EN MARCHA. Por si hay algún despistado en la sala, y según la propia factoría norteamericana, el Ford Mondeo Híbrido (HEV) abandera el consumo eficiente combinando un motor eléctrico y uno de gasolina. Alimentado por una batería de iones de litio de última generación con tecnología de alto voltaje de iones de litio, el motor propulsor funciona en el modo eléctrico. Al acelerar o al adelantar el motor de gasolina entra en funcionamiento según sea necesario para dar más potencia adicional. Para maximizar la autonomía, la carga regenerativa inteligente captura el 90% de la energía de frenado y la utiliza para ayudar a recargar la batería. La tecnología inteligente aprende cuándo cambiar a la alimentación eléctrica, por ejemplo, cuando estás cerca de casa.

foto Ford Mondeo Vignale Hybrid

Siempre que tenemos entre manos un coche híbrido estamos bastante mediatizados por una conducción aún más prudente y cuidadosa con el acelerador que en un coche con motor de combustión. Salvo Lexus y muy pocas excepciones más, no existen muchos híbridos con 187 caballos con los que puedas acelerar de cero a cien kilómetros por hora en 9 segundos. Y menos que lo hagan con una suavidad y una comodidad tan grande como la de este Vignale Hybrid. Sólo desentona un poco, como es lógico, cuando hundes el pie en el acelerador y buscas sacar toda la chicha de la propulsión de este particular Mondeo. Aún así, el sonido que produce no tiene nada que ver con otros más habituales en nuestras carreteras, como por ejemplo cualquier Toyota Prius con el que te cruces.

La insonorización es sobresaliente, a todos los niveles, y es en buena parte la culpable de que en conducción por autovía y autopista se te pasen los kilómetros como si nada y, realmente, sientas un gran placer de conducción. La hibridación le hace perder un poco de refinamiento mecánico con respecto al Mondeo de combustión, pero es alucinante comprobar que la unión Vignale-Hybrid puede alcanzar cotas muy elevadas en cuanto a placer y economía de conducción.

Los 1.500 kilómetros de autonomía teórica que puede llegar a lograr es un plus para un coche que también sorprende en la báscula, pues apenas es un centenar de kilos más pesado que su versión homóloga de gasolina. Francamente interesante. Todo esto va unido a un consumo real en condiciones normales de conducción de 6 litros a los 100 km. Su consumo oficial medio es de 4,2 y te puedo asegurar que si vamos buscando la cifra, nos podemos quedar en torno a los 5 litros sin tener que estar extremadamente pendientes del gasto.

foto Ford Mondeo Vignale Hybrid

En este mismo orden de cosas, pasamos a comentar parte de la información que se puede configurar y ver en el TFT a la izquierda del cuentakilómetros analógico. Mientras en el derecho puedes ver cómo nacen o mueren hojas verdes, en función de la ecología de tu conducción, en el izquierdo hay una cifra casi perenne, que te indica la cantidad de kilómetros que has hecho en modo EV (Electric Vehicle), y en nuestro caso, aproximadamente, uno de cada tres kilómetros de la prueba se ha hecho sin gastar una gota de gasolina, todo a base de la energía que acumulan las baterías que he de decir, es casi increíble la capacidad para regenerarse que tiene con las frenadas. Un par de frenadas bien gestionadas, progresivas, dosificadas, suaves y largas… y más de la mitad de la batería está ya disponible.

Acostumbrados a los Prius o Lexus de toda la vida, que no puedes ir más allá de dos kilómetros en modo eléctrico y nunca a más de 50 km/h, este Ford Mondeo Vignale Hybrid es capaz de rodar, nosotros lo hemos hecho, más de cuatro kilómetros sin emitir un solo gramo de CO2 a la atmósfera. Y yendo a más de 75 km/h en algunos tramos, así que, sinceramente, bravo por Ford y su tecnología híbrida. En autovía, cualquier deceleración es aprovechada para apagar el motor de combustión, dejarse llevar y cargar la batería. En ciudad, atascos o similar, la gestión es de matrícula de honor, optimizando el uso eléctrico al máximo y dosificando la carga de la batería. Incluso en Ford dicen que el Vignale Hybrid es capaz de aprender patrones de distancias y recorridos por GPS y reservar batería para hacer los últimos metros/kilómetros en modo eléctrico y no molestar a la vecindad o hacer ruido en el garaje. Sencillamente, chapeau.

Por lo demás, es una berlina tan cómoda y práctica como cualquier Mondeo de combustión. La dirección es muy directa, se nota incluso un coche ágil para su tamaño, aunque como ya hemos dicho antes es un coche que invita a conducir de manera suave y eficaz. Con motor tradicional las aceleraciones son más efectivas, pero no las vas a echar de menos cuando veas lo que tardas en pasar por el surtidor de combustible. A nivel de suspensiones poco hay que decir, pues están en su punto ideal, tanto para viajes largos como en ciudad, y se nota el esmero puesto por la marca en este apartado.

foto Ford Mondeo Vignale Hybrid

Quizá se puedan echar de menos levas en el volante, seguro que intentaríamos subir marchas a destiempo para buscar aún mejores consumos, pero no hace falta, el cambio automático está muy bien gestionado y es cierto que si presionas mucho el acelerador puedes ver la aguja virtual por encima de las 3.000 vueltas, pero levantando el pie en seguida estarás por debajo de las 2.000 vueltas y consumiendo lo imprescindible. Eso sí, nunca encontrarás toque deportivo en este coche, aunque puede correr mucho y acelerar bien.

