosa empieza a subir verdaderamente.

Foto Citroën C3

Diseño

Interior y vida a bordo

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: CITROËN C3. Moda urbana

Categoría: CompactoPortadaPruebasSegmentoUrbano
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.