En marcha

_PGK8724

El RAV4 Hybrid utiliza un motor híbrido combinado Full Hybrid, por un lado tenemos un motor de gasolina de 2,5 litros de cilindrada, un motor eléctrico, una batería situada debajo de los asientos traseros, una unidad de control de energía y un dispositivo que distribuye la potencia.

Está disponible tanto con tracción delantera como total (AWD). En las versiones 4×4 (AWD), Toyota monta un segundo motor eléctrico en el eje trasero para obtener la tracción a las cuatro ruedas ‘E-Four’. Este sistema permite pasar al modo de tracción a las cuatro ruedas en superficies mojadas o al arrancar desde parado, incrementando la tracción, la estabilidad y el control en las peores condiciones de conducción.

_PGK8762

La potencia total del sistema Full Hybrid es de 197 CV, permitiendo al RAV4 acelerar de 0 a 100 Km/h en 8,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 180 Km/h. Este sistema utiliza los dos motores, juntos o por separado para mejorar la conducción y reducir el consumo de combustible. El RAV4 Hybrid tiene cuatro modos de conducción, incluyendo un modo EV en el cual el coche circula solo utilizando el motor eléctrico. Acoplado al conjunto motriz, el RAV4 Hybrid lleva un cambio secuencial «Shiftmatic», que junto con un modo «Power» le da al usuario una respuesta más enérgica a la hora de conducir por carreteras con curvas, y de montaña.

El conjunto se muestra bastante satisfactorio. No esperemos un Prius, este coche es mucho más. Ahora tiene unas prestaciones más que dignas, aunque sigue adoleciendo de un cambio de marchas que, a pesar de haber sido revisado y dulcificado, sigue teniendo ese toque extraño y revolucionado que sólo un cambio CVT sabe dar a sus propietarios. En honor a la verdad hay que decir que no sube tanto de vueltas como otros sistemas híbridos de Toyota, y eso se agradece. Con todo, hay que decir que el RAV4 Hybrid no es un deportivo, pero se mueve muy bien en carretera, como una buena berlina diésel de unos 150 CV. Es un salto adelante muy importante y una compra a tener en cuenta.

067

Este vehículo conserva la suspensión trasera y trasera del modelo normal, pero se han mejorado los amortiguadores para mejorar la estabilidad del coche, haciéndolo más confortable. Se ha mejorado la calidad del habitáculo en relación al nivel de ruido, las vibraciones y aspereza (NVH), incrementando el aislante del suelo, colocando una mayor cantidad de aislante acústico en las puertas delanteras y traseras, y en el cuadro de mandos para que el ruido del motor no penetre. En carretera lo que más se oye es el ruido aerodinámico, algo normal en un coche en el que el bajo nivel sonoro mecánico es su punto fuerte. Incluso en los caminos más escarpados, no hay ruidos extraños en el interior.

Está equipado con Toyota Safety Sense, un conjunto de tecnologías de seguridad activa, que se encargan de proteger tanto los ocupantes del vehículo como de prever accidentes. Entre las tecnologías están un Sistema de Seguridad de Precolisión (que detecta peatones), incorpora también el Avisador de Cambio Involuntario de Carril, el Control de Crucero Adaptativo y el Control Inteligente de Luces de Carretera. Aparte del Toyota Safety Sense, Toyota también ofrece como equipamiento de seguridad, en el RAV4 Hybrid, los sistemas de Control de Ángulo Muerto y la Alerta de Tráfico Cruzado Posterior.

_PGK8740

A la hora de aparcar el vehículo, Toyota ofrece un Monitor de Visión Panorámica, que mediante cuatro cámaras instaladas debajo de los retrovisores y en la zona delantera y trasera del coche, nos da una visión de 360 grados de todo lo que ocurre alrededor del coche. Una innovación más que le hacia falta a un coche que es justo eso, tecnológico.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

Nuestros videos

PRUEBA: Toyota RAV 4 Hybrid Advance 4×2

Categoría: HíbridoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.