Hemos estado en Holanda probando el nuevo Volkswagen Passat GTE que ya está a la venta en Alemania y que estará a la venta en España en 2016. Llega basado en la versión Sport con muchísimo equipamiento y un sistema de propulsión que aúna potencia y consumo reducido. Con 218 CV es capaz de ofrecer un consumo medio de sólo 1,6 litros cada 100 km.

El Passat GTE se diferencia del resto de la gama por tener una decoración específica y por tener elementos diferentes, como el diseño de sus paragolpes, la forma de las luces diurnas y por una serie de elementos decorativos, tanto en el exterior como en el interior, acabados en azul que es el color que Volkswagen ha elegido para los vehículos que conforman su gama e-mobility.

El Volkswagen Passat GTE es la versión híbrida enchufable de la berlina lanzada al mercado en 2014 y que estará a la venta a principios de 2016 con carrocería berlina y familiar. Su sistema de propulsión está formado por dos motores, uno de gasolina con 1.4 litros, turbo e inyección directa y una potencia de 156 CV y otro eléctrico de 116 CV, que dan una potencia máxima conjunta de 218 CV.

El motor eléctrico síncrono está integrado en una caja de cambios automática DSG de seis velocidades y la batería de iones de litio con capacidad de 9,9 kWh permite recorrer hasta 50 km solo con el motor eléctrico (ficha técnica). La batería se puede recargar enchufándolo a la red eléctrica mediante un enchufe doméstico o un cargador específico. El tiempo para una carga completa es de 4 horas y 15 minutos en una toma normal de 2,3 kW. En el puerto de carga de 3,6 kW que Volkswagen denomina rápida la carga dura 2 horas y 30 minutos.

El consumo medio según el ciclo de homologación NEDC es 1,6 l/100 km de gasolina y 12,2 kWh/100 km de energía eléctrica. Con estos datos el Passat GTE es capaz de recorrer 1.100 kilómetros sin repostar.

La conducción del Volkswagen Passat GTE no destaca, en lo habitual, ni se diferencia respecto a un Passat automáticos. La mayor diferencia viene, obviamente, de sus sistema híbrido y los modos de conducción, que gestionan la entrega de potencia de los dos motores y la forma que tienen de trabajar de forma conjunta o separada. Hay cuatro modos de funcionamiento del sistema híbrido, que son: E-Mode, Battery Charge, Hybrid y GTE.

El modo E-Mode es el modo en el que el Passat GTE arranca por defecto. Siempre que las condiciones de temperatura exterior (demasiado baja) o carga de la batería lo permitan. En este modo el protagonista es el motor eléctrico. En este modo podemos recorrer hasta 50 kilómetros y alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h. La capacidad de aceleración en este modo es suficiente para mover el Passat GTE con soltura. Si necesitamos más aceleración, con pisar el acelerador a fondo es suficiente. Así entra el motor de combustión en funcionamiento para dar mayor potencia.

El modo Hybrid es el encargado de gestionar la potencia conjunta del sistema de propulsión para optimizar la eficiencia en el consumo de carburante y la gestión de la energía. En este modo también se realizan dos funciones importantes. La recarga  de la batería cuando no tiene carga y la función de navegación a vela, desacoplando el sistema de propulsión mediante un tercer embrague en la caja de cambios automática DSG especialmente creada para este modelo. Esta caja dispone de dos modos de funcionamiento, D que corresponde al funcionamiento en modo normal y que ofrece una retención normal y el modo B, que ofece una mayor retención (incluso se enciende la luz de freno) para realizar la recarga de la batería con mayor rapidez.

Pero para recargar la batería de una forma aún más eficiente tenemos el modo Battery Charge. Se realiza la recarga utilizando el motor de combustión, que incluso aumenta ligeramente el consumo para recargarla lo antes posible. En este modo podemos recargar la batería un máximo del 80% de su capacidad. Para alcanzar el 100% de la capacidad de la batería hay que enchufarlo imperativamente. Durante la prueba hemos podido comprobar que en este modo solo se alcanza una recarga para hacer 45 kilómetros como máximo. No hemos podido conseguir una autonomía mayor.

Pero el Passat, a parte de ser un modelo muy eficiente es también rápido. Con 218 CV y 400 nm de par motor máximo podemos esperar una sprestaciones importantes. Para sacar toda la potencia disponible tenemos que activa el modo GTE. Aquí disponemos de toda la potencia posible según nuestra petición sobre el acelerador. Tenemos dos topes en el pedal que nos marca diferentes zonas del potenciómetro. Si clavamos el pedal notamos un empuje muy interesante e incluso el sonido del motor, amplificado por los altavoces del coche, y la dirección se vuelve más dura. En este modo el Passat GTE acelera de 0 a 100 km/h en solo 7,4 segundos (7,6 segundos para la versión Variant) y alcanza una velocidad máxima de 225 km/h, idéntica para las dos carrocerías.

El equipamiento de serie del Passat GTE estará basado en la versión Sport e incluye elementos como los faros de LED para todas las funciones, Park Assist y sistema multimedia con pantalla táctil de 6,5 pulgadas y Digital Cockpit entre otros. Desde Volkswagen nos indican que será muy amplio y en cuanto al precio, deberemos esperar a que Volkswagen lo ponga a la venta en la primavera de 2016. La garantía de la batería es de 8 años o 160 000 km (lo que se cumpla antes).

Impresiones de conducción.

Conducir un hibrido transmite siempre sensaciones especiales. La potencia de su motor eléctrico y la inmediatez de la entrega de esa potencia hace que sea muy placentero circular con este tipo de coches por todo tipo de vías, pero más en los recorridos urbanos. Además, si la caja de cambios automática es buena de verdad ya el disfrute es máximo. Porque tener un híbrido con una caja de cambios mala es un suplicio. Pero no es el caso del Passat GTE. Es espectacular tener potencia inmediata y que la caja de cambios responda con rapidez para ofrecer todas las ventajas del sistema híbrido.

A destacar en el Passat GTE la capacidad que tiene para circular en modo eléctrico hasta 130 km/h. Nos olvidamos del motor de combustión para trayectos de hasta 45 km. Y no decimos 50 km porque antes de quedarnos sin autonomía el sistema pone en marcha el motor de combustión para recargarla. Nosotros hemos intentado recargar lo máximo posible utilizando el Battery Charge y la posición B de la caja de cambios. Aún así no hemos podido superar una autonomía de 45 kilómetros. Suficiente para llegar a una ciudad después de un trayecto en autovía y poder recorrerla con cero emisiones.

Estamos deseando probarlo a fondo, pero las primeras impresiones han sido positivas. A poco que tenga un precio ajustado (creemos que así será) estaremos ante un coche muy interesante, sobre todo ahora que circular con coches de combustión interna en el centro de las grandes ciudades va a ser una misión imposible.

GALERIA

Contacto: Volkswagen Passat GTE. Comportamiento electrizante

Categoría: Berlina mediaHíbrido Plug-inPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.