Interior y vida a bordo

Una vez visto y analizado el exterior del nuevo emblema de Kia, esperábamos un poco más de iniciativa y riesgo en el diseño del interior en el Sportage, y pese a que es moderno y ordenado, es bastante más tradicional y discreto que el exterior.

Foto Kia Sportage 2016

Obviamente, el aspecto que tiene el nuevo Kia Sportage depende bastante de la versión y el equipamiento que tenga, aunque en líneas generales, la impresión más común es que hay mucho botón, pero los materiales son de muy buena calidad y la consola, orientada hacia el conductor, es muy completa y está presidida por una gran pantalla táctil donde el navegador brilla con luz propia. Además, se aprecia un toque deportivo en el diseño de la misma, cosa que es muy de agradecer.

Hablamos ahora de nuestro GT Line, recuerda que es el top de gama de un total de cinco acabados, y no podemos decir otra cosa más que Kia ha tirado la casa por la ventana en cuanto a equipamiento. Luces dinámicas, corrección autónoma de volante para permanecer en carril, largas automáticas, aviso de ángulo muerto, frenado de emergencia, entrada de USB en plazas traseras, navegador táctil con pantalla de 7 y 8 pulgadas, actualización gratuita de mapas durante los 7 años de garantía, 8 altavoces JBL, respaldos reclinables en plazas traseras 60/40…

Y lo más increíble es algo que nos parece negativo. Atentos, sólo dispone de motores con parada y arranque automático ISG las mecánicas más austeras de la gama. Ni siquiera este 2.0 de 136 caballos lo puede montar. Paradójico cuanto menos. Al menos y por contra, en este acabado, no tenemos que sacar la llave ni para abrir la puerta ni para arrancar el Sportage.

Foto Kia Sportage 2016

Nos acordamos perfectamente del día que acudimos a la presentación europea de este modelo, hace ya unos meses, donde apreciamos esfuerzos de la marca como el hecho de tener asientos con hasta tres durezas distintas en función de la parte que tratemos. El confort en las cinco plazas es muy elevado.

La ergonomía del interior es indiscutible. Formas armoniosas, superficies de plástico blando bien integradas con zonas de plástico más duro, asientos de gran calidad y fenomenal sujeción, volante de tacto notable, aunque mantiene aún el diseño más conservador en su zona central. El cuero microperforado y el achatado inferior, correspondiente al acabado deportivo que manejamos, unido al pedalier en aluminio, tienen bastante protagonismo.

El cuadro de mandos está fenomenalmente bien definido, muy claro y con una zona central en la que el ordenador de a bordo muestra toda su información con orden y concierto. Nos ha gustado mucho también la consola central con todo lo que hay aquí. La pantalla del navegador es de buena calidad, y los botones no tienen pérdida. Nos gustan los botones más cercanos a la palanca del cambio, del sensor de aparcamiento y del descenso controlado de pendientes.

Foto Kia Sportage

Chapeau por el navegador y todas las funciones que esconde la pantalla táctil del mismo. Calidad y coherencia son innegociables, con un diseño sencillo pero muy bien integrado. Destaca la calidad de imagen y la facilidad para interactuar con la pantalla, bien con nuestros dedos directamente, bien mediante botones y teclas. Lástima que algunas funciones sólo estén disponibles en parado y el copiloto no puede acceder a ellas en movimiento.

Miramos atrás y nos encontramos con una segunda fila de asientos brillante por muchas cosas. Gran altura al techo lo primero. Lo segundo, tres amplias plazas, pudiendo inclinar el respaldo con generosidad, lo que unido a un gran espacio para rodillas y piernas dibujan un todo espacioso como no recuerdo en el segmento. El espectacular techo panorámico de nuestra unidad agiganta aún más la sensación de espacio y habitabilidad del interior.

Y aún más atrás, maletero de poco más 500 litros con doble fondo y posibilidad de convertirlo, con los asientos plegados, en casi 1.500. Nos gusta poder contar con bandeja para ocultar la carga y una rueda de repuesto de emergencia bajo el piso del maletero.

Foto Kia Sportage 2016

Mención especial para un extra que hasta ahora apenas hemos visto en otros coches, siempre de gama media alta, y no es otro que el wifi incorporado. Bravo.

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: KIA SPORTAGE. El futuro presente del SUV coreano

Categoría: 4x2PortadaPruebasSegmentoSin categoríaSUV
4

4 comments

  • hola al ver el video estaba buscando un suv la verdad me gusto mucho lo probe y hoy lo compre con 3.000 kilometros igual que el de tu prueba blanco y todo me salio por 25.000€ estoy con mucha ilusion gracias a vosotros y a vuestra web y video pruebas

  • Buenas tarde perdona q moleste pero alguien puede mostrarme como es el libro de revisión del kia sportage gt line, llevo un coche de Y hace 6 meses q recién me dieron el libro y es más sencillo y no dice en ninguna parte sportage ni nada con el modelo sólo q es mía y ya si fueran tan amable en mandar una foto del libro para poder reclamar al concesionario por favor

    • Hola Luis Alberto,

      No tenemos el libro de revisión. La unidad de prensa no lo llevaba. Creo que deberías ir a tu concesionario, allí deberían darte toda la info. Un cordial saludo

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.