En marcha

Hyundai Tucson_60 2

Hemos tenido la oportunidad de probar el Tucson con el motor de 136 CV con cambio manual y de 184 CV con cambio automático. La conducción del Hyundai Tucson es muy confortable porque está bien aislado del exterior, la suspensión no es dura ni blanda y sujeta muy bien la carrocería y porque los elementos de control tienen un tacto muy bueno. El conjunto es un coche de los que podemos considerar buenos. En marcha no hay diferencias grandes entre la versión de 136 CV y de 184 Cv. Las  que hay tienen que ver con el tamaño de los neumáticos. En el de 136 CV teníamos neumáticos de medidas 225/45 de la marca Hankook y en el de 184 CV teníamos neumáticos con medidas 245/60 de la marca Kumho, ya que eran neumáticos especiales para rodar también fuera de carretera. A pesar de esta medida, el Tucson se ha comportado de maravilla en ambas versiones. De hecho nos ha gustado un poco más el Tucson de 184 CV, no por la potencia, sino por el comportamiento y agarre de los neumáticos Kumho, que se han mostrado casi indestructibles en cualquier superficie. Y podemos asegurar que los hemos metido por zonas realmente complicadas sin ni siquiera tener un pinchazo.

Hyundai Tucson_50 2

La conducción por carretera no es problema para el Tucson, ya que se conduce muy bien, muy sencillo. Nos ha gustado el tacto de la dirección, que ha ganado mucho en precisión y control, algo que se agradece mucho cuando vas a 70 km/h por el desierto y tienes que saber que pasa con las ruedas delanteras. Podemos regular la asistencia con dos programas: Comfort más blando y Sport (en el Tucson está traducido como “deporte”) que es el más duro.

El Hyundai Tucson es un coche con un gran confort de marcha gracias a su ausencia de ruidos y el aislamiento que tiene. Incluso por pistas de tierra rotas con muchas piedras en el interior sonaban más nuestros dientes que las piezas del habitáculo. A nivel de agilidad el Tucson sorprende. NO deja de ser un coche con un cierto tamaño, no es un coche pequeño, pero se mueve ligero y ágil. Incluso en vías rápidas donde el apoyo en curva te obliga a ir rectificando la trazada, no lo tienes que hacer en el Tucson, que tiene un buen guiado. Hay que ser muy bestia o hacerlo todo mal para que el Tucson y sus sistemas de seguridad dejen que pierdas el control del coche.

Desierto_ninos_2016_11

En cuanto al rendimiento de ambos motores, nos quedamos con el rendimiento del 184 CV y con el consumo del 136 CV. En este último hemos medido consumos en torno a los 5,2 litros cada 100 km, a un ritmo normal y suave. Sin estridencias. En el de 184 CV hemos llegado a marcar consumos de 6,2 litros, pero con mucho cuidado en el acelerador, aprovechando la inercia y en un llano sin ningún repecho durante 200 km. En condiciones más exigentes, rodando varias horas fuera de carretera, hemos marcado consumos de 8,1 litros cada 100 km. Tened en cuenta que esta versión viene con un cambio automático de convertidor de par y 6 velocidades.

PRUEBA: Hyundai Tucson. Merecido coche del año

Categoría: 4x24x4CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.