Este motor se equipó por primera vez en el Audi 100 de 1976. Se trata de un motor que ha cosechado grandes éxitos tanto en los coches de calle como en el ámbito de la competición.

Fiabilidad, eficiencia, potencia, sonido, estas son las señas de identidad que han marcado la historia del mítico propulsor de cinco cilindros que la firma de Ingolstadt montó por primera vez en el Audi 100 de 1976. Actualmente, este propulsor, que está presente en el 2.5 TFSI del RS3 Sportback y el TT RS, ha sido elegido “Motor del Año” en su categoría desde el año 2010.

A principios de los años ’70, debido a la inferioridad del propulsor de cuatro cilindros respecto al Type 43, y al excesivo peso del seis cilindros, Audi dio con la clave al apostar por el propulsor de cinco cilindros en línea. Estaba basado en el nuevo concepto del motor EA827, un cuatro cilindros ampliamente utilizado por el Grupo Volkswagen duranteaquella década. Audi lo montó en los modelos Audi 80 y Audi 100. Este motor, de 2,1 litros que rendía una potencia de 136 CV, se comenzó a comercializar en el 100 a partir de 1977. Un año más tarde, se presentó la primera versión diésel con un 2 litros de 70 CV. En 1979, Audi presentó el primer propulsor de cinco cilindros de gasolina turboalimentado con una potencia de 170 CV que se montaba en el Audi 200.

En el ámbito de la competición automovilística, el propulsor de cinco cilindros dejó marcada la huella del éxito, como la victoria de Walter Röhrl en la Subida al Pikes Peak con el Audi Sport quattro S1; un coche de 598 CV. En el campeonato americano de turismos IMSA GTO, Audi destacó en 1989 con su puesta en escena al ofrecer 720 CV, con un motor de poco más de dos litros de capacidad.

A comienzos de los ’90, Audi consiguió lograr otro hito, ya que en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 1989, la firma de los cuatro aros presentó el primer coche de producción equipado con un motor diésel de cinco cilindros turboalimentado dotado de inyección directa controlada electrónicamente, montado en el Audi 100 TDI. Además, Audi continuó refinando su gama de motores de cinco cilindros gasolina, presentando, en 1994, el Audi RS 2 con 315 CV, un coche familiar con la potencia de un vehículo de competición.

En el año 2009, reapareció el cinco cilindros con turbocompresor e inyección directa de gasolina, instalado en posición transversal en el Audi TT RS, un motor de 2,5 litros de capacidad desarrollado por quattro GmbH rendía una potencia de 340 CV, presente también el RS 3 Sportback y en el RS Q3 (prueba). Como ya hemos mencionado anteriormente, en la actualidad, el propulsor protagonista es el 2.5 TFSI que podemos encontrar en el Audi TT RS, que rinde una potencia de 400 CV. Un jurado internacional compuesto por periodistas especializados del motor ha elegido al 2.5 TFSI de cinco cilindros como “Motor del Año” siete veces consecutivas desde 2010.

Audi celebra los 40 años de historia de su propulsor de cinco cilindros

Categoría: ActualidadHistoria del Motor
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.