En marcha

_pgk5138

Todas las buenas sensaciones que podemos tener a los mandos del BMW M6 Coupé tienen que ver con lo que hay dentro del capo: Su potente motor V8 biturbo. Esta bestia del rendimiento tiene tecnología EffcientDynamics, que incluye un sistema de sobrecarga de dos compresores turbo de acuerdo al principio Twin Scroll, incluyendo un colector de escape que atiende a las dos bancadas. Además, incorpora el sistema de inyección directa de gasolina High Precision Injection, el sistema de regulación variable de las válvulas VALVETRONIC, así como el sistema de regulación continua de los árboles de levas Doble-VANOS. La potencia del motor aumenta en 15 CV hasta 600 CV y con la que se consigue un tiempo de aceleración, de 0 a 100 km/h, en 3,9 segundos.

Este motor está acoplado a una caja de cambios automática de doble embrague y 7 relaciones M-DCT. También se puede pedir una caja manual, pero solo está disponible en América del Norte. Para controlar la entrega de potencia a las ruedas traseras, equipan el diferencial activo en el eje trasero Active-M Diferenttial. Con el Competition Package se incorpora una suspensión ajustada específicamente y con la que se logra una capacidad de respuesta más precisa y controlable en todas las situaciones de conducción. En carretera se convierte en un coche cómodo casi en cualquier circunstancia siempre que lo pongamos en el modo Comfort. Con unos neumáticos de medidas 265/35 delante y 295/30 detrás podríamos pensar que la comodidad en marcha en una entelequia, pero no. La suspensión neumática deportiva filtra con eficacia los baches y hacen que el M6 no sea una batidora de personas.

_pgk5184

El comportamiento es otra cosa. Los desarrolladores de BMW M han afinado el chasis ampliamente, con nuevos muelles helicoidales y amortiguadores calibrados, las barras estabilizadoras se han endurecido, se ha rebajado la altura de la carrocería en 10 milímetros, lo que ha permitido disminuir el centro de gravedad. El sistema de control de chasis M se ha adaptado al nuevo perfil de la suspensión del “Competition Package”, contando con la función del control dinámico de estabilidad M Dynamic Mode (MDM), que se ha reajustado para rendir un comportamiento aún más deportivo, a la vez que se han modificado las intervenciones del sistema ahora más permisivo que intrusivo. Pero todos estos cambios no han hecho que sea un coche fácil de llevar rápido. De hecho es más bien lo contrario. Es un coche muy bueno en vías rápidas y curvas de amplio radio. En esas vías se encuentra como pez en el agua. Pero cuando le metemos curvas de 70 se empieza a notar un eje trasero tremendamente nervioso que no sería capaz de controlar toda la caballería si no fuera por la electrónica, que trabaja a destajo en casi cualquier circunstancia.

_pgk5091

Con el “Competition Package” viene incluido un sistema de discos de freno cerámicos de 410 mm M Carbon Ceramic Brake que ofrecen un mayor rendimiento. Estos discos quedan escondidos tras unas llantas multirradio de 20 pulgadas que también son novedad, junto con un sistema de escape deportivo con cuatro tubos de escape acabados en cromo negro que le dan un aspecto y sonido inconfundible. Además, se pueden cambiar los parámetros del control de tracción, pudiendo desconectar este sistema, así como de la suspensión. Salvo que sea en circuito, no recomendamos quitar el control de tracción. Nos parece que, salvo que sean conductores muy expertos o pilotos de competición, no debería desconectarse en carretera abierta. Con el control de tracción desconectado es tremendamente sencillo hacer un trompo, incluso a baja velocidad.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW M6 Coupé Competition Package. Un GT potente más que un deportivo

Categoría: CoupéDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.