En marcha

Antes de comentar y analizar su comportamiento dinámico en todo tipo de terrenos, queremos hablar de un aspecto que suele preocupar bastante a los compradores, incluso a los que desembolsan una cantidad elevada por su coche. No es lo mismo que el consumo sea de 6 que de 11 litros a los 100. Tiene que ser una economía muy boyante para que este tema te la traiga al pairo. La diferencia si haces muchos kilómetros al año puede ser casi inasumible. Por ello, hemos de confesar nuestro contento con los consumos de este Volvo XC90 D5. Sí hemos notado que hay bastante diferencia entre su uso en ciudad y su uso en vías interurbanas.

Foto Volvo XC90 D5

En conducción normal en ciudad no es raro ver como el ordenador de a bordo marca en torno a los 10 litros cada cien kilómetros recorridos, siendo sinceros, un poco pasada esa cifra. El sistema Start and Stop funciona fenomenal, pero parar y volver a poner en marcha más de dos toneladas es algo que tiene que penalizar sí o sí. Al final de la prueba, la cifra de consumo medio se ha estabilizado en unos brillantes 7,5 litros a los 100 km.

En el día a día en la jungla de asfalto, más de una vez te llevarás un susto, pues los extremos del Volvo provocarán que los avisadores del sistema de sensores para el aparcamiento estén trabajando a destajo más veces de los que piensas. Poco a poco depositarás fe ciega en las distintas cámaras que llevas en los cuatro costados para poder maniobrar. En cualquier caso, los márgenes de aviso son generosos y en ocasiones comprenderás que tendrás que confiar más en tus sensaciones y percepciones para no estar media hora maniobrando.

Salimos de la amenazadora urbe y vemos en autopista que la conducción de este pedazo de bicharraco puede ser hasta placentera. El consumo baja hasta los 7 litros cada cien kilómetros, con el modo Eco activado -no tiene modos de conducción pero sí un botoncito que ayuda a optimizar consumos y emisiones-. Parece mágica la suavidad que experimentas a la hora de conducir. Las suspensiones se antojan un poco blandas, pero hay que ser consciente de que esto es así para compensar las veces que abandonarás el asfalto, donde se necesita algo más de permisividad en las suspensiones.

Foto Volvo XC90 D5

Una advertencia seria. En desplazamientos de varios cientos de kilómetros, atención con distraerte con la tablet toqueteando todo, porque con la velocidad de crucero adaptativa conectada y el resto de dispositivos que velan por tu seguridad funcionando y asegurando a tope la conducción, no es extraño que te olvides de lo que estás haciendo y pienses que la conducción autónoma ha llegado ya por completo con este XC90 y pierdas la noción de que, el que conduce, eres tú.

Cambiamos de escenario, y visitamos en un puñado de ocasiones el Puerto del León, en un sentido y en otro, amén de carreteras de curvas aledañas. Aquí, sin duda echamos de menos sujetar un poco más el coche en las curvas con unas suspensiones más duras o amortiguaciones más firmes. Es imposible que no notes algún balanceo poco deseable. No es demasiado marcado, pero con la altura al suelo que tiene este Volvo, mejor conducir con un poco de prudencia y menos de conducción deportiva. Puedes conducir alegre si te lo pide el cuerpo, el motor da para ello, usar el cambio automático en modo manual, buscar más la parte alta del cuentavueltas, pero ya verás que el escaso disfrute no compensa en absoluto. Además, el consumo sube y el porte de la máquina te harárelajar el ritmo sin duda.

En nuestra prueba también hemos buscado superficies marrones para comprobar lo efectiva que es la tracción AWD de Volvo. Aunque somos de la opinión de que el perfil de comprador de este coche, quizá familias sin problemas para llegar a final de mes, no hará un uso habitual de sus aptitudes camperas y sí más sus capacidades como monovolumen, inherentes al gigantón nórdico. No podemos negar que el XC90 es un cochazo ideal coche para llevar y traer a los niños del colegio, hacer la compra, ir al trabajo y afrontar cualquier escapada de fin de semana… sin renunciar, por supuesto, a viajes largos de vacaciones.

Foto Volvo XC90 D5

Así pues, en estos paseos fuera del asfalto, comprobamos que disponemos de una tracción óptima, sin llegar a la de un todoterreno puro y duro, es innegable, pero no nos cabe duda de que el comprador medio va a ir sobrado con la capacidad del XC90. Es más, apostamos que les dará hasta penita mancharlo y llenarlo de polvo y tierra. Habrá SUV medios que, como decimos en el vídeo, se queden en zonas que, por altura al suelo y tracción, este Volvo pase sin excesiva dificultad. Sin ir hasta el extremo, el XC90 ha demostrado maneras y aptitudes. No creo que sea el coche ideal para el que busque de lunes a viernes un vehículo señorial y luego lo trate a palos en una finca ganadera. Hay versiones del XC90 más preparadas, con un dispositivo en el que el Volvo eleva la carrocería 40 milímetros cuando circulas a baja velocidad y así facilita mucho el paso por zonas que parecen imposibles. Si necesitas enfangarte, mejor ir preparado para la ‘batalla’.

En cuanto a su arquitectura, este gran Volvo cuenta con unos generosos ángulos de ataque, salida y ventral, está preparado para poder trabajar en condiciones en todo tipo de terrenos. Si a eso le añadimos neumáticos específicos off road, que puede montarlos, mejor que mejor.

Y por supuesto, es un Volvo. ¡Imposible no sentirse seguro al volante con un arsenal de medidas y dispositivos de seguridad rodante tamaño XXXXL! Chapeau por el Cross Traffic Alert, el aviso de fatiga e incluso la tensión extra de los cinturones de seguridad en caso de detección de colisión inminente. Por circunstancias de la vida lo hemos comprobado y nos ha dejado sin palabras. Fans de Volvo en este apartado sin duda.

Foto Volvo XC90 D5

Diseño

Interior y vida a bordo

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: VOLVO XC90. Futuro perfecto

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUVTodo Terreno
2

2 comments

  • para que la mayoría de familias numerosas de este país puedan disfrutar de este pedazo de coche mucho me temo que debería de tener un precio sensiblemente inferior

  • El objetivo de Volvo no es bajar precios ni que sea un coche de masas. Hay alternativas mucho más baratas. Un cordial saludo

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.