Foto Toyota Prius IV Generación

La cuarta generación del Toyota Prius llega pisando fuerte. Además de lo evidente, un nuevo diseño tan futurista como controvertido, bajo el capó oculta más y mejor tecnología para optimizar su funcionamiento híbrido a todos los niveles. 29.900 euros, el precio a pagar por el nuevo Toyota Prius.

El Toyota Prius se nos ha hecho mayor. Con 18 años recién cumplidos, estrena su mayoría de edad con la llegada de la cuarta generación. El estandarte de la tecnología híbrida del grupo Toyota –ya hay 30 modelos híbridos en el grupo-, hace honor a su nombre, ya que es por méritos propios el pionero de esta tecnología, como primer coche híbrido producido en serie.

Con el confort a todos los niveles y el nuevo diseño como claves del nuevo Prius, el nuevo modelo parte de una nueva plataforma GA-C, con la que se ha ganado un 60% más de rigidez, se ha rebajado 2,5 centímetros el centro de gravedad del vehículo y ha permitido apostar por una suspensión trasera de doble triángulo con la que mejorar la comodidad de los ocupantes y mejorar la tracción.

Foto Toyota Prius IV Generación

La posición de conducción es más baja, el Prius también es dos centímetros más bajo, lo que unido su estirón, hasta los 4,54 metros de longitud, tiene una imagen más esbelta y deportiva, a pesar de que en la zaga el diseño apuesta por la robustez. Los asientos ahora van anclados a la plataforma, con lo que el coche se siente más, y la visibilidad también ha mejorado bajando un poco el capó y ganando centímetros en el tamaño del parabrisas. La apuesta por el led es clara, tanto delante como detrás.

El interior y el habitáculo están orientados al conductor. Se ha rizado el rizo y se ha logrado un aspecto más futurista y avanzado pero sin caer en la frialdad. Cálido y acogedor, el gris claro y el negro son las dos opciones de colores para un interior que desprende más calidad visual percibida.

A nivel tecnológico, las mejoras son abrumadoras. CPU, batería, motor de combustión… todo ha mejorado sensiblemente. El motor 1.8 de gasolina mejora un 40% el rendimiento de la anterior versión, reduciendo las vibraciones. Mejora un 12% la densidad energética y se han reducido las pérdidas eléctricas un 20%. Se sigue apostando por la batería de hidruro de níquel, principalmente por razones de economía de fabricación. Ahora el Prius es un 28% más eficiente, con mejor recuperación de energía. La batería ha reducido su tamaño un 10%, va situada bajo los asientos traseros, lo que deja 56 litros más de maletero, que llega a los 500 litros de capacidad.

Foto Toyota Prius IV Generación

Aún hay más cifras, y todas pintan muy bien. El consumo homologado es de 3 litros a los 100 km y las emisiones oficiales son de 70 gramos de CO2 por kilómetro. Apostando por más dinamismo para el nuevo Toyota Prius, se ha mejorado la eficiencia a altas velocidades en un 14%, pudiendo plantar cara al diesel. Es más, ahora se puede rodar a 110 km/h sólo con el motor eléctrico.

El nuevo Toyota Prius ofrece de serie 3 modos de conducción: normal, eco y power, que monitoriza el estilo de conducción del conductor y optimiza su eficiencia y prestaciones, ajustando acelerador, regeneración de frenado, etc. En cuanto a sensores, por los 9 que traía la tercera generación del Prius, esta cuarta ofrece hasta 22, con sistemas tan importantes de seguridad y ayuda a la conducción como el dispositivo de frenado precolisión –también detecta peatones-, cambio de carril, luces automáticas de carretera, lector de señales de tráfico y velocidad de crucero adaptativa.

El sistema de aparcamiento autónomo ahora necesita un 22% menos de espacio, y es capaz de meter el coche en una plaza de 5,5 metros. También dispone de cargador inalámbrico de móviles de serie.

