EN MARCHA

Renault Espace_30 2

Teníamos muchas ganas de probar este nuevo Renault Espace… y más de 700 kilómetros recorridos nos han parecido suficiente piedra de toque para conocer de primera mano sus cualidades dinámicas. Y, francamente… nos ha sorprendido más que muchos deportivos por un sistema que Renault ya probó en el último Laguna con éxito: el ‘4 Control’.

Renault define el 4Control como 4 ruedas directrices que mejoran la agilidad y la maniobrabilidad del vehículo en ciudad gracias al giro de las ruedas traseras. En carretera, el sistema actúa mejorando la estabilidad, adaptando las reacciones a la adherencia del suelo y al tipo de conducción. Asociada por primera vez al sistema 4Control, la amortiguación pilotada ajusta la suspensión en función de las condiciones de la carretera, de la dinámica del vehículo y del modo Multi-Sense seleccionado.

Parece engorroso… pero es terriblemente fácil de entender cuando estás al volante del Espace. Este sistema logra que un morlaco de casi cinco metros y más de 1.600 kilos se conduzca casi como un deportivo. Tal cual. Para muestra un botón. Subimos y bajamos un puerto de montaña, con lluvia, tras un Lexus RC-F de 477 caballos y al llegar al destino el conductor del japonés Premium no pudo por menos que decirnos que cómo era posible que hubiéramos sido capaces de seguir su ritmo. Y creedme… el pavimento estaba bastante mojado y estoy convencido que, de haberlo necesitado, ¡podría haber ido un 30-40% más rápido!

Foto Renault Espace Initiale Paris

No es fácil de describir las sensaciones, pero de verdad que parece magia como un buque de este calibre puede ir tan rápido en carreteras de curvas. Pero no sólo eso. Habrá veces, sobre todo en giros a baja velocidad, que tendrás que rectificar a medio camino con algo de susto porque gira mucho más de lo que imaginas. Es casi increíble. Se siente ligero como una pluma, las curvas no generan inercias comparado con un vehículo similar sin el 4 control, y cuando vas a cierta velocidad, tomar una curva cerrada no requiere bajar la velocidad tanto como se hace habitualmente. De verdad. Si no lo conduces, es imposible que te hagas a la idea. Encima, con los modos de conducción, puedes calibrar que el funcionamiento del sistema sea más o menos deportivo. Chapeau, pero chapeau del todo, hasta arriba.

En cuanto a los modos de conducción, se engloban dentro del sistema Multi-Sense, el Renault Espace permite elegir el comportamiento del vehículo en función de tu estado de ánimo. Del más deportivo al más relajado, puedes elegir  el modo de conducción que prefieras en cada momento. Con ello, controlas todas las tecnologías implicadas en la sensación de conducir: comportamiento del chasis, agilidad, reactividad, aceleración, ambiente luminoso, sonoridad del motor e incluso el confort del asiento. Cinco modos para cinco experiencias de conducción únicas.

Es por todo ello que, en ciudad, a pesar de lo que significa un monovolumen, el Espace se mueve con una soltura impropia de su tamaño. En curvas pensarás que estás conduciendo otro coche más pequeño y manejable, y en autovía y autopista, las pocas curvas abiertas que encuentres parecerán casi una recta interminable.

Renault Espace_55

Y como bien has visto, puedes adaptar muchos parámetros a tu gusto. Nosotros, después de probar todos, apostamos por una dirección normal, una entrega de potencia eco, igual que el sistema de climatización, pero elegimos los cambios de marcha sport, lo mismo que la respuesta del 4 Control. La única duda es la dirección, pues la sport nos parecía pelín firme en ocasiones, mientras que en curvas la Normal podría parecer demasiado sensible. Por lo demás… sin tacha. Pudiendo poner a nuestro gusto tantas cosas, es inevitable decir que de suspensiones y confort dinámico, sólo podamos adjetivar el conjunto como sobresaliente.

Y no faltan ayudas a la conducción por doquier.  Mantener la distancia de seguridad, no rebasar la línea de cambio de carril, adaptar la velocidad al vehículo precedente, frenar activamente en caso de emergencia… e incluso aparcar… sin olvidar un dispositivo de velocidad de crucero adaptativo que se recupera en tiempo casi récord.

El cambio es un doble embrague de seis velocidades que, sin ir mal del todo, está en la media de los cambios automáticos. No es malo, ni mucho menos, pero en determinados momentos te gustaría que reaccionase un pelín antes.

Foto Renault Espace Initiale Paris

No puedo acabar esta sección sin hablar de consumos. 7 litros justos a los 100 km, en esta ocasión con menos autovía de lo habitual, tampoco mucha ciudad, pero sí bastantes curvas para poner a prueba un sistema motriz que nos ha conquistado.

PRUEBA: RENAULT ESPACE. Una nueva dimensión

Categoría: CrossoverFamiliarMonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.