En marcha

Como podréis imaginar, después de más de 3.000 kilómetros en el acumulado con ambas versiones, tenemos argumentos y experiencias de sobra para hablar de este nuevo Hyundai i40. En el cuaderno de bitácora al final de esta prueba, podrás comprobar la cantidad de situaciones y anécdotas vividas en estos miles de kilómetros efectuados durante dos semanas de prueba.

Las primeras sensaciones en marcha, redundan las visuales y táctiles tanto en el exterior como en el habitáculo.  La primera impresión es de ir sentado un poco más elevado, apenas un centímetro o dos, con respecto a otras berlinas generalistas. El acabado Style es tan redondo y va tan equipado que podrías tener dudas de si vas en una berlina Premium. Tarde o temprano te darías cuenta de que no lo es. Son pequeñas sensaciones, insonorización de habitáculo, información de la dirección asistida, pisada, firmeza, rumorosidad, ruiditos aerodinámicos con viento en contra o a alta velocidad… esa pequeña diferencia entre el 7,5 y el 9… es un pequeño escalón que el Genesis, dentro de Hyundai, salva con soltura.

Foto Hyundai i40 Style

El acabado Style te rodea de lo mejor de la marca, y en marcha la suavidad lo llena todo. En ciudad cumple con creces gracias a su confort de marcha, su aceleración, muy decente, y su extrema suavidad, gracias a unas suspensiones calibradas a la perfección y una entrega de potencia gradual y sin tirones. El funcionamiento del sistema que para y arranca automáticamente el motor no sólo sirve para ahorrar combustible y emitir menos CO2 a la atmósfera, sino para descubrir un silencio casi absoluto. Funciona de cine.

El cambio manual funciona a las mil maravillas. En treinta y tantas horas largas de conducción no recordamos un solo fallo en el guiado o que se quedara la marcha a medio entrar. Pura mantequilla. Es buena ayuda en carreteras reviradas, aunque no luce, precisamente, una cintura de avispa. A pesar de todo hace lo que puede, gracias a una buena cifra de Par Motor y una progresividad en el empuje notable.

Obviamente, en esta kilometrada, hemos hecho muuuuuuuuuuuuuuuchos kilómetros de autovía y autopista. Y el notable no hay quien se lo quite. El sobresaliente no lo alcanza por unos pequeños ruidos aerodinámicos, multiplicados por un viento en contra casi constante en nuestro periplo. No son tediosos ni molestos, pero si se aprecian y te das cuenta de que penetran en el interior, restando algo de ese gran placer de conducción que te proporciona el Hyundai i40. En curvas amplias, la dirección es firme, lo mismo que la pisada, y de verdad que hay que felicitar a los coreanos por la factura de este coche. En esa acepción, porque ahora cuando hablemos de la factura, el dinero que tenemos que desembolsar, vemos que si ponemos toda la carne en el asador, y me refiero a acabado y equipamiento, puede que alguno piense que la cosa se sube un poco, y no sin razón.

Foto Hyundai i40 Style

Nos ha gustado mucho la sensibilidad y la forma de avisar que tiene el sensor de cambio de carril involuntario. También lo fino que va el dispositivo de velocidad de crucero, y sobre todo nos ha gustado, tras comprobarlo, el desvío del velocímetro. Comprobado por GPS, se sitúa en torno al 2%, muy certero, para lo que hemos visto en otras marcas. También hay que alabar el funcionamiento de las luces largas automáticas y del sistema de aparcamiento asistido. La cámara de marcha atrás es de una gran calidad.

Una cosa más, a propósito del Drive mode, un botón que para nuestro gusto está situado algo lejos del conductor, más cerca del copiloto, supuestamente cambia varios parámetros del coche, como entrega de potencia, consumo, dureza… pero sinceramente, estos cambios apenas son perceptibles.

En el apartado de consumos, los 70 litros de depósito de combustible proporcionan, sin hacer ningún esfuerzo, en torno a 1.200 kilómetros de autonomía. Nuestra media ha sido de 6 litros justos a los 100 km, siempre dos personas con equipaje y la mitad del recorrido con fuerte viento en contra. No hemos sido especialmente cuidadosos con el acelerador, ergo estabilizar o incluso bajar de 5,5 litros de media a los 100 no debe ser tarea demasiado difícil.

Foto Hyundai i40 Style

PRUEBA A FONDO: HYUNDAI i40. Primera clase

Categoría: Berlina grandePortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.