New-Ford-RIC-Building-with-AV

Ford anuncia su voluntad de disponer de un coche de gran volumen, totalmente autónomo y plenamente operativo al nivel SAE 4 en 2021 para una utilización compartida.

Ford está invirtiendo o colaborando con cuatro startups para potenciar el desarrollo de su vehículo autónomo, duplicando su equipo en Sillicon Valley y aumentando sus instalaciones en más del doble. Todo por llevar a cabo sus planes. Los coches autónomos de 2021 son parte de Ford Smart Mobility, el plan de la Compañía para convertirse en la marca líder en vehículos autónomos, además de en conectividad, movilidad, experiencia de usuario y análisis de datos.

Tomando como base más de una década de investigación en conducción autónoma, el primer Ford totalmente autónomo será un nivel SAE 4, que no tendrá ni volante ni pedales de freno o acelerador. Este vehículo se está diseñando para ofrecer servicios de movilidad, como puede ser el uso o el transporte compartido, y estará disponible a gran escala.

Este año, Ford multiplicará por tres su flota de pruebas de coches autónomos para convertirse en la más grande de cualquier fabricante, elevando el número del Fusion Hybrid autónomo a unas 30 unidades circulando por las carreteras de California, Arizona y Michigan, con la intención de volver a triplicar el número el año que viene.

Ford-Fusion-AV-Public-Road

Ford fue el primer fabricante en probar sus vehículos en Mcity, un entorno urbano simulado de la Universidad de Michigan. También el primer fabricante en demostrar el funcionamiento de un coche autónomo en la nieve, y el primer fabricante en ensayar con coches autónomos de investigación por la noche, en oscuridad total, como parte del desarrollo de los sensores LIDAR.

Para ofrecer un vehículo autónomo en 2021, Ford ha anunciado cuatro inversiones o colaboraciones clave que amplían sus avanzadas investigaciones en algoritmos, mapas 3D, LIDAR y sensores de cámara y radar.

Entre las inversiones podemos destacar:

Velodyne, empresa líder en sensores LiDAR (Light Detection And Ranging) con sede en Silicon Valley, con el objetivo de avanzar hacia una producción en serie de un sensor LiDAR específico para automoción más asequible. Ford mantiene una larga y establecida relación con Velodyne y fue, hace más de 10 años, una de las primeras empresas de automoción en emplear sensores LiDAR Velodyne.

SAIPS, empresa con sede en Israel adquirida por Ford para reforzar los conocimientos de la compañía en inteligencia artificial y visión computerizada. SAIPS ha desarrollado soluciones algorítmicas en los sectores del procesamiento de imágenes y vídeo, visión computerizada, aprendizaje automatizado y procesamiento y clasificación de señales. Esto permitirá a los coches autónomos de Ford aprender y adaptarse al entorno por el que circulan.

Nirenberg Neuroscience LLC. Ford tiene un acuerdo exclusivo con Nirenberg Neuroscience, una compañía fundada por la neuróloga Dra. Sheila Nirenberg, que consiguió descifrar el código neurológico que emplea el ojo para transmitir la información visual al cerebro. Esto ha permitido desarrollar una potente máquina de visión para desarrollar la navegación, reconocimiento de objetos, reconocimiento facial y otras funciones, con un enorme potencial de aplicaciones. La Dra. Nirenberg está empleando esta máquina de vision para desarrollar un aparato que pueda restablecer la visión a pacientes con enfermedades degenerativas en la retina. La colaboración de Ford con Nirenberg Neuroscience permitirá implementar una inteligencia casi humana en los módulos de aprendizaje del conductor virtual de su vehículo autónomo.

La cuarta y última es Civil Maps. Ford ha invertido en Civil Maps, con base en Berkley, para ampliar el desarrollo de las capacidades de los mapas en 3D de alta resolución. Civil Maps es pionera en una técnica de mapeado en 3D que es escalable y más eficiente que los procesos actuales. Esto permite a Ford un modo adicional de desarrollar mapas en 3D de alta resolución que sirven como base para que los vehículos autónomos conozcan el entorno por el que circulen.

Ford_Fusion_AV_01_HR

Por otro lado, Ford continua con su expansión en Silicon Valley, mediante la creación de un campus Ford en Palo Alto. Para ello añade dos nuevos edificios y 14.000 metros cuadrados de espacio para laboratorios, anexos al actual laboratorio de investigación avanzada, con lo que el campus ampliado incrementa su impacto local y los planes de Ford para finales de 2017 son de doblar la dimensión del equipo de Palo Alto.

Desde la apertura del Centro de Innovación e Investigación de Ford en Palo Alto, en enero de 2015, las instalaciones han crecido rápidamente hasta convertirse en uno de los centros de investigación del sector de la automoción más grandes de la región. En la actualidad, el equipo está formado por más de 130 investigadores, ingenieros y científicos centrados en aumentar la colaboración de Ford con el ecosistema de Silicon Valley.

El Centro Multidisciplinar de Innovación e Investigación de Palo Alto es el más moderno de los casi doce que conforman la red global Ford de investigación, innovación, informática e ingeniería. La ampliación del campus de Palo Alto se prevé que abra a mediados de 2017.

Ford prepara su apuesta en la conducción autónoma para 2021

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.