DISEÑO

No hay más que echar un vistazo al nuevo Renault Espace para darse cuenta de que su diseño no es fruto de la casualidad. Es más, diríamos sin lugar a dudas de que se ha trabajado mucho y se han dedicado miles y miles de horas a plasmar en un molde las ideas de un departamento de diseño que se ha ganado el sueldo y unas vacaciones pagadas sin regateos.

Por si esto fuera poco, tenemos ante nosotros el tope de gama, el Initiale Paris, y que nadie se lleve a engaño, es muy posible que estas dos palabras acaben siendo una marca independiente de lujo asociada a Renault, tal y como actualmente lo es DS a Citroën. Los tiros van en esa dirección. Podría ser cosa de un año o de diez, pero me huele que acabará cristalizando.

Ciñéndonos de nuevo al Renault Espace Initiale Paris 1.6 dCi Twin Turbo de 7 plazas y cambio automático de doble embrague y 6 velocidades, podemos decir tras el primer visionado que nos gusta, y mucho, lo que vemos. Se han tomado su tiempo y se agradece, si el trabajo queda como el vehículo que tenemos delante de nosotros. La estampa es perfecta, y francamente, el color berenjena metalizado –ellos lo llaman de una manera más de cara a la galería- le sienta de lujo.

Renault Espace_20

En los rasgos exteriores se reconoce la nueva línea de diseño de Renault, la misma que ya traen los nuevos Mégane o Talismán. La parrilla cromada es muy horizontal, más ancha en la parte superior para acoger el gran rombo de la marca. Los faros Led son casi una extensión de esa parte superior de la parrilla, y son muy futuristas. Generalmente los diseños futuristas no le suelen ir bien a los monovolúmenes, más conservadores, ya que deben contentar a todos los miembros de la familia, pero de nuevo Renault arriesga y lo hace con mucho éxito.

La línea lateral está muy lograda. Se ha conseguido más distancia al suelo y menos altura total sin menoscabar la habitabilidad interior. Deben tener en Renault el secreto de los alquimistas o uno incluso más preciados… porque hacer lo que han hecho no es tarea fácil. No hay tanto cristal en las ventanillas como antes, pero no parece una carrocería mazacote, y esto es de nuevo otro pequeño gran milagro. Los cromados y las grandes ruedas de 19 pulgadas de nuestra unidad le dan un toque aún más superior y capaz.

Renault Espace_10

La zaga está muy estudiada, aunque es menos resultona que el resto de fachadas. Los pilotos traseros también miran directamente al futuro, y sin lugar a dudas tienen más superficie en el lateral que en la propia trasera. La luneta es muy oscura, con grandes rebordes negros, pero a pesar de que es también más estrecha que la precedente la visibilidad trasera es sobresaliente. Hay tanta chapa como en el lateral, y aquí, visto de tres cuartos traseros, ya sí que nos parece mucho metal, aunque el toque de robustez no se lo puede quitar nadie, es innegable. Mola el ínfimo aleroncito superior y los embellecedores inferiores cromados.

PRUEBA: RENAULT ESPACE. Una nueva dimensión

Categoría: CrossoverFamiliarMonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.