Interior y vida a bordo

No es fácil hablar del habitáculo de un vehículo que, fácilmente, se acerca a la perfección… dentro siempre de un ámbito de coche deportivo biplaza Premium. Los cambios son pocos esta vez. La evolución, la modernidad, acentuar aún más el acento deportivo, siempre en estrecha unión con la calidad exacerbada, casi digna de locura, presiden los pequeños y nuevos apuntes estilísticos que evolucionan en esta generación.

Foto Porsche 718 Boxster

Todo se podría resumir en un pequeño rediseño del volante, una nueva pantalla táctil de 7 pulgadas para el navegador y el resto de funciones, con más calidad y sensibilidad… y muy poquito más… pero… ¿se puede resumir algo de un Porsche? ¿Merece la pena?

El 718 Boxster es un coche de sensaciones, igual que sus hermanos más deportivos, como el 911 y el Cayman. Y por muchas imágenes y palabras que puedas recibir, sólo la conducción captará la auténtica esencia de un Porsche. Y este 718 Boxster pertenece a ese exclusivo grupo en el que un segundo a 7.500 revoluciones por minuto con tus manos al volante equivale a una galería de imágenes o una extensa parrafada, ilustrada y entendida, o no.

Abrir la puerta del 718 Boxster –aun requiere apretar el botón del mando si no quieres pagar por otro extra- y contemplar el interior es ya una experiencia casi religiosa, una gran acumulación de sensaciones para los sentidos. Acomodarte en el asiento y tocar el volante, ni te cuento. Introducir la llave –siempre a la izquierda del volante- y arrancar, para alguno significará casi el ‘acabose’. De nuevo, por cierto, el arranque por botón es previo pago de un extra.

Foto Porsche 718 Boxster

En el puesto más exclusivo de este Porsche es muy difícil atender a todos los estímulos que quieren captar tu atención. Sólo ya el volante es un espectáculo. La instrumentación justo detrás de él, ni te cuento. La consola central, casi más horizontal que vertical, sigue el paradigma ‘un hombre, un voto’, o lo que es lo mismo en el mundo de la automoción, ‘una tecla, una función’.

Todo lo mencionado antes, retrasará un poco tu percepción de estar en un habitáculo minúsculo, en una posición no forzada, pero si muy deportiva, con muy poco espacio para nada en general. No hay sitio para dejar nada tras los asientos, bajo el reposabrazos central apenas caben las llaves de casa –si el llavero no es muy voluminoso- y un par de tarjetas de crédito. Si metes el móvil deja todo lo demás fuera porque no hay espacio suficiente. En la guantera cabe el de la mano derecha y en las puertas hay dos micro huecos en cada una que, si las gafas de sol son algo aparatosas, ni siquiera podrás meterlas ahí.

Pero poco importa esto cuando ante ti se despliega un salpicadero con casi todo lo que puede desear un conductor de un biplaza descapotable Premium. Y si el descapotable biplaza Premium es todo un Porsche 718 Boxster, pues ya ni te cuento.

Foto Porsche 718 Boxster

El volante del 718 es muy parecido, sino similar, al que monta el 911. El nuevo diseño es más fresco y juvenil, conserva la botonería habitual, perfilada de una manera más moderna, y no olvida las prácticas y finas levas tan apreciadas cuando vas ligero de cascos. Las demás marcas podían tomar nota, por cierto, de que una firma tan deportiva como Porsche y un modelo tan dinámico como el 718 Boxster, no hace recto el volante en su parte inferior. Luego hablaremos del Sport Response para los modos de conducción, que sale del centro del propio volante.

Las tres esferas del panel de mandos siguen presentes, dando relevancia, como no podía ser de otra manera, al cuentarrevoluciones, que pinta de rojo la mitad entre el 7 y el 8, pues es a 7.500 vueltas cuando se produce el corte de encendido.  Hay espacio para visualizar la marcha engranada o el modo del PDK y la cifra digital de la velocidad instantánea.

A la izquierda, velocidad analógica con los datos del trip y kilómetros totales y un buen puñado de testigos. A la derecha, la habitual pantalla multifunción para el ordenador de a bordo, completo ‘as usual’, autonomía, temperaturas, gráfico de fuerzas G, información del audio y hasta el propio mapa del navegador, amén de más testigos, como presión de neumáticos o funcionamiento del sistema de parada y arranque del motor automático.

Foto Porsche 718 Boxster

Como ya decíamos, la consola central y el salpicadero no cambian demasiado con lo ya visto en Porsche. Contamos con el Pack Sport Chrono que ‘deportiviza’ aún más la parte superior, la fenomenal pantalla táctil con una resolución y una calidad increíble, la botonería habitual, y han incorporado el sensor del Grupo Volkswagen, con lo que cuando acercas la mano se despliega un pequeño menú supletorio en pantalla que se oculta en cuanto la retiras, con lo que la pantalla queda más limpia. Nos encanta.

Por supuesto, cambio automático de doble embrague PDK de siete velocidades, admite modo secuencial. Desde la palanca hasta el reposabrazos, la botonería mágica habitual para manejar el alerón a nuestro antojo, incrementar el sonido de los escapes –el aumento es mínimo- y el que transforma nuestro chasis en aún más deportivo aún y baja dos centímetros la altura de la carrocería para optimizar la capacidad dinámica y la tracción del 718 Boxster. No nos olvidemos de un pequeño cajetín para el mando del garaje, si es pequeño, o unas cuantas monedas… mejor si no hay de 2 euros… por problemas de espacio.

No quiero dejar de comentar la calidad de los materiales que protagonizan este habitáculo, ni el diseño de algunas zonas, como el interior de las puertas, con tiradores de diseño y las asas en cuero, también con unas formas atrevidas e informales, que completan un interior ejemplar. Eso sí, los 400 euros por llevar el logo de la marca impreso en los reposacabezas nos parece un poco exagerado.

Foto Porsche 718 Boxster

En cuanto a maleteros, dos, uno delante y otro detrás, de ciento y pico litros cada uno. Aquí he de reconocer que son más que suficientes para dos personas. En el delantero cabe una maleta grande o dos medianas, mientras que atrás pueden entrar un trolley, una mochila y alguna cosilla más, las suficientes para cubrir las necesidades de dos personas en unas vacaciones. Y ya te digo que, con un 718 Boxster, serían unas vacaciones espectaculares, vayas donde vayas.

Chapeau por detalles como incorporar dos conexiones de USB, en distintos lugares.

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: PORSCHE 718 BOXSTER. Cuando menos es más

Categoría: CabrioConvertibleDeportivoPortadaPruebasRoadsterSegmento
4

4 comments

  • Hola Oscar, por casualidad este motor 2.0, no sera el que equipa el audi s3 (310cv) y el 2.5 el del audi rs3 (367cv), llevo varios dias preguntandomelo… un saludo

  • Gracias por la pregunta! El motor Porsche de 4 cilindros es bóxer, configuración que no utiliza Audi. Saludos.

  • Gracias por el análisis, muy completo. Sin embargo, como en muchos casos, personalmente me falta que se precise a partir de qué altura resulta incómodo para el conductor… ya que muchos roadster no sirven para gente alta. Gracias.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.