Foto Toyota Prius IV Generación

En España se podrá reservar desde el próximo mes de abril, y la entrega será a primeros de mayo. La gama es de lo más sencilla: un solo motor y acabado, que por 29.900 euros incluye llantas de 17 pulgadas, pantalla táctil de 7 pulgadas con navegador, led, el cargador inalámbrico, etc. La única opción es el pack cuero, que sale por 1.500 euros. Si accedes al plan Pay Per Drive, podrás tener un Prius desde 290 euros al mes.

Disponible en 7 colores, Rojo y Azul de nuevo cuño, Toyota España prevé vender 350 unidades en nuestro país en el primer año de vida. La principal novedad es la apuesta de la marca por dar más caché a este vehículo en nuestro país y dejará de ser homologado para las flotas de taxis de las principales ciudades, como Madrid o Barcelona. Para los interesados, se dejará casi al mismo precio actual del Prius el Prius+, capaz de albergar hasta siete plazas.

La decisión sobre traer a España la opción Plug-in del Toyota Prius se estudiará con detenimiento.

Foto Toyota Prius IV Generación

CON EL NUEVO TOYOTA PRIUS POR VALENCIA Y PROVINCIA

Dos centenares de kilómetros por carreteras de lo más variadas han sido los protagonistas para poner a prueba por primera vez al nuevo Toyota Prius. Autovía, ciudad, carreteras secundarias con muchas curvas pero buen asfalto… el escenario no ha podido ser mejor para empezar a tomar el pulso a un coche icónico y que, como siempre, es la referencia de una automoción híbrida que, cada vez, gana más enteros a nivel mundial.

Lo primero de todo, toca hablar del diseño de este nuevo Toyota Prius. Creo que es el que más me gusta de las cuatro generaciones, pero eso no quita de que siga siendo esclavo de un diseño caprichoso y futurista que no termina de convencer a nadie. A pesar de mirarlo con buenos ojos, la parte trasera me sigue pareciendo un poco mazacote. La solución de la luna trasera partida para poder ver por encima y por debajo del alerón trasero sigue siendo una apuesta que no me convence y que no permite una visión perfecta.

Me encanta la atrevida apuesta de los pilotos traseros, pero es cierto que una vez en combinación con el resto del coche, queda un poco fuera de juego y se pierde entre una multitud de detalles que es probable que no cautiven, precisamente, a los posibles clientes. Sin duda, el que se compre un Prius estará movido en un gran porcentaje por la ecología y la eficiencia energética que por la belleza del coche. Sin duda son estas formas tan poco convincentes las que, en cambio, logran un coeficiente aerodinámico de sólo 0,24, lo que representa algo inalcanzable para cualquier coche de la competencia.

Foto Toyota Prius IV Generación

Por dentro, en cambio, la calidad percibida ha mejorado muchos enteros. Visualmente el habitáculo está diseñado con criterio, logrando un aspecto de modernidad indudable, aunque es cierto que cuando pasas la mano por muchas de sus superficies te das cuenta que se ha utilizad mucho plástico, casi siempre del rugoso, para cuadrar cuentas. Esto no quita que ajustes y mezcla de tejidos y superficies cuadren, ya digo que, visualmente, el interior es de lo mejorcito que he visto últimamente, y eso que hay muchos colores y acabados distintos.

Tras un volante multifunción de nuevo cuño, con un tacto fantástico y unos botones fantásticamente dispuestos, nos encontramos la nada. El cuadro de mandos sigue estando en la parte central superior del salpicadero. Varias pantallas TFT nos informan de velocidades, funcionamiento y carga de baterías, si en ese momento el coche lo mueve la electricidad o el motor… o ambos a la vez, todos los datos del ordenador de a bordo, la marcha del cambio automático, etc. La pantalla táctil del navegador ahora se puede regular en cuanto a sensibilidad, y nosotros de inmediato seleccionamos la mayor para evitar apoyar el dedo en la pantalla y no tener resultados.

