El Hyundai i40, disponible en versiones sedan y wagon, se ha renovado y lo ha hecho según los criterios de discreción y efectividad que la marca coreana tiene a bien ensalzar en cada uno de sus productos. Sin hacer mucho ruido, la berlina que pone en la calle Hyundai es un producto que no se parece en absolutamente nada a los primeros coches que llegaron a nuestro país, hace ya un buen puñado de años. Diseño, calidad y fiabilidad son tres de los ingredientes que maneja con suficiencia este nuevo i40.

No solo se ha tratado de mejorar la apariencia del coche. Este nuevo i40 ofrece mejoras  importantes funcionales y tecnológicas que intensifican la experiencia global del conductor y aumentan la comodidad de copiloto y pasajeros, según palabras del propio departamento de comunicación de la marca. En www.revistadelmotor.es hemos querido comprobar todo esto, y para ello hemos decidido realizar una prueba a fondo en tres etapas, Madrid-Barcelona, Barcelona-Coruña, Coruña-Madrid, con la versión sedan. Previamente a este pequeño periplo, hemos hecho mil kilómetros con ambas carrocerías, sedan y wagon, haciendo un rodaje previo buscando conocer al dedillo el modelo y elaborar un reportaje gráfico de lo más amplio y extenso que acompaña esta prueba.

Hyundai I40_89

Diseño

Fácilmente reconocible por la emblemática parrilla hexagonal de Hyundai, el nuevo i40  ofrece una elegante carrocería con el ADN de la marca en cada ángulo. No hay ningún miedo a constatar que la planta de este coche responde a los cánones que se le suponen a toda berlina, y cumple con todo ello al pie de la letra. El tercer volumen está muy bien integrado y es una de las características de este diseño, siempre comparando con sus rivales, que tienden a marcar y separar más el maletero del propio habitáculo.

Los nuevos faros Bi-Xenon, faros antiniebla LED, y un parachoques frontal tallado, combinan con las nuevas llantas de aleación de 18 pulgadas en color negro y metalizado para dar aún más impresión de dinamismo, especialmente en su parte delantera. Sin duda, la parte más estilizada y diseñada pensando en el futuro.

En la zaga, los pilotos no están exentos de dinamismo, pero salvo cuando brillan las luces de freno, con una característica huella luminosa, son más discretos que el resto del conjunto, y unido a las líneas sencillas, que no simples de la parte trasera, le hacen pasar más desapercibido, apostando por una discreción que no deja de ser elegante en ningún caso. Y es que si te fijas en la tercera luz de freno, encastrada encima de la lucha, justo cuando empieza el techo, la especie de alerón integrado en la parte superior del maletero y la doble salida de escape… pues empiezas a pensar que los elementos de deportividad de este i40 también son algo más que decorativos.

Foto Hyundai i40 Style

El conjunto exterior está más que equilibrado. Su altura al suelo le da un punto deportivo, pues tanto la distancia al asfalto de la carrocería y la altura del techo le dan ese aspecto de dinamismo, acentuado por las nervaduras laterales, que recorren el coche sin tapujos de delante hacia atrás.

PRUEBA A FONDO: HYUNDAI i40. Primera clase

Categoría: Berlina grandePortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.