TBSA_01

El grupo Jaguar Land Rover se ha marcado el objetivo de ofrecer conducción autónoma en cualquier circunstancia y superficie. Incluso en conducción off-road. Han elaborado una nueva generación de sensores que serán los ojos de los vehículos todoterreno autónomos.

Jaguar Land Rover ha creado unos nuevos sensores ultrasónicos que detectarán las condiciones de la superficie en cinco metros por delante del vehículo. Serán capaces de identificar hierba, arena o nieve antes de pasar por encima. Todo esto, gracias al proyecto de investigación “AUTONOMOUS ALL-TERRAIN DRIVING” (Conducción Todoterreno Autónoma). Con una inversión de varios millones de libras, su objetivo es la fabricación de vehículos sin conductor que puedan adaptarse a todas las condiciones meteorológicas para cualquier entorno. Tanto en carretera como en situaciones todoterreno.

Los investigadores han desarrollado tecnologías de sensores de última generación. Son los “ojos” del vehículo autónomo. Siempre estarán activos y proporcionarán altos niveles de inteligencia artificial, dotando al coche de la capacidad de pensar por sí mismo, siendo capaz de planificar la ruta que debe tomar en cualquier superficie.

Identificación de Superficie y Sensores de Trayecto en 3D

TechS_Infographics_Surface ID

Este sistema ha nacido fruto de dicha investigación. Combina una cámara, sensores de ultrasonido, radar y sensores LIDAR. Con este sistema, el vehículo cuenta con una visión de 360 grados, con sensores tan avanzados que permiten determinar las características de la superficie. Desde la anchura del neumático hasta si hay nieve o agua en el suelo. Este sistema permite al coche ser capaz de planificar la ruta según las características del entorno.

Con los sensores ultrasónicos se puede identificar las condiciones de la superficie y examinar el terreno hasta cinco metros por delante del vehículo. Las configuraciones del Terrarin Response se modificarán de manera automática antes de que el coche pase de asfalto a nieve, hierba o arena. Se optimiza el rendimiento todoterreno sin perder ni impulso ni control.

Overhead Clearance Assit y Terrain-Based Speed Adaption

TechS_Infographics_TBSA

El Overhead Clearance Assit (Control de Distancia de Alturas) es un sistema que identifica ramas salientes o barreras elevadas para determinar si la ruta que planifica está despejada. Utiliza una tecnología estereoscópica para analizar el trayecto por delante. El conductor programa el sistema de la altura del vehículo, incluyéndose el equipaje que puede ir en una baca. El sistema avisa al conductor si no hay espacio suficiente.

Para adaptar la velocidad al terreno por el que se circula está el Terrain-Based Speed Adaption. Examina los elementos escarpados de la carretera o del camino. Las cámaras detectan baches o superficies irregulares. También agua estancada. Gracias a estos dos sistemas, el vehículo dispondrá de la inteligencia suficiente para predecir el impacto de toda superficie.

Convoy Conectado Todoterreno

Connected_convoy_01

Es otro de los elementos claves de la investigación de conducción autónoma todoterreno. Permite a los coches que tengan la capacidad de comunicarse entre ellos. Este sistema está pensado para que lo hagan cuando estén fuera del campo de visión, ya sea por una curva o un obstáculo.

Jaguar Land Rover conectó dos Range Rover Sport con la tecnologia DSRC, que permite las comunicaciones. Con este sistema, ambos coches comparten información de manera instantánea, como ubicación o cambios de altura de la suspensión.

Jaguar Land Rover nos enseña cómo es la conducción autónoma ‘off-road’

Categoría: 4x4NovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.