En marcha

_pgk4193

En el Prius han mejorado muchas cosas que se ven y otras que solo se sienten, pero que significan un gran avance. Ha cambiado la unidad central de proceso del sistema híbrido y del habitáculo, la batería, el rendimiento del motor de combustión, etc. El motor 1.8 litros de gasolina y ciclo Atkinson mejora un 40% el rendimiento de la anterior versión. Ahora es menos potente, pero no lo parece  y el consumo se ha mejorado en un 28 %. Para la batería se confía, de nuevo, en la batería de hidruro de níquel, más que nada por la economía de escala más que por el rendimiento energético, en el que hay opciones mejores y más caras. La batería ha reducido su tamaño un 10% y va situada bajo los asientos traseros, lo que deja 56 litros más de maletero, que llega a los 502 litros de capacidad.

Los 122 CV del conjunto híbrido dan para un uso normal, sin alaracas ni angustias. No tendremos aceleraciones fulgurantes ni tampoco recuperaciones asombrosas, pero en una conducción normal no echaremos de menos potencia suficiente para circular con seguridad.  Nadie se va a comprar un Prius para practicar una conducción deportiva.

_pgk4227

El consumo homologado es de 3 litros a los 100 km y las emisiones oficiales son de 70 gramos de CO2 por kilómetro. Apostando por más dinamismo para el nuevo Toyota Prius, se ha mejorado la eficiencia a altas velocidades en un 14%, pudiendo plantar cara al diésel. En nuestra prueba hemos medido consumos de 3,3 litros de media cada 100 km/h, hasta los 5,7 litros ya en modo derrochador. Es muy difícil pasar de 6 litros en una conducción normal y verdaderamente fácil conseguir bajarlo de 4 cuando hacemos una conducción eficiente.

El nuevo Toyota Prius ofrece de serie 3 modos de conducción: normal, eco y power, que monitoriza el estilo de conducción del conductor y optimiza su eficiencia y prestaciones, ajustando acelerador, regeneración de frenado, etc. En cuanto a sensores, por los 9 que traía la tercera generación del Prius, esta cuarta ofrece hasta 22, con sistemas tan importantes de seguridad y ayuda a la conducción como el dispositivo de frenado precolisión –también detecta peatones-, cambio de carril, luces automáticas de carretera, lector de señales de tráfico y velocidad de crucero adaptativa.

_pgk4199

En cuanto a suspensiones, estas son cómodas y confortables. El nuevo Prius es perfecto para conducir de manera ecológica e inteligente. En los terrenos más complicados cumple sin más, pero ya eso es una mejora enorme con respecto al Prius anterior. El sobreviraje, cuando actúas al límite, es la reacción más normal, pero antes de llegar a eso el Prius se comporta como un coche seguro y bien asentado siempre que practiquemos una conducción normal o, como máximo, alegre. El trabajo de los neumáticos de la marca TOYO es ejemplar, pero en frenadas fuertes parece que el peso de la zaga empuja hacia adelante el tren anterior y le exige un trabajo extra que parece demasiado para el pobre eje. El ESP permite un cierto deslizamiento, no mucho, para luego entrar como un elefante en una cacharrería frenando quizás de más.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: TOYOTA Prius 1.8 VVT-i Hybrid. La ventaja de ser el primero

Categoría: CompactoHíbridoPortadaPruebasSegmento
3

3 comments

  • Coincido con vosotros en la idea general de que este coche es una evolución de lo conocido y Lima defectos de generaciones previas, pero, pienso que Toyota, que apostó muy fuerte lanzando esta tecnología al principio, no ha sabido evolucionarla lo suficiente, y vive, en concreto con este modelo, de las rentas de su imagen innovadora, pero no me parece hoy tan eficiente respecto a sus rivales como lo fue el prius III, a la vez, la generalización de híbridos en la gama Toyota es una genial idea que permite acercar las ventajas de un híbrido al gran público, pero deja al prius un poco descolocado y por eso Toyota lo envuelve de imagen vanguardista y diferente, y justifica con modernas ayudas a la conducción un precio muy elevado…convirtiéndolo en un producto de nicho, pero, si querían diferenciarlo de su gama híbrida convencional, creo que el camino valiente sería evolucionar más su sistema híbrido, pues para lo que ofrece lo veo muy caro, cierto que un inioq tope de gama cuesta igual, pero lo hay por 6000 euros menos, y si uno quiere una buena berlina híbrida para huir del diésel y de las implicaciones que tendrá en breve, por no tanto más se puede acceder a un lexus IS que es un modelo infinita mente superior a este, sé que son enfoques y clientes distintos, sólo lo expongo porque diría que este modelo es menos comtetitivo en precio siendo un Toyota que los modelos más refinados de su firma premium.

  • El autor de la prueba se ha equivocado al decir que en modo solo eléctrico tiene una autonomía de 2 km,en esta nueva generación es de 2,5 km,(no es mucho pero es mas preciso)

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.