Porsche Mission E Concept (15)

Porsche sorprende en el Salón del Automóvil de Frankfurt con el Mission E, un deportivo eléctrico conceptual cuya autonomía es de 500 km y su tiempo de carga sorprenderá a más de uno.

Porsche no quiere perder el tiempo y lanza un órdago a Tesla con el Mission E, un deportivo que, pese a ser conceptual, presenta una tecnología que veremos en el mercado. El sistema que propulsa a este coche es completamente nuevo en la marca de Stuttgart. Está compuesto por dos motores magnéticos síncronos parecidos a los utilizados en el Porsche 919 Hybrid que ganó las 24 horas de Le Mans.

Estos dos motores producen una potencia total de 600 CV y propulsan al Mission E de 0-100 km/h en 3,5 segundos y hasta los 200 km/h en algo menos de 12 segundos. Toda esta potencia es entregada de forma continua a las cuatro ruedas. De hecho, para evitar pérdidas de tracción, Porsche ha añadido la tecnología «Porsche Vectoring Torque» que distribuye de forma automática la potencia entre las cuatro ruedas motrices. Esto hace del Mission E un coche capaz de completar una vuelta en el Nürburgring Nordschleife en menos de ocho minutos.

Esta deportividad del Mission E se combina con una autonomía de 500 km. En caso de agotarse las baterías, este coche se puede cargar en tan sólo 15 minutos tras lo que se obtiene una autonomía de 400 km. Porsche ha conseguido esto a través de un sistema de carga de 800 voltios que dobla en potencia a los actuales sistemas de 400 voltios. Para cargar este deportivo tan sólo hay que mover la tapa colocada tras la rueda delantera izquierda y conectar el cable a un toma de corriente convencional de 400 voltios.

Porsche Mission E Concept (11)

Además de potente y con una autonomía amplia, el Porsche Mission E es un coche ágil, algo que debe esperarse en un deportivo. Su bajo centro de gravedad y su reducido peso ayudan a ellos. Las baterías están instaladas en la parte baja del coche y ocupan el espacio comprendido entre ambos ejes, lo que se traduce en un reparto de peso entre los ejes muy uniforme. Dicha agilidad se combina con un buen agarre que es promovido por los neumáticos que acompañan a las llantas de 21 pulgadas en las ruedas delanteras y de 22 en las traseras.

Si bien este coche destaca por su tecnología, Porsche ha querido darle un aspecto que nos muestre su evolución en el diseño. El frontal tiene un diseño limpio en el que los faros, formados por cuatro grupos  ópticos de pequeñas dimensiones, nos recuerda a las luces diurnas de modelos como el nuevo 911. Un lateral de cuatro puertas, con apertura suicida en las traseras, nos da paso a una zaga que perfectamente podríamos encontrar en una nueva generación del Panamera. Los pilotos cruzan toda la parte trasera, iluminando las letras de Porsche, lo que le da un toque de distinción.

En el interior han prescindido de todo botón en favor de pantallas holográficas que muestran todo tipo de información y con las que se puede interactuar. Algunas funciones del sistema «Porsche Car Connect» se pueden utilizar de forma remota a través de una tablet mientras que el «Porsche Connect» nos permite tener un contacto inmediato con centro de Porsche y que nos proporcionen un diagnosis preciso del estado del vehículo.

 

Nuestros videos

Porsche Mission E, 500 km de autonomía en 15 minutos

Categoría: DeportivoPortadaSegmentoSuper Cars
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.