Nos gusta el diseño de todo, también la pequeña palanca del cambio es ahora más bonita, y los botones alrededor no son tantos, y están diseñados y dispuestos con más criterio. El rediseño de los mandos de la climatización por fin parece de este siglo, y nos encanta esta mejora. Igual que reconocemos esto, también te decimos que el sistema de recarga inalámbrica del Smartphone no funciona con todos los modelos. Con muchos requiere descargar una aplicación, pero se supone que tarde o temprano disfrutarás de este sistema sin mayores problemas.

Foto Toyota Prius IV Generación

Los asientos son cómodos, es fácil encontrar la posición de conducción y es verdad que se siente un poco más el coche, como anuncian en Toyota. Las plazas traseras tienen un espacio más que correcto. Con 1,80 metros de longitud no vas a tener problemas en poder viajar de manera cómoda. Y lo del maletero es fenomenal. 502 litros con kit de reparación de pinchazos. 457 con rueda de repuesto provisional o 412 con rueda del mismo tamaño que las que van puestas. Por cierto, que como freno de estacionamiento la cuarta generación del Prius vuelve a confiar en un freno de pedal en la parte izquierda del pedalier.

Los 122 caballos que resultan de unir ambas unidades de propulsión, el 1.8 gasolina de 98 caballos y los 72 de la unidad eléctrica, hacen lo que pueden. No esperes ni aceleraciones vertiginosas partiendo desde parado ni posibilidad de adelantamientos fulgurantes en carreteras de un solo sentido. El sistema híbrido de propulsión no pasa de los 142 Newton Metro de Par motor y mueve los 1.400 kilos del Prius con toda la solvencia que puede. Obviamente, nadie se va a comprar un Prius para conducción deportiva, pero es que conducirlo en modo ‘agresivo on’ no es nada reconfortante, pues aunque suena un poco menos, sigue haciendo bastante ruido cuando pisas a fondo exigiendo al motor de combustión.

En cuanto a balance general del coche, gozamos de suspensiones cómodas, confortables, y el nuevo Prius saca un sobresaliente de nuevo en la ‘provocación’ para conducir de manera ecológica e inteligente. Este tipo de coches híbridos siempre te invita, en silencia a conducir suave, acariciando el acelerador, para ser lo más eficiente posible y reducir al máximo el consumo de gasolina. En este sentido, misión cumplida.

Foto Toyota Prius IV Generación

En los terrenos más revirados por los que hemos circulado en esta toma de contacto se ha puesto de manifiesto que dinámicamente no está preparado para la conducción deportiva. En numerosas ocasiones te encuentras con algo de sobreviraje. El trabajo de los neumáticos es ejemplar, pero en frenadas fuertes parece que el peso de la zaga empuja hacia adelante el tren anterior y exige mucho a ese eje. El ESP, en nuestra unidad, entra un pelín tarde y de manera demasiado intrusiva, podría calibrarse un poco mejor desde nuestro humilde punto de vista.

Algún compañero de la prensa se ha quejado del cambio automático, de algo de lentitud y resbalamiento, pero a nosotros no nos ha parecido especialmente reseñable. En cuanto a consumo, buscando el lado más deportivo del Prius es difícil pasar de 7 litros a los 100. En conducción moderada, tirando a ecológica, podemos hacer 5,5 litros a los 100 km sin necesidad de esforzarnos a tope. Lo normal será rondar los 6 litros de manera habitual

Poco más que añadir. El Prius estrena nueva generación. Es más grande, está más equipado, es más eficiente, pero también más caro. Y su diseño no va a convencer a todos, ni mucho menos.

Óscar González Soria – oscargonzalez@revistadelmotor.es

CONTACTO: TOYOTA PRIUS. Más futurista y avanzado

Categoría: Berlina mediaHíbridoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.