Como es lógico de imaginar, más estando a bordo de un Vignale, que no sólo es cuidado y esmero en lo que se ve, sino en lo que no se ve, este Mondeo Hybrid es un arsenal tecnológico rodante, y todo configurable. El sensor de fatiga quizá es un poco más sensible de lo que debiera, pero siempre viene bien un toque de atención. La velocidad de crucero adaptativa funciona muy bien y permite acercarte bastante al vehículo que precede sin peligro. Ángulo muerto y alerta de cambio de carril son impecables, pudiendo elegir si quieres que el volante te devuelva a tu lugar cuando detecta que te sales del camino o sólo te avise para hacerlo tú. Por supuesto, puede aparcar solo de manera correcta. Lo de entrar al coche sin sacar la llave del bolsillo y arrancar por botón, casi que se sobreentiende.

Detalles fantásticos no faltan, como una boca de llenado sin tapón, lector de señales de tráfico, persianas en las ventanillas traseras, cristales tintados, cámara de visión trasera o la nueva tecnología de Ford de cinturones de seguridad traseros con airbag… pero también los hay mejorables, como la calidad táctil de la pantalla, que aunque se puede extremar en cuanto a sensibilidad, tiene un tacto frío. También la corrección automática del asistente de cambio de carril espera mucho a actuar y luego lo hace con bastante brusquedad. Si pudiéramos hacer menos bronco el ruido del motor al acelerar a tope, también sería una gran mejora.

foto Ford Mondeo Vignale Hybrid

Mondeo Hybrid no hay más que una opción, que sale por unos 32.000 euros en acabado Titanium, 35.600 si es Vignale. El Mondeo más barato es un diesel de 115 caballos que cuesta poco más de 27.000 euros. En gasóleo también tienes motores de 150 y 180 caballos, mientras que en gasolina tienes opciones de 160 y 240 caballos.

PRUEBA: FORD MONDEO VIGNALE HYBRID. Lo más de lo más

Categoría: Berlina grandeBerlina LujoHíbridoPortadaPruebasSegmento
4

4 comments

  • Hola Oscar!!

    Primeramente darte la enhorabuena por tu nuevo lugar de trabajo así como felicitarte por la gran prueba que nos has brindado de este Ford Mondeo Vignale Hybrid.

    Sólo una cosita….

    ¿Cómo es posible que en el video o texto no cites nada acerca de la lentitud o sensibilidad/tacto de la pantalla tactil de la consola cuando es la misma que la del SMax y sin embargo en esa prueba sí comentaste estos defectos de la pantalla?

    Me refiero a que es igual de «insufrible» en cuanto a lentitud o reacción en respuesta del sistema cuando se pulsa algún botón al tratarse de una pantalla resistiva y no capacitiva como será la del Sync 3 (procesador más rápido y sobre todo, pantalla capacitiva con mismo tacto que la de un Smartphone actual) que de hecho este sistema se va a presentar ahora en el MWC de BCN durante estos días y que seguramente en breve se incorporará a los diferentes modelos de Ford.

    Un saludo y a seguir así!!

    PD: A ver si cubrís también este evento de la nueva tecnología Sync 3 y dando vuestras impresiones.

  • Hola Roberto, gracias por tu pregunta. Siendo totalmente sincero, trasteando en el navegador del Vignale, descubrí que se podía calibrar la sensibilidad de la pantalla táctil en tres posiciones, y la situé en la opción más sensible posible. Aun así no era una respuesta óptima, pero sí mucho mejor que la del S-Max. La duda es si en la unidad del S-Max que conduje también se podía calibrar la calidad de la pantalla. Creo recordar que trasteé lo mismo que en el Vignale y no la encontré. Puede ser que la calidad sea peor o que exista la opción y no estuviera en la opción más sensible.
    Por desgracia no pude estar en el MWC, pero este tipo de tecnologías no paran de mejorar y seguro que en próximas versiones o lavados de cara hay novedades al respecto.
    Un saludo.

    • Buenas Oscar,

      Pues como bien comentas lo más seguro es que sean las mismas pantallas pero le capan opciones dependiendo del nivel de acabado porque dudo mucho que tengan diferentes.

      Ocurre igual que en otras muchas funciones del coche, por ejemplo en el cuadro el tema de la presión de neumáticos… Inconcebible que un coche como el Ford Mondeo no te muestre la presión de rueda por rueda, es más, si tuviera alguna incidencia en alguna de ellas, solamente sale el mensaje de baja presión de rueda o similar sin especificar cual es y sin embargo según he podido ver por la red, trasteando con un programa de ordenador enchufado al coche, es posible mostrar en el cuadro las presiones de cada rueda. ¿Por qué capan estas informaciones cuando perfectamente son disponibles?, pues igualmente ocurrirá con el tema de la sensibilidad de la pantalla, todo es tema de software y ya que la sensación del táctil en una pantalla resistiva no es la mejor y más aún cuando estamos acostumbrados al uso de nuestros teléfonos hoy día, pues poner esa opción de regulación de la sensibilidad para ver si podemos mejorar un poco nuestra experiencia con esa pantalla en Sync 2.

      Seguramente esta sensación ya finiquitará con la llegada del Sync 3, que según se dice es muchísimo más rápido por llevar un procesador dual core, mayor memoria así como pantalla capacitiva.

      Un abrazo y gracias por la respuesta!!

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.