Motor, acabados y equipamiento

Tres propulsores son los que puede montar este Mazda CX-3. En gasolina tenemos con un bloque de dos litros potencias de 120 y 150 caballos, mientras que el bloque 1.5 de gasóleo arroja 105 caballos. Arriesgaría en decir que podríamos ver más motores en el futuro, un gasolina de unos 100 CV y un diesel medio, de unos 130 CV. Con ellos dos no habría fisuras ya en una gama realmente considerable.

Foto Mazda CX-3

Y digo esto porque la mecánica diesel puede montar cambio automático e incluso tracción a las cuatro ruedas. En el caso de la gasolina, el 120 sólo está disponible en tracción delantera, pero sí puede contar con cambio automático. En cambio, el más potente, de 150, sólo conjuga su motor con tracción AWD y también puede echar mano del cambio automático de 6 velocidades.

Stile, Luxury y Luxury Premium son los acabados disponibles. Por muy poquito más de 20.000 euros tienes un CX-3 gasolina con 120 CV y tracción delantera. Si nos vamos al Premium tenemos que pagar 22.980 y el Luxury Premium 800 euros más.

El cambio automático representa un sobreprecio de 1.800 euros. Difícil saber la diferencia real entre 2WD y 4WD, ya que sólo existe esa opción en el diesel y conlleva distinto equipamiento.

Foto Mazda CX-3

Nuestra versión es quizá la más equilibrada y la que más se vende. Acabado Luxury para el diesel de cambio manual y tracción delantera. Con todo lo que ves en las fotos y el vídeo, lo tienes por 24.430 euros. Eso sí, el color Soul Red se paga aparte y son 600 euros, 450 si es un metalizado normal.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: MAZDA CX-3. Entra por los ojos

Categoría: 4x2CrossoverPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.