Está preparada para introducir la conducción autónoma desde tu smartphone.

El equipo de I+D+i de Jaguar Land Rover demuestra cómo un conductor podría dirigir su propio vehículo desde fuera del vehículo a través de su smartphone.

La aplicación de smartphone incluye control de dirección, acelerador y frenos, así como cambios de suspensión. Esto permite al conductor andar junto al vehículo, maniobrar desde fuera de manera segura, o incluso sortear dificultades en conducción off-road, todo mientras que el vehículo avanza a una velocidad máxima de 6,4 km/h.

El conductor podrá usar el smartphone para sacar el vehículo estacionado marcha atrás si alguien ha aparcado demasiado cerca para abrir la puerta o incluso le permite convertirse en su propio observador desde fuera, para guiar el vehículo sobre caminos fuera de carretera sin necesidad de estar dentro del vehículo.

Caminando al lado del vehículo, el conductor puede comprobar continuamente la inclinación, los ángulos de ataque y de salida y permitir un posicionamiento preciso del vehículo cuando atraviese zonas rocosas o accidentes durante el recorrido. Podría incluso ser una ayuda indispensable cuando el vehículo está vadeando un arroyo o atravesando zonas resbaladizas de barro o nieve.

El sistema de control remoto sólo funcionará si el usuario está a menos de 10 metros del vehículo y si la llave inteligente es detectada. El sistema detendrá el vehículo si el conductor se mueve fuera del radio previsto o si se acerca demasiado.

Las futuras posibilidades para esta tecnología podrán incluir una mayor funcionalidad autónoma a través del sistema de reconocimiento de voz, para que el conductor de una simple orden desde el auricular para atravesar obstáculos o salir de una plaza de aparcamiento, y el vehículo lo haga por si solo.

El dispositivo `Multi-Point Turn´ Range Rover, desarrollado por los especialistas de Jaguar Land Rover, es capaz de maniobrar de forma autónoma hasta en 180 grados, para hacer girar el vehículo cambiando el sentido en la carretera y posicionarlo incluso en la dirección opuesta. De esta manera, el vehículo autónomo logrará solucionar por sí solo hasta las situaciones más complicadas, así como dar la vuelta en carreteras cortadas o sin salida, así como en aparcamientos congestionados, siendo capaz incluso de llevar a cabo algunos de los movimientos menos agradables para el conductor, como la maniobra de tres fases para dar la vuelta en una calle ocupada o un aparcamiento.

El sistema usa sensores para evaluar el espacio disponible y esquivar peatones, vehículos y otros objetos. Además también se sirve de un mecanismo de selección que gestiona dirección, frenos y acelerador para hacer tantos movimientos hacia delante y hacia atrás como se necesite para lograr la maniobra correcta.

El equipo de investigación está trabajando también en para poder escanear el entorno alrededor del vehículo e informar al conductor si es seguro llevar a cabo la maniobra de giro. El conductor entonces confirmaría la maniobra y el vehículo se movería hacia adelante hasta el límite del carril. De esta manera, el vehículo selecciona la marcha atrás y usa la dirección, el acelerador y los frenos para hacer lo mismo de nuevo, repitiendo esto tantas veces como sea necesario hasta posicionarse en la dirección deseada.

El objetivo de Jaguar Land Rover es ofrecer un buen compromiso de conducción autónoma. Esto significa que el vehículo será capaz de conducirse a sí mismo, si el conductor lo decide, u ofrecer sistemas que puedan ser adaptados para una conducción comprometida.

Jaguar Land Rover tiene un programa de investigación avanzada en pleno desarrollo para mejorar la capacidad de detección del vehículo. A través de este proyecto se está desarrollando un rango de sofisticados sensores para hacer viables los vehículos autónomos en gran variedad de entornos y condiciones climáticas.

Crear un vehículo capaz de funcionar de forma autónoma en todas las situaciones requiere una fusión de sensores con diferentes atributos que incluyen radar, LIDAR (Detección Láser de Imágenes), cámaras, ultrasonidos y tecnología de escáner de luz estructurada. Cada una de ellas son necesarias para posibilitar el funcionamiento de un vehículo autónomo en el mundo real y para garantizar que el vehículo pueda tomar decisiones seguras y precisas en cualquier parte.

Land Rover le da tu volante al smartphone